DestacadosLocal

Mocorito y La Voz…

Por domingo 19 de junio de 2011 Sin Comentarios

Por Alberto Ángel El Cuervo*

El calor, revoloteaba en aumento al mismo tiempo que la magia iba brotando… Hacía ya casi un año de la última vez que estuviera por esos lares. A punto del sueño, había llegado horas antes y después de acallar la voz del estómago con una buena dotación de tacos de cabeza, regresamos a buscar a Mario Arturo para la otra voz… La del alma, la de la cultura, La Voz del Norte… La de Mocorito, que es como quedó introyectada en mí desde entonces. Al saludar a algunos de los infaltables personajes del Davimar, recordé que André Bretón, el célebre escritor y poeta, dijo alguna vez que “México es el país surrealista por excelencia” y tenía razón… Díganme, en qué otro país, es posible encontrar un oftalmólogo melómano que se autoclasifica como el rey de los mentirosos y se pasa la vida entre la mitología griega y la discusión lujuriosa con un viejo… En qué país del mundo, se tiene como telón de fondo una hermosísima fachada de una ermita que data de hace casi 400 años… Así que afinando el alma para entrar en plena celebración, me dispuse a compartir con gente maravillosamente sensible, en esa deliciosa nocha cubierta por las Expresiones Culturales de La Voz del Norte…

Cheyk, preocupado por no tener un respaldo para su rotafolios improvisado, comienza su charla acerca de La Caricatura Cultural hasta que al fin llega un respaldo monumental que lograría hacer que el medio pliego donde ese enorme caricaturista ilustraría su trabajo en vivo, se viera como una hoja tamaño carta dadas las proporciones. La caricatura, ha sido en nuestro México, una manifestación por demás importante… Y la presencia de el maestro Eleazar Bórquez “Cheyk”, así com su charla alrededor de la labor del caricaturista, abren la tertulia de forma muy acertada…. El calor, va dejando poco a poco lugar a una suave brisa que logra regalarnos un clima por demás agradable… En ese momento, me entero que me convertiría en lector de Sabines durante la velada… Lector de Jaime Sabines, debo aclarar, aunque el surrealismo de algún camarada lo haya llamado Juan ante la risa de sorpresa y sarcasmo con que el gato y el cuervo responden al caballero de las flores y las veladoras. De esta manera, para culminar la intervención interesantísima del siguiente ponente que es Mario Arturo Ramos y La Poesía Mexicana Contemporánea. Después de la lectura donde entre el poeta felino junto con tres jóvenes convocan a “torcerle el cuello al cisne”, soy llamado al escenario a las puertas de la Iglesia de la Purísima Concepción, que luce en verdad bello y mágico como ese pueblo del que se hace imposible escapar… Los amorosos… Encuentran Alacranes bajo la sábana… Los amorosos juegan a coger el agua… Se rien de las gentes que lo saben todo… En la obscuridad abren los ojos y les cae en ellos el espanto… Los amorosos… La gente se emociona… Mario Arturo y yo, convertidos en ministriles mocoritenses, hacemos una caravana ante el aplauso del público que posteriormente nos sugerirá que grabemos poesía en dos voces ante la emoción que nuestra lectura provocó… El surrealismo pues, continúa en pleno… Viene la danza y ante la imposibilidad de cubrir una laguna escenográfica, nuevamente intervenimos Mario Arturo y Alberto Ángel para complementar esta sección mientras los bailarines se preparan para el siguiente número. Carlos Ibarra al lado de la joven y bella bailarina que lo acompaña, interpretan tres números que cubren momentos diversos de la danza nacional hasta llegar al número final que a ojos vistas, emociona al tocar las fibras de la emoción regional. Entramos a un nuevo momento que se anuncia como El 7o Arte… Para comenzar, se ilumina la silla de director cinematográfico situada en el escenario junto con una pantalla mientras se reparten palomitas convirtiendo el atrio y parte de la calle y el parque, en una antigua sala de cine que nos asombra al enterarnos de los cercanos vínculos entre la paleontología antropológica y los conceptos de Lumiere y el cine… Altamira y el camellito, ese mítico personaje de los melodramas del maestro Ismael Rodriguez, se unen mágicamente en la noche de gala de Mocorito… Con gran paciencia, espero que termine la charla del Lic, Alán Mimiaga para entrar junto con el maestro Luis López a enfrentarnos con la posibilidad de compartir emocio­nes musicales con el auditorio. La música mexicana… Bajo ese nombre, comienzo la charla hablando acerca de los géneros varios que caracterizan a nuestra música… Así, hablo del bolero y su rítmica y origen ilustrándolo con algo de Lara… Paso al huapango y al co­rrido de la misma manera después de hablar del vals como uno de los géneros que tanta influencia han tenido en nuestra música tradi­cional… El maestro López, aborda las canciones con gran entusias­mo… Es un verdadero talonero y eso, hay que valorarlo porque en muchas ocasiones es mejor el “ta­lón” que el virtuosísmo… Claro, lo anterior, lo menciono sin menosca­bo de su capacidad como ejecutante del acordeón de botones que le brinda a mis intervenciones musicales, una emoción muy particular que nos envuelve en el escenario y se logra transmitir de cuan­do en cuando al público asistente… La lectura de mi escrito, se torna práctica­mente imposible dado que el atril se en­cuentra en posición contraria a la luz… Pero el entusiasmo de la gente, perdona y agradece mi falla que de cualquier ma­nera, contribuye al hermoso surrealismo vivido en este primer aniversario de lo que con gran orgullo ostentamos como el único periódico cultural en nuestro México Lindo y Qué Herido.

*Cantante, compositor y escritor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.