Nacional

Arquetipos humanos .Marco Aurelio el emperador filósofo “El alma más noble que haya existido” HIPOLITO TAINE

Por miércoles 15 de julio de 2015 Sin Comentarios

Por: José Carlos Ibarra

En el transcurso de la Historia, la especie humana ha dado seres de elevadas virtudes, pensamiento luminoso y acción fecunda, que han trascendido en el tiempo, y de esa estirpe de arquetipos, la figura de Marco Aurelio, se proyecta a dimensiones de grandeza. Nació en Roma, el 26 de abril del año 121 de nuestra Era, sus padres fueron Anio Vero y Domicia Lucila, pero siguiendo la costumbre, el emperador Adriano nombró sucesor a Antonino Pío, y como éste no tenía – descendencia, le encargó adoptara a Marco Aurelio, que era su familiar y a su hijo Lucio Vero. Recibió esmerada educación, por preceptores del mayor prestigio, pero pronto abrazó el estudio de la filosofía, que ya no abandonaría, disciplina que fue la norma de su vida y actos. A la muerte de Antonino – Pío, fue proclamado emperador a los cuarenta años, y en el período de los- dieciocho años de su reinado, enfrentó con esforzado ánimo guerras, invasiones, epidemias y otras calamidades públicas.

Como Platón había concebido en “La República”, el ideal de que los reyes fueran filósofos, tal vez influido por ello, hizo venir de todos los confines del orbe, y se rodeó de los espíritus más selectos, a quienes les confirió altos cargos en el imperio, y a uno de ellos, Junio Rústico, lo nombró cónsul en dos ocasiones, y también fue prefecto de Roma, decisiones que le acarrearían críticas acerbas, pues no todos eran dignos de tal distinción.

Los “Soliloquios” o “Pensamientos”, no sólo son Obra de un ser altamente sensible, sino reflejo de un alma piadosa y bondadosa, que lamentablemente no comprendió su generación, tampoco miembros de su familia, como la veleidosa esposa Faustina al igual que su hijo Cómodo, que, lejos de imitar a aquel hombre virtuoso, siguieron por caminos torcidos, y en el correr de los años, Cómodo, llegaría a convertirse en un monstruo de maldad.

A propósito, en la película “El gladiador”, se alteró la verdad histórica, pues con todo y su deformación moral congénita, Cómodo no asesinó a Marco Aurelio, su padre, y el general romano Máximo no existió, es decir, es un personaje ficticio, mas es común que en el llamado Séptimo Arte, se tomen tales libertades. Intentó suprimir el circo y los gladiadores, pero la plebe protestó, y es que el pueblo romano durante largo tiempo, fue sobornado por los emperadores, utilizando el recurso de “pan y circo”, según a expresión del satírico Juvenal, Marco Aurelio, lo mismo que otros grandes personajes de la época, participó en la Iniciación de los Misterios de Eleusis, que se celebraban cerca de Atenas en el otoño de cada año, y a los que acudían reyes, cortesanas, mercaderes, poetas, gente del más diverso origen y oficio, entre ellos, con la capacidad intelectual de un Sófocles, Píndaro, Platón, Aristóteles, Cicerón y otros, hasta dos mil y tres mil peregrinos. Próximo a morir, encomendó a su hijo y sucesor, Cómodo,- a los miembros de su Consejo y compañeros de armas, y al ver que sus soldados lloraban les dijo: “¿Por qué lloráis? ¿No sabéis que yo no hago más que ir delante de vosotros a donde todos me volveréis a encontrar? La muerte se debió a sus males, agravados por los rigores de las campañas militares, y otras vicisitudes, que soportó con admirable estoicismo, ocurrió el 9 de abril del 180 a los 58 años. El original de los “Soliloquios”, conocidos también como “Pensamientos” o “Meditaciones”, fueron escritos por Marco Aurelio en- griego clásico, y de acuerdo a los estudiosos de su Vida y Obra, los plasmó en la tienda de campaña, entre uno y otro combate, y de los cuales copio lo siguiente:

“Echa de ti la presunción y suprimirás el “se me ha injuriado”. Suprime el “se me ha injuriado” y suprimirás la injuria”. (LIBRO IV 7)

“No bien habrán pasado diez días, cuando ya te reputarán por un dios aquellos mismos que ahora te tienen por una bestia o por una mona, si te dieres a seguir y tener por sacrosantas las leyes de la razón”.
(LIBRO IV 16)

“Hay caracteres sombríos, afeminados, testarudos, fieros y bestiales, pueriles, estólidos, fingidos, truhanes, pérfidos y tiranos”. (LIBRO IV 28)

“Todos es efímero, el recuerdo y lo que se recuerda”.
(LIBRO IV 34)

“El tiempo es como un río, y aún como un rápido torrente, que arrastra cuanto hay en el mundo. Lo mismo es dejarse ver cada una de las cosas, que desaparecer precipitadamente, sucederla otra, y también ser arrebata con igual prontitud.(LIBRO IV 43)

“El ir detrás de imposibles es propio de un loco furioso. Es verdaderamente un imposible que los malos no hagan cosa tal”. (LIBRO V 17)

“El mejor modo de vengarse de los malos es no imitándolos”. (LIBRO VI 6)

“Es la mente la que se excita a sí misma, la que se finge tal cual ella quiere, la que hace que todos los acontecimientos le parezcan tales cuales ella los desea”.
(LIBRO VI 8)

“Acostúmbrate a estar con atención a lo que dice el otro, y en cuanto te sea posible intérnate dentro del alma del que hablare contigo”. (LIBRO VI 53)

“Lo que no es bueno para el enjambre, tampoco es conducente para la abeja”. (LIBRO VI 54)

*Periodista y escritor Sinaloense

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.