Editorial

Editorial: Nº 234

Por domingo 16 de noviembre de 2014 Sin Comentarios

El 18 de noviembre de 1910, dos días antes de la fecha oficial del inicio de la Revolución Mexicana, en la ciudad de Puebla de los Ángeles, fueron asesinados por las fuerzas represivas de la dictadura porfirista comandadas por Mucio Martínez,-esbirro de Díaz-, Aquiles Serdán Alastriste, su hermano Máximo y 15 ciudadanos pertenecientes al Club Antireeleccionista poblano, fundado en diciembre de 1909.

La masacre contra los pre-revolucionarios sucedió en el domicilio de la familia Serdán, ubicada en la Portería de Santa Clara de la Angelopolis. El final de los Serdán fue de suma importancia para el movimiento que formó el México contemporáneo, ya que permitió entender que por la vía pacífica no era posible cambiar el régimen dictatorial que pregonaba como único camino, paz y progreso para los poderosos, bajo reglas de los “rotitos” que imponían la injusticia y la miseria para la mayoría de los mexicanos.

La edición 234 del semanario cultural originario de la Atenas de Sinaloa, recuerda la muerte  histórica de un hombre que fue editor de “La no reelección”; que discutió y confrontó a los maderistas indecisos, exigiéndoles conciencia y decisión revolucionaria, solución viable para sacar al país del atraso y la desigualdad imperante: Aquiles sostenía igual que Francisco I. Madero ,que era necesario acabar con las condiciones económicas que oprimían a la patria señalando: “Sólo en nuestro país se ha visto el caso curioso que los extranjeros gocen de mayores prerrogativas que los mexicanos:”

El aniversario ciento cuatro de la epopeya poblana no debe de caer en el olvido, recordemos a los hombres que en búsqueda de justicia, igualdad y libertad ofrendaron su vida. Vivan los Serdán, Viva la Revolución Mexicana.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.