DestacadosNacional

LA FERIA DE SAN FRANCISCO DE ASIS EN TONALA

Por domingo 6 de octubre de 2013 Sin Comentarios

Por Sofía Mireles Gavito*

La-FeriaTonalá tiene como su Santo Patrón a San Francisco de Asís, más conocido aquí como Tata Chico, de tal forma que Tonalá se le llamó en la época de la colonia San Francisco Tonalá. Por el 15 de enero de 1867, el Gobernador y coronel José Pantalón Domínguez decretó que la villa de Tonalá tuviera su feria anual con el nombre de San Francisco los días del 18 al 26 de octubre. Eran 9 días de fiesta, que tenía la finalidad de recabar fondos para las finanzas públicas del Estado en este periodo de la intervención francesa. Los días eran después de la temporada de lluvias.

En las primeras décadas del siglo XX las fiestas de San Francisco empezaban el día 1 de octubre al 4 de Octubre, celebrándose con actos litúrgicos precedidos de cortas procesiones con escasos contingentes.

Según el artesano de papel, don Ausencio Gómez Ovalle, la primera ofrenda con carros alegóricos, cantos, flores y música de viento fue en el año de 1950, organizado por su madre Doña Catalina Ovalle. Los carros alegóricos representaban cuadros de la vida de San Francisco de Asís. Las muchachas llevaban trajes de tehuana, y obsequiaban dulces y frutas.

Las ofrendas comienzan el día 23 de septiembre a las 11:30 de la noche, con la primera ofrenda de las locatarias del mercado “San Francisco”, y luego se celebra una misa a medianoche. Son quince días de fiesta.

La feria como tal, comienza el 24 de septiembre a medio día con la bajada del Santo Patrón del nicho, luego hace un recorrido por las principales calles del pueblo, y posteriormente lo colocan en el interior del templo, para ser venerado por los fieles hasta el día 8 de Octubre, cuando a las 8 de la noche es subido para volverlo a colocar en su lugar. El día 24 de septiembre a las 12 del día repican las campanas, se tiran cohetes y se da una misa. Y el día 8 de octubre después de subir a San Francisco viene la quema del castillo que ilumina la noche con las luces multicolores que caen como estrellas fugaces. Se tiran cohetes. Todos los feligreses se congregan en la alameda de la Iglesia para observar el fin de los festejos.

Todos los días desfilan ofrendas de los sitios de taxis, de los mercados, de particulares; y desde el año de 1990 empezaron las escuelas, instituciones gubernamentales a participar con carros con chiapanecas y ofrendas. Las muchachas vestidas de chiapaneca o niños con traje de charro, regalan al público: dulces, frutas, platos y cubetas de plástico, abanicos del istmo, etc. Generalmente, en las ofrendas se ofrece a Tata Chico, toretes, dinero en efectivo y antes también se le daban puercos.

Las festividades han ido variando con el tiempo: al principio (1950) tenían gran influencia del Istmo de Tehuantepec por los vestidos de tehuana y la música de viento; luego cambio a trajes de chiapaneca y música de marimba o mariachi. Últimamente, hace más o menos cinco años que empezaron a poner “Parachicos” en las ofrendas, e igualmente algunas ofrendas han cambiado de música, y en vez, de marimba han usado “batucada”.

Además de las tradiciones religiosas, la feria de Tata Chico es comercial y se pone alrededor del Parque Central “Esperanza”: juegos mecánicos, venta de curtidos, juguetes de plástico, discos compactos, películas, comida (pizzas, nieves, hot cakes), y muchos productos más. En el patio del Templo (conocida como La Alameda) se celebran actos culturales todos los días desde el día 30 de septiembre hasta el 8 de octubre, con bailables y música de grupos marimbísticos de Tonalá y lugares circunvecinos.

*Cronista de Tonalá, Chiapas.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.