Nacional

Alfombras de Aserrín en la Feria de Candelaria de Tuxtla Chico

Por sábado 28 de febrero de 2015 Sin Comentarios

Por Sofía Mireles Gavito*

Alfombras1

El pasado 2 de febrero del 2015 asistimos 11 cronistas y 16 poetas al 1er. Encuentro de Cronistas y Poetas de la Costa de Chiapas dentro de los festejos de la Feria de Santa María de Candelaria en la ciudad de Tuxtla Chico, Chiapas. Esta feria se inicia el 22 de ene­ro y culmina el día 2 de febrero con el recorrido de la Virgen por las principales calles del poblado, las cuales son adornadas por los feligreses con unas hermosas alfombras elaboradas con aserrín de colores. El reco­rrido es de alrededor de 2 kilómetros; empieza a las 8 de la noche y termina a las 2 de la mañana.

La mayoría de los cronistas fuimos con la ilu­sión de observar el trabajo de la elaboración de las al­fombras y hacer el recorrido de la Virgen; además ver los castillos y cohetes que dan alegría e iluminan el cielo de luces multicolores. La hechura de las alfom­bras lleva más de una semana para su elaboración: pri­mero se compra en las carpinterías los costales de ase­rrín, y la anilina de diferentes colores. Posteriormente se manda hacer los moldes de triplay con las figuras que se quieran hacer: flores, palomas, figuras geomé­tricas, pavos reales, o la Virgen de Candelaria, etc.

Se compran de 2 a 5 costales de aserrín de acuerdo al tamaño de la alfombra, de preferencia que sea de pino, por ser la madera más blanco y así agarra más el tinte del color. Después esa viruta se muele has­ta dejarla muy fina. Posteriormente, un día antes o en la mañana del 2 de febrero, se revuelve el aserrín con la anilina; ya que está bien revuelto y el aserrín agarró color, se le echa agua para que se fije bien el color que se quiere. Algunos vecinos empiezan a elaborar las al­fombras desde temprano, como a las 10 de la mañana; otros, lo hacen hasta la tarde.

Alfombras2Empiezan mojando el pavimento, luego colo­can los moldes y las reglas para definir los bordes de la alfombra. Posteriormente se agrega el aserrín que va ir de fondo de la alfombra, se rellenan los moldes hechos previamente. Después se debe cuidar que la alfombra se mantenga húmeda; para ello, se utilizan unas bombas rociadoras manuales. Algunos vecinos para complementar la decoración de su alfombra le colocan corozo en las orillas de las flores o de alguna otra figura.

Según el cronista de Tuxtla Chico, el Profr. Armando Parra Lau, estas alfombras se empezaron a elaborar en el año de 1994. Primero se inició en los hogares de las Señoras Lesbia Cruz de Herrera y Gloria Morales de Guzmán con una alfombra sencilla de flo­res frente a sus casas. Al año siguiente, las imitaron la mayoría de sus vecinos de la avenida Aldama. Para el año de 1996 y 1997, el Gobierno Municipal de Tuxtla Chico incentivó a todo el pueblo a sumarse en la hechu­ra de alfombras, obsequiando costales de aserrín. Esto sirvió para que esta mecha prendiera, y actualmente esto sea una tradición bien consolidada. Esta tradición de las alfombras de aserrín tiene influencia de la veci­na República de Guatemala. Y es Tuxtla Chico, el único lugar en nuestro Estado de Chiapas que hace alfom­bras de aserrín. Podemos decir, que esta tradición de las alfombras se ha vuelto tan famosa, que la feria es visitada por muchas personas de distintos lugares del estado y fuera del país. Estas alfombras tienen como finalidad servir como tapetes para que pase la Virgen; terminando su recorrido, estas alfombras son barridas por los servicios de limpia del Ayuntamiento y los ve­cinos del lugar. Y así, al amanecer del día 3 de febrero, todas las calles quedan limpias del aserrín pintado. Al hacer su recorrido por las calles, va un carro de sonido delante de la Virgen cantando la letanía y va parando en cada esquina, donde los vecinos tiran cohetes y en algunas casas tienen preparados castillos para que­marlos antes del paso de la Virgen.

Las personas del lugar nos platicaron que en los primeros días de diciembre del 2013 se reunieron en Mazatán con motivo de la feria de la Virgen de la Concepción tres vírgenes: la Virgen de la Candelaria o de la Purificación de Tuxtla Chico; la Virgen del Tránsi­to, Asunción o Rosario (donde María transita o ascien­de de la tierra al cielo) de Tacaná, Departamento de San Marcos, Guatemala; y la Virgen de la Inmaculada Margarita Concepción de Mazatán, Chiapas. Fue la pri­mera vez que se juntaron tres pueblos, tres culturas y tres vírgenes después de más de cuatrocientos años; pues nos dijeron que existe una leyenda que dice: “en los inicios del siglo XVII surgieron tres hermosas vírge­nes entre las aguas del Pacífico y aparecieron en los manglares del municipio de Mazatán”.

Alfombras3

En esa ocasión, se pacto un compromiso entre las autoridades eclesiásticas de Mazatán, Tuxtla Chico y Tacaná, donde se afirmaba que esa reunión de las vírgenes sería recíproca; la segunda sede sería en Tu­xtla Chico en su feria de Candelaria; y por último, se reunirían en Tacaná en la feria de la Virgen del Tránsito del 7 al 15 de Agosto. Cumpliendo ese compromiso, el miércoles 22 de enero del 2014 a las 6 de la tarde se volvieron a reunir las tres Vírgenes en el Estadio de Fútbol “San Miguel” de Tuxtla Chico. Este encuentro com­prendió la celebración de una misa en punto de las 18:00 hrs, y poste­riormente un recorrido por las prin­cipales calles de la ciudad hasta “El Pocito”, donde cuentan fue encon­trada la Virgen de la Candelaria.

Este año del 2015, ya no se juntaron las tres Vírgenes, pero en cambio los sacerdotes Fernando Méndez Hernández y Francisco Vera Cabrera promovieron la reunión de 30 imágenes de diferentes comuni­dades del municipio de Tuxtla Chico. Esta celebración se hizo en el Estadio “San Miguel” el día 22 de enero en la tarde, se celebró una misa; al termi­nar se quemaron cohetes, juegos pi­rotécnicos donde asistieron alrede­dor de 2 mil personas. Esta reunión de imágenes fue el inicio de la feria que culminó con el recorrido de la Virgen sobre las alfombras de aserrín elaboradas por los vecinos del lugar.

Nuestro viaje a Tuxtla Chi­co al 1er. Encuentro de Cronistas y Poetas de la costa de Chiapas fue fructífero por nuestros trabajos pre­sentados, pero más que nada por la experiencia de vivir la fe y las tradi­ciones de este municipio de Tuxtla Chico.

*Cronista Tonalá, Chiapas.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.