DestacadosEstatal

Una pregunta, una respuesta

Por domingo 19 de octubre de 2014 Sin Comentarios

“La envidia, el amor, la soberbia y la estupidez producen una ceguera irreparable”

Por Jaime Irizar Lopéz*

pag 10 jaime irizar1Hace tiempo me preguntó mi hijo que si ¿existía alguna razón de peso que explicara ampliamente el por qué parecía un hecho que en esta era no había tanta gente destacada, refiriéndose a genios, artistas plásticos, poetas, escultores investigadores o científicos como antes los hubo, según las referencias existentes en sus libros de historia?; también preguntó ¿por qué en la calle nunca se ha topado con una de esas bellezas extraordinarias y exóticas que suelen salir en las portadas de las revistas especializadas, en noticias de cine o televisión?.

Obvio que este cuestionamiento se conformo con dos frases, una cuyo origen es sin duda alguna proveniente del intelecto que lo orillaba a querer satisfacer una inquietud cultural y la otra es casi seguro que la explosión hormonal de sus 17 años. Pretendiendo dar respuesta a su inquietud primera, comenté que en mi opinión toda época tiene su dote generosa de gente extraordinaria, que la actual que nos tocó vivir, también tiene en abundancia, que si no eran sus nombres del dominio público o conocidos, tal vez sería porque no son nota informativa que vende como pan caliente, como aquellas referentes a hechos de sangre o vida frívola de los artistas, o que aluden a los fraudes y excesos de autoridad cometidos por los políticos encumbrados. ¡Eso si que vende!; por eso los medios se encargan de difundirlos con la mejor de las estrategias de mercadotecnia para que lleguen a todos las mentes populares.

Hoy por hoy, un joven sabe con suma precisión los nombres de todos los deportistas famosos del mundo en todas las disciplinas, y conoce también a cuantos millones de dólares ascienden sus contratos anuales; saben además y lo divulgan casi con orgullo, quienes son los jefes importantes de los carteles de drogas en el país y en cuanto estiman las revistas especializadas la fortuna que amasan; es también de sus conocimientos que artista de farándula salió del closet, cual  se divorció, quien va a vender y en cuanto los derechos a la televisión por transmitir su boda, parto o bautizo de su primer bebe, quien está en rehabilitación el por uso de drogas.

En una visita que hicimos a Recoveco Mocorito para promover LA VOZ DEL NORTE, recuerdo muy bien que le escuché decir a mi amigo Mario Arturo Ramos, que si un periódico ordinario de cualquier parte del país o una revista de chismes se pudiera exprimir, él no tendría duda de que saldría, para alegría de una mayoría, grandes cantidades de jugos de sangre, de dinero, intimidades excéntricas de famosos que pese a no conocerlos personalmente, estamos interesados en sus historia epidérmica; conocer sus actividades y problemas, que en resolver nuestra existencia. Qué triste y aburrida nos han de parecer nuestras vidas que a diario tenemos que voltear a ver las de otros para no caer en la depresión o frustración, aunque la mayoría justifique esta inclinación, como “hobbies” inocentes o curiosidades que ha parido el ocio.  De la extracción de ese hipotético jugo seguro estoy que no se podría llenar siquiera lo que cabe en un dedal si proviniera el mismo de las noticias  concernientes a la cultura, el arte o las investigaciones científicas.

Y como no va a ser posible esto, si basta tan sólo saber que los gobiernos apenas invierten cantidades irrisorias de sus presupuestos para fomentar estas actividades privilegiando otras que a veces son de relumbrón, argumentando para ello un pseudo  ejercicio de prioridades. Por esto y otros múltiples factores, es que lo cultural no crece y por tal razón no podemos aminorar los tiempos de  barbarie, corrupción e impunidad, en que estamos inmersos, porque somos un pueblo que se inclina poco por la lectura y se mantiene sumamente rezagado en la educación.

No sale a diario, dije a mi hijo, notas que generan investigadores y científicos sobre sus adelantos, los poemas que ilustran y ennoblecen nuestra vida, ni destacadas obras de pintores, músicos y escultores; si de casualidad lo llegan a hacer, aparecen en espacios minúsculos de los medios impresos o hablados, casi ocultos, como si quisieran que nadie les diera un crédito o como si de plano avergonzara su trabajo.

Porque saben muy bien los dueños de los medios de la información, que este tipo de novedades no es rentable, que la cultura no es de interés para mayorías consumistas que viven en la ignorancia de sus bondades, convencidos que nada práctico les aporta.

La premisa fundamental de los comerciantes de la comunicación es mediatizar, valga la redundancia, distraernos de realidades que nos duelen  y nos pueden encorajinar  y claro cumplen su cometido sin duda; vender, vender vender. Los gobiernos privilegian todo tipo de acciones y obras y, relegan las culturales y al último plano, sin embargo a diario se lamentan de los dientes para afuera de la barbarie y de la violencia existente en las calles.

La cultura sólo es palabra del discurso hueco en la boca de políticos o una oportunidad para proyectarse y lucirse como eruditos cuando ni siquiera saben leer bien. Pero la verdad  es que hay en esta época  personalidades interesantes e importantes, mismos  que aportan a diario ideas, descubrimientos, y obras de arte como en otros  tiempos de la humanidad, pero estas “aves raras” que dices no conocer, actualmente no tienen los reflectores sobre ellos, porque en este superficial mundo, ellos no se venden fácilmente como noticia. Dicho en otras palabras, son tan serios y maduros que se interesan en producir para construir un mundo mejor, y casi nunca para ser la nota que divierte o convertirse en protagonistas de espectáculos poco serios.

Si quieres conocer a estos grandes del mundo actual, hay que hacer una búsqueda intencionada, infórmate, usa las redes para auxiliarte e ir a su encuentro en sus círculos selectos pero no cerrados, que existen en cada ciudad o pueblo de importancia en nuestro país. Define primero tu simpatía por una rama de las expresiones artísticas u otra área, documéntate y encauza tus energías para encontrar a los mejores exponentes de la misma. Seguro es, que entre iguales te será fácil hacer amistades y crecer compartiendo actividades y pasatiempos; entre similares se encuentra con mayor facilidad razones para vivir con alegría y entusiasmo.

Si no te animas a identificar a la gente grande del presente o del pasado, no tendrás nunca a quien emular y te quedaras por falta de buenos ejemplos, siempre reducido a la mediocridad. Se bien que el  talento  e inteligencia no son como la sarna, que se pegan por cercanía o contacto físico, pero si existe algo de ello en ti, tendrás que desarrollarlo intencionadamente y la guía de expertos te allanará el camino; deberás practicar tu arte o vocación como si fuera el deporte que te agrade. Es una gran verdad que con disciplina, interés y responsabilidad, pero sobretodo con mucha, pero mucha práctica, cualesquier talento puede crecer y desarrollarse.

Añadí que hay que aprender también a quitarse los lentes de la envidia y cambiarlos por los de la admiración hacia los talentosos e inteligentes, acércate a estos seres, para que puedas ver que existe  talento en caras que no sea la tuya y puedas reconocer dicho talento en donde esté sin ninguna clase de prejuicios. Hay que ser siempre de mente abierta a todo aprendizaje, las enseñanzas pueden venir por igual de hombres o mujeres, de heterosexuales o con preferencias sexuales diferentes, de negros o blancos, de viejos o jóvenes, y sin ningún tipo de  discriminación  atrévete a aprender lo mejor que sea de tu interés, conveniencia  y aprecio. Con el afecto que nos une le comenté: quiero decirte también que no es cierto que vivimos en una democracia perfeccionada, la verdad es que nos ha tocado pertenecer a un sistema social que intenta débilmente serlo, pero que es un mal remedo.

La definición mejor de nuestro sistema es que es una “mediocracia” si me permites el término, y esta condición  suele con desanimar a los verdaderos entes de excepción, que no tienen la fuerza de voluntad suficiente para nadar a contracorriente, que tienen miedo a ser diferentes en su medio, como si ser diferente fuera sinónimo de malo.

Hoy, es un hecho que lo que vale más que el talento para poder sobresalir y destacar, ya lo dijo Vargas llosa en su ensayo, es la habilidad para utilizar los medios a su favor y usar técnicas publicitarias mejores para venderse en una sociedad de consumo que muchas veces  no sabe distinguir la diferencia entre talento y fama, virtuoso o con dinero, productivo o rentable.

Esto aplica tanto para la difícil pero apasionante vocación de las expresiones artísticas como para el ejercicio de la política. El dilema de la vida estribará en decidir lo que te dicta la conciencia, lo que define la vocación, la personalidad, o lo que te exige una sociedad siempre demandante de seres mediatizados que puedan ser manipulados. El propósito de la vida no es ser rico o profesionista tradicional. No, el verdadero propósito es hacer algo creador, positivo, que ayude  construir un mundo mejor, a la par que te de una razón poderosa para ser feliz.

Para finalizar apunté que en la actualidad hay, dispersos por todo el mundo  un sinnúmero de músicos geniales, pintores y escultores de excepción, poetas y literatos que se igualan en todo con los clásicos conocidos; que existen  también investigadores, inventores y científicos que no buscan fama sino solo como ayudar a la humanidad.  Sobre la otra parte de tu pregunta, la que se refiere a las mujeres hermosas, por experiencia no te apures, cuando el amor llegue a tu vida, el objeto de tu sentimiento será aún más hermosa que todas las que has visto en esos medios. Te acordarás de mi cuando ello te suceda y me darás la razón.

*Doctor y autor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.