DestacadosNacional

Pérdida y saqueo del patrimonio cultural de los pueblos

Por domingo 17 de agosto de 2014 Sin Comentarios

Por Sofía Mireles Gavito*

pag 10 sofia mireles1La pérdida de nuestro patrimonio cultural se ha dado de dos maneras: 1) por destrucción de edificios, o quema de archivos municipales; y 2)  por saqueo, ya sea por venta o robo de piezas prehispánicas, obras de arte sacro (pinturas o esculturas de la época colonial y siglo XIX), o documentos prehispánicos (códices), o documentos históricos.

La práctica de sacar reliquias culturales de las Américas a España, y de allí a otras partes del mundo tiene una larga historia que viene desde el siglo XVI, unos por botines de la conquista, otros por captura de los piratas en el mar. Ejemplo, es el Códice Mendocino que nunca llegó a manos del Rey Carlos I de España, pues el barco que lo llevaba a España fue capturado por los adversarios franceses, quedando a finales del siglo XVI en manos de André Thevet, cosmólogo de Enrique II de Francia. Se sabe que hay más códices precolombinos mexicanos en Inglaterra que en cualquier otro país del mundo.

Así, México, Guatemala, y los municipios en general de nuestro Estado de Chiapas han perdido parte de su patrimonio cultural. Así tenemos, que documentos importantes de Chiapas de la época de la colonia y el siglo XIX que tenían las parroquias del estado, fueron recopilados en San Cristóbal por el Obispo Orozco y Jiménez a principios del siglo XX; desgraciadamente en 1914 con la llegada de las tropas carrancistas estos documentos sufrieron los percances de la tropa. Esta empezó a tirar los manuscritos a la calle a través de las ventanas del Palacio episcopal. Al caer, los documentos se desencuadernaron y quedaron expuestos a la intemperie. Para colmo, el Obispo Orozco y Jiménez había huido junto con buena parte de su clero, y se habían refugiado en Guatemala. Pero, el sacerdote Agapito Martínez se dio cuenta de lo que hacían los soldados y solicitó apoyo a las autoridades municipales para salvar el Archivo Diocesano.

pag 10 sofia mireles3El Padre Agapito Martínez, ayudado por Monseñor flores y 5 seminaristas recogieron los documentos, los envolvieron en papel sellado y haciendo chorizos en pergaminos; y los guardaron en un local de la Catedral, y cuya puerta la taparon con ladrillos cubiertos de cal a fin de salvar el Tesoro. lo esencial de la colección colonial del Archivo se encuentra en Catedral. Sin embargo, hubo manuscritos importantes que cayeron en manos particulares, quienes más tarde hicieron negocio, al vender colecciones a personas particulares y a instituciones.

Es hasta febrero de 1977, con el Obispo Samuel Ruíz García, quién entregó al INAREMAC (Instituto de Asesoría Antropológica para la Región Maya, A.C.) las tareas de conservación, clasificación, investigación y crecimiento del Archivo Diocesano. Este Archivo de la Diócesis de San Cristóbal es la Memoria de Chiapas, nos da luz a nuestro pasado, y es importante visitarla y conocerla, ya que la historia de Chiapas en los libros de texto desconoce mucho de este material archivado en San Cristóbal.

Y hablando del Patrimonio de Tonalá, podemos comentar que, en 1959 se quemó el archivo municipal, después de un fuerte aguacero que hizo que se cayera el techo sobre las cajas del archivo, por lo que se les hizo más fácil a las autoridades quemarlo, que tratar de rescatar los documentos. Después en 1966 destruyeron el edificio del Palacio Municipal construido a principios del siglo XX; luego desde la década de 1970 salieron piezas prehispánicas de Paredón y algunos otros lados para llegar a manos de coleccionistas extranjeros; esto se sabe por pláticas de la gente del pueblo. También en octubre del 2012, personas de la colonia Cabeza de Toro me comentaron que avecindados del barrio El Refugio habían vendido ollas con entierros adentro( esta región es del periodo posclásico).

pag 10 sofia mireles2Otra pérdida importante del patrimonio cultural de Tonalá sucedió en el año del 2008 con la venta a un extranjero de los documentos originales del Título Real de tierras del Mancomún de Mulatos y Pardos por decreto del 1 de junio de 1787 en el periodo del Rey Carlos III de España, donde se les otorgaba 49 caballerías y 133 cuerdas. Dicen las personas que viven en el lugar, que este documento fue vendido por la cantidad de $300,000.00; la autoridad ejidal del Mancomún dice que el documento se lo robaron y no acepta que él lo vendió. Por lo tanto, por dinero y por falta de conocimiento de la importancia de este documento, único en el municipio de esa época, se ha perdido parte del patrimonio cultural tangible de Tonalá.

Como comentario final, podemos decir, que ya hay más conciencia de la importancia de cuidar nuestro Patrimonio Cultural Tangible e Intangible; pero todavía hay muchas personas que no le dan el valor que tienen: los edificios históricos coloniales y del siglo XIX; los vestigios prehispánicos, los documentos históricos (cartas, cédulas reales, títulos de propiedad, fotos antiguas, etc) y tiran o destruyen todo esto.

Esperemos que poco a poco con la educación y enseñanza de las asignaturas de historia, patrimonio cultural y civismo se den estos cambios mentales.

*Cronista de Tonalá, Chiapas.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.