Nacional

HABLEMOS DE CONSUELO VELÁZQUEZ… A 103 AÑOS DE SU NACIMIENTO

Por sábado 31 de agosto de 2019 Sin Comentarios

CRISTIAN SALVADOR ISLAS MIRANDA

Un 21 de agosto de 1916 nació quien sería una de las compositoras más importantes de la música popular; desde ciudad Guzmán, Jalisco, emergieron las primeras notas agudas del llanto de un bebé a quien bautizarían como Consuelo Velázquez Torres, hija del poeta Isaac Velázquez del Valle y de la señora María de Jesús Torres Ortiz. “Consuelito” como le decían sus amigos y familiares, empezó a mostrar interés por la música desde edad muy temprana, cuando reproducía en el piano obsequiado por su tío diversas melodías esporádicas que aprendía de oído. En ese momento inició su apego a quien sería su fiel acompañante de por vida: la música.

Su formación técnica en el piano fue más académica que empírica, pues realizó estudios profesionales como Pianista de Concierto en el Conservatorio Nacional de México y la culminó con un recital en el Palacio de Bellas Artes en 1938. Ella pudo haber hecho vida como intérprete musical de obras clásicas: Chopin, Lizzst, Ravel, Debussy e incluso Beethoven, que le ganó elogios de Claudio Arrau una vez presentada, en un taller de repertorio, la Sonata 23 “Apassionata”, en cuya partitura escribió: “Para la señorita Consuelo Velázquez en quien encuentro extraordinarias cualidades pianísticas”; pero su vocación por la música popular cada vez era mayor a tal extremo que eclipsó ese camino con el brillo armónico de los acordes que tocaba y “después olvidaba” hasta que retomaba para componer un tema: así nació Bésame Mucho, una canción “que salió del corazón” entre los 16 y 19 años de edad.

Sus primeras composiciones salieron a relucir cuando trabajó en la radio XEQ como pianista de un programa de música clásica, donde por cierto, no mencionaban su nombre sino que era un “pianista austriaco de apellido difícil de pronunciar”; en los descansos aprovechaba para tocar sus temas en el estudio y cuando le preguntaban quién era el autor, sólo les contestaba que eran de una “amiga”; no podían ser de ella, no era “repertorio de altura” de una concertista, pero sus hijos inquietos resultaron ser más atractivos que los consagrados occidentales como SaintSaëns o Bach; así que el furtivo público manifestó mucho interés en las letras de amor y de consuelo hasta que el día de salir del anonimato llegó por cuestión de derechos de autor, así lo pronunció Mariano Rivera, obligándola a confesar con un “está bien, está bien…esas canciones son mías”.

El año 1944 fue clave en su vida por dos razones, la primera porque contrajo nupcias un 25 de octubre con el productor Mariano Rivera; y la segunda, porque en plena Segunda Guerra Mundial, la canción Bésame Mucho fue grabada por el barítono Emilio Tuero (1912-1971) e inmediatamente logró colocarse catorce semanas en el Hit Parade de Estados Unidos y en los corazones solitarios de las mujeres que despedían a sus parejas por asuntos bélicos.

Bésame Mucho, su composición más conocida, ha sido traducida a más de veinte idiomas, y se podría realizar un libro interminable donde se compile todas aquellas versiones realizadas por cantantes como: The Beatles, Armando Manzanero, Diana Krall, Pedro Infante, Frank Sinatra, Elvys Presley, Vicente Fernández, Plácido Domingo, José Carreras, Luis Miguel, Nat King Cole, entre muchos más; y los miles de arreglos en géneros como Bossa Nova, Jazz, Balada, Cumbia, Orquestal y Salsa, por mencionar algunos.

Pero Consuelito es mucho más que un Bésame Mucho, es un portento creativo que le permitió viajar en las emociones, desde la tristeza a la alegría, a través de sus canciones, como el lúdico tema: “Yo no fui” que popularizó Pedro Infante en la película “A toda máquina”; los inmortales boleros: Amar y vivir, Enamorada, Verdad amarga, Que seas feliz, Franqueza, Yo no fui, Orgullosa y bonita, Corazón, ¡Qué divino!, Amor sobre ruedas, todas interpretadas por cientos de artistas internacionales.

Consuelo Velázquez, además, combinó su labor creativa con comisiones administrativas, ya que fue Diputada Federal,presidenta honoraria vitalicia de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), así como vicepresidenta de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC).

La Ciudad de México se despidió de Consuelito Velázquez el 22 de enero de 2005 quien falleció a los 88 años debido a un problema cardiovascular, dejando un extenso legado musical que ya forma parte del patrimonio cultural nacional. Por lo tanto, agosto es un mes para celebrar el nacimiento de esa mujer que puso en alto el nombre de México en todo el mundo, de quien sería uno de los íconos más importantes del bolero mexicano, y que sus canciones, hoy en día,siguen tan vigentes como aquellos momentos de soledad cuando las ensayaba, “como si fuera la última vez”, en su estudio de la XEQ.

Catedrático ITSON Unidad Obregón Sonora, gestor cultural, músico e investigador miembro CONACYT

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.