Nacional

Zona Arqueológica De Iglesia Vieja En Tonalá, Chiapas.

Por domingo 8 de diciembre de 2013 Sin Comentarios

Por Sofía Mireles Gavito*

Zona-Arqueologica1

Tonalá tiene una historia que se remonta a la época prehispánica como lo atestiguan las zonas arqueológicas de Tzutzuculi, Perseverancia, Iglesia Vieja, Tiltepec, Horcones, Paredón, Cabeza de Toro, etc. El territorio de Tonalá estuvo ocupado primero por personas seminómadas de pescadores y recolectores, alrededor del año 3,000 A.C.; en el periodo preclásico medio (1,000 A.C a 400 A.C.) se desarrollo el sitio de Tzutzuculi, a las márgenes del río Zanatenco. Tzutzuculi es un nombre derivado de la lengua mixe-zoque y que significa verde o corriente fresca. Tuvo influencia olmeca.

Después tenemos el sitio de Perseverancia que fue un gran centro ceremonial del preclásico tardío (450 A.C a 200 D.C.). También del preclásico tardío es el sitio de Tiltepec. Ya en el clásico (200 D.C. a 900 D.C.) tenemos los sitios de Iglesia Vieja y Horcones.

Iglesia Vieja se localiza en los terrenos del mismo nombre a 12 kms. de la cabecera municipal de Tonalá. El sitio tiene una extensión aproximada de 60 Has., a una altura de 700 metros sobre el nivel del mar. Su emplazamiento está en lo alto de una colina, en las estribaciones de la sierra Madre, se observa al sur el vasto Océano Pacífico.

Las referencias más tempranas del sitio de Iglesia Vieja datan de fines del siglo pasado, habiendo sido reportado por primera vez el año de 1883 por Hubert Bancrof en el libro The Native Races. En 1900, Caecilie Seler-Sachs elaboró un breve reporte basado en su inspección al sitio. Enrique Juan Palacios elaboró un breve informe publicado en su libro: “En los confines de la selva Lacandona” en el año de 1928. En 1937 el arqueólogo Edwin N. Ferdon y John M. Corbett exploraron Iglesia Vieja durante un mes, con el propósito de levantar un plano topográfico del área, pero fue terminado hasta 1949, cuando Ferdon y Corbett contaron con un financiamiento de la Wenner- Gren Foundation for Antropological Research. A mediados de los sesenta Gareth Lowe, Tomás Lee y otros miembros de la New World Archaeological Foundation recorrieron el sitio. En 1998 llegaron en representación del INAH los arqueólogos Akira Kaneko y Eliseo Linares; además fue comisionada por el Centro de Investigaciones Humanísticas de Mesoamérica de la UNAM, la arqueóloga Fanny López Jiménez.

Zona-Arqueologica2

Iglesia Vieja está compuesta por cinco grupos arquitectónicos claramente identificables. Dentro de este conjunto se observan cinco plazas, todas ellas de carácter ceremonial y religioso. La orientación de la mayoría de los edificios es predominante hacia el sur. Las estructuras localizadas al este del sitio, identicados por Ferdon como los grupos D y E se presentan a manera de terrazas, en la parte superior se localizan templos y altares de considerable tamaño.

Los basamentos piramidales están formados por grandes piedras en forma de bloques que llegan a medir hasta 1.70 metros por 60 o 70 cms., perfectamente embonados entre sí, que dan inicio a formación de muros y escalinatas. Al centro del conjunto, en una pequeña plaza y dispuestas a manera de altar, hay piezas monolíticas labradas. En el sitio se encuentran cerca de 30 monumentos escultóricos.

Iglesia Vieja extiende su ocupación desde el clásico temprano hasta el clásico tardío. Su relación más temprana debió haber sido con los olmecas, y posteriormente con las civilizaciones del centro de México y tierras bajas mayas.

Después de 900 D.C, el sitio de Iglesia Vieja decayó y fue abandonado, por lo que cuando llegaron los españoles no estaba habitado.

El sitio arqueológico de Iglesia vieja estaba en propiedad de la familia Salazar Castañeda. El pasado 25 de Agosto del 2012 el INAH compró al Ing. Enrique Salazar, 30 hectáreas. El INAH tiene como responsable del proyecto de Iglesia Vieja al arqueólogo Akira Kaneko desde el año del 2003. Se ha avanzado mucho en el mantenimiento y conocimiento de este sitio, más todavía le falta mucho para ser un centro turístico cultural, pues es de difícil acceso. El camino todavía no está asfaltado, y son más de 8 kilómetros que se tienen que pavimentar. A pesar de ello, constantemente llegan turistas nacionales y extranjeros a conocer este lugar tan importante de nuestro pasado.

BIBLIOGRAFIA:
Kaneko, Akira. (2006). “Iglesia Vieja”, en Presencia Zoque. México, UNICACH, UNACH, UNAM y COCYTECH. pp: 345- 366.
López Jiménez, Fanny. (1999). “Iglesia Vieja, un sitio arqueológico en la costa de Chiapas”. En Revista Fin de Siglo. Arte, ciencia y literatura. Núm.6 pp: 45-50.

*Cronista de Tonalá, Chiapas.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.