Nacional

Poemas

Por domingo 14 de diciembre de 2014 Sin Comentarios

Por Juan Cervera Sanchís*

10 COPLAS 10

1.-Sólo  yo sé que estoy muerto,
los demás creen que estoy vivo,
pero yo sé lo que sé
y lo doy por sabido,
pues no hay más que saber.

2.-De copla en copla mi vida
va por ahí peregrinando
como siempre, peregrina
y alegremente cantando,
pues una  copla es mi vida.

3.-No volveré, que no hay vuelta,
que todo lo que se fue,
se fue y ya  no volverá
por más que quiera volver,
que nada vuelve jamás.

4.-Una lágrima en el sol
lloraba por ti y por mi,
una lágrima de amor
herida de sin vivir
por lo que jamás vivió.

5.-Vivir sin  vivir, tú y yo
y yo y tú, nos desvivimos
en un sin vivir constante
y el inconstante suspiro
de la emoción de un instante.

6.-Esta vida y esta muerte
y esta muerte y esta vida
y esta  ilusión de tenerte
y esta realidad perdida
y este encontrarte y perderte.

7.-Tú sabes que yo no sé
y yo sé que tú no sabes
que hoy apenas fue ayer
y en mañana  apenas cabe
lo que debería caber.

8.-El Universo se ha roto
y anda hecho añicos por culpa
de tu culpa, no me culpes
porque esta noche la luna
se esconda tras una  nube.

9.-Cuando aprendas a leer
el libro de las estrellas
tal vez llegues a saber
lo que ya saben las rosas
desde antes de nacer.

Y 10.-La verdad de la verdad
siempre ha andado escondida
de  nosotros y, también,
para colmo, de ella misma.
No presumas de saber.

AQUEL ÁRBOL

Se le caían las hojas
al árbol de los recuerdos
y en las ramas del olvido
se desgajaban los besos.
El amor, enamorado,
al aire ciego del tiempo,
se le subía a la copa
al árbol, en flor de sueños.
Que aquel árbol, soñador,
en telúrico secreto,
poeta y loco, creía
que eran sus raíces versos.
El árbol, oh sí, aquel árbol
que murió de sentimiento,
porque se quedó sin sombra
y entre llamas y lamentos
fue reducido a cenizas
y a silencio de silencios.

LLUVIA

El amor es así, como la lluvia,
como la lluvia lenta de esta tarde
en que a solas conmigo pienso en ti
y allí donde tú alientes y suspires
me gustaría estar con tu calor y el mío
y con tu mano dulce entre mi mano amarga
imaginando posibles paraísos
con los ojos perdidos en las llamas
con vocación de ascuas
de aquella legendaria  chimenea
en la casa que tú y yo, en aquella casa,
que nunca, nunca, ¡oh Amor!, compartimos
y jamás, jamás  nunca, nunca compartiremos,
pero siempre soñamos compartir.
El amor es así, como la lluvia,
como la lenta lluvia de esta tarde…

*Poeta y periodista andaluz.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.