Estatal

Un Rostro de la Modernidad y el Progreso en Culiacán

Por domingo 31 de agosto de 2014 Sin Comentarios

Por Gilberto J. López Alanís*

Presentación

pag 14 Gilberto J1Apegados a la definición de modernidad que nos presenta Sergio Uzarraga Acosta, cuando afirma que “Lo moderno es lo que pertenece a la edad actual o lo que ha sucedido recientemente” para después acotar que lo moderno no se refiere exactamente a una época, y que se puede hablar de ella en todos los ámbitos de la vida y de todos los tiempos, aparte de que toda modernidad va desplazando a otra modernidad y que cada una va marcando una línea divisoria entre lo nuevo y lo viejo, para seguir diciéndonos que “Lo moderno es lo nuevo. Lo opuesto a lo antiguo que rompe con  cierta forma de ser y obrar del hombre y que por consiguiente tiene varios rostros”, por todo esto, es que afirmamos que Culiacán, siempre ha sido moderno. Es un lugar de novedades y con un pueblo novelero.

Su referente mítico de tierra de los aztlanes y de migraciones constantes, ya lo presentan como sociedad abierta al flujo y reflujo de tan significado talante.

A partir de 1530-31, Colhuacan se convierte en la novedad norteña de las incursiones de Nuño Beltrán de Guzmán. El espacio ribereño de dos ríos juntados, lo hacen confluencia de aguas y culturas, para nacer simplemente como Culiacán y después como Villa de San Miguel de Culiacán.

Desde entonces, el arcángel San Miguel mira hacia el mar con la maldad pisoteada en la figura maligna de un ser bajo la espada flamígera. Flamante novedad, el dominio de la mitología de  occidente se hace símbolo permanente.

A la par la villa se convierte en un lugar de la expansión imperial española, junto capitalismo comercial europeo. En los mapas y portulanos de navegación se fijó el punto; la referencia; la nomenclatura y la ruta para arribar a estas tan extrañas y lejanas tierras. La acumulación originaria se traslada a la expansión territorial del Nuevo Mundo.

Sorpresa es la presencia de Alvar Núñez Cabeza de Vaca que llega a Culiacán con fabulosas noticias en un periplo del Golfo al Pacífico, ciclo que transforma su humanidad de administrador para convertirse en chaman, para terminar objetando las practicas esclavistas de Nuño Beltrán de Guzmán.

También lugar de refresco y aprovisionamiento de importantes  incursiones hacia el norte en busca de las siete ciudades doradas, Cibola y Quivira, las cuales aparecen en las ilusiones y sueños de riqueza en afiebrados emprendedores que descubren un mundo de recursos naturales; todos deslumbrados por las fabulosas narraciones del mulato Estebanico.

Modernidad también fue la llegada de los primeros jesuitas a la villa de San Miguel que innovaron con el humanismo de las Misiones, transformando  la concepción del mundo y la vida en la región, contemporizando con Isabel de Tovar y marcando en definitiva las aspiraciones de su hijo Hernando de Tovar mártir Culiacanense del proyecto jesuítico. Este nuevo concepto social nacido dentro de la Iglesia Papal y Católica, recorre Culiacán a partir de 1591; hasta un Colegio con rasgos educativos europeos nace al norte de Sinaloa.

Cada novedad es un jalón cultural, una modernidad, por ello este rostro que nos sugiere Sergio es una constante cultural, aunque a muchos sólo les alcanza la visión para lo estático.

Celebro esta publicación porque nos hace reflexionar sobre el  permanente cambio de la ciudad, que lleva implícita la destrucción de iconos arquitectónicos y permanencia de símbolos.

Uzarraga Acosta trabaja el siglo XIX de Culiacán, sistematizando los aportes de cronistas e historiadores en la mirada de modernidad y progreso, que es el tema central de su obra, a la vez, le añade sus pesquisas en archivos con fuentes de primera mano para enriquecer su perspectiva.

Lo mejor que podemos hacer es leer la obra de Sergio, para conocer un poco más a la ciudad que nos cobija.

*Director del Archivo Histórico de Sinaloa.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autismos
Siguiente entrada