Local

«Napo» Una historia de vida mocoritense

Por domingo 25 de mayo de 2014 Sin Comentarios

Por M.C. María Trinidad López Lara*

En nuestra sociedad se pueden presentar cambios significativos diariamente para los negocios, los cuales hacen que nuestra vida se vea obligada a modificar sus hábitos normales.

El caso concreto del Sr. Napoleón Bouyounchoa Velázquez tiene variables muy significativas en cuanto a su mística de comportamiento ante los cambios de los viejos paradigmas de mercado, que no encajan con la nueva economía que se vive hoy en día,  ya que su vocación y pasión por superar obstáculos y la necesidad misma de trabajar a temprana edad hicieron que tuviese una visión diferente a los demás niños, detectó su oportunidad y entendió que la mejor manera de ganarse la vida era con esfuerzo y dedicación, he allí que su pensamiento  tuviese espíritu de ganador, ya que hizo realidad su sueño de crear «Productos Napo».

Él nació un 5 de octubre de 1929, cuando aún era considerada la Villa de Mocorito, en un mundo de cambios que eran producto de una  revolución de calidad más  que de una revolución ideológica, su padre era de Cantón China y su madre de Badiraguato, criándose con la Profesora Cuquita Velázquez con una disciplina férrea y matriarcal, aprendiendo que la responsabilidad era una condición que debía de anteponer ante cualquier circunstancia, de ahí que ese valor lo acompañara en todo su largo caminar por la vida.

El Sr. Bouyounchoa,   afable y carismático comerciante, de actitud jovial  y clara sonrisa  por donde ha caminado ha dejado huella, esto se aprecia con su modo de vivir,  no se incomoda al revelar que no estudió una profesión, que sólo cursó la  primaria y a lo largo de su vida tuvo que aprender a través de la experiencia y eso fue suficiente  para trabajar y ganarse la vida.

El instinto empresarial arraigado en su niñez se tradujo en tener las “agallas” de trabajar cuando ya no hay prácticamente, secretos entre la competencia (negocios del mismo giro); por lo tanto, el manejo de la administración lo desarrolló con  un enfoque integral de ver los negocios, porque en ello coincidieron tanto sus conocimientos empíricos manifestados a través de actividades organizacionales,  como la forma de atender a sus  clientes, así como sus reglas, normas, y procesos, fundamentados  en la cultura y valores aprendidos en el seno familiar, gestionando así la mejora continua dentro de la organización.

La conducción de esta pequeña empresa familiar y el haber sido Tesorero municipal por dos ocasiones en el H. ayuntamiento de Mocorito, le permitió  alcanzar la mayor parte de sus aspiraciones personales, esto incluye su capacidad de dirigir y hacerlo de manera eficaz y  muy competente con amplia cultura empresarial y social, además practica excelentes relaciones humanas, su capacidad de interrelacionarse es su sello de distinción, todo ello enmarcado en una sensibilidad muy humana, que le ha permitido conocer mejor a su pueblo, y a partir de ahí pudo contribuir a liderar su negocio y a posicionar su producto en la tradición de Mocorito.

La actividad de las empresas familiares viene generando en la sociedad un considerable impacto económico y, con su actividad, contribuyen a la creación de cadenas de valor para productos y servicios que representan la mayor parte de la demanda en el mercado, siendo sus valores específicos: Mayor grado de compromiso y dedicación con el negocio, mejor orientación al mercado, mayor vinculación con los clientes, capacidad de progreso y flexibilidad competitiva.

Por ello su pensamiento de comentar que en este mundo neoliberal, los productos artesanales tienden a desaparecer del ámbito cultural en ese mundo industrializado.

Pero estando en este pedazo de tierra sinaloense  mi fortaleza dice, siempre ha sido que: Mi producto es como una artesanía,  porque se elaborado casi a mano,  con materias primas del entorno, con procesos de producción basados en mis conocimientos y con una receta desarrollada por mí.

“Ese es mi  legado, una riqueza en mi receta,  la cual  muestra la tradición de elaborar el chilorio, sin abandonar la técnica, sin destruir la originalidad de su presentación. Cada producto para mí,  es una pieza única”.

“Napo”, ha generado ese marco conceptual producto de su vasta experiencia lo que lo llevó  a estar en ese estilo de líder carismático, ya que fue  capaz de inspirar a los miembros de su organización una gran fe y confianza tanto en él, como en su visión.

*Catedrática de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Un homenaje al
hombre que con su capacidad logró transformar su Visión en Realidad.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.