DestacadosLocal

Viaje al Corazón Parte II: Desmaterialización, Los Tres Libros

Por domingo 11 de agosto de 2013 Sin Comentarios

Por Ernesto Rios Rocha*

Viaje-Al-Corazon1Pasaron desfilando los personajes principales del mundo. Estaban sangrando todos. Todos revueltos, grandes y pequeños, Krishna, Siddhartha, Mahoma, Gandhi, Jesús, Confucio, entre los principales pacifistas, y al fondo los guerrilleros, Napoleón, el Che, Bolívar, Allende, Hitler, etc. Pero al final estaba el anticristo mirando a Quetzalcóatl. Me dije, ¿Todos los tiempos en un día? Cada uno hizo una señal, y cada uno recibió un consejo.

Siddhartha se quitó trapo por trapo desde los zapatos hasta el bóxer, quedó desnudo y luego se arrancó la carne pedazo por pedazo dejando al descubierto su espíritu, queriendo liberarse de las pasiones carnales y apariencias presuntuosas y su personaje quedó destrozado, era un traje llamado cuerpo humano, un aparato lleno de venas, bien diseñado para funcionar con el alma de un espíritu; entonces quedó al descubierto su espíritu, y tomó el vestido que se había quitado, inerte y se lo regreso al ángel para que se lo llevase al señor juez y le asignara un nuevo personaje en la próxima vida.

El ángel le dio un consejo respectivamente: “Cuida tu cuerpo porque es el único vehículo del mundo, que nace se desarrolla y muere. No olvides tu espíritu, porque es el vehículo de la eternidad.

La salud física fortalece el cuerpo. El ejercicio espiritual, fortalece el alma. Todos moriremos de cuerpo, pero no todas las almas morirán. Las almas esperan al espíritu para la vida celestial, y el cuerpo sin esperanza al polvo volverá. Si cuidas más tu cuerpo que tu alma, el mundo te engaña. Ignoras al creador”.

Mahoma se elevó. Gandhi se humilló. Jesús desapareció. Confucio encontró palabras humanas.

La carne es sólo el templo donde habita el espíritu. Hay que mantener el templo limpio y sano, pero en ayuno, para que el espíritu esté fuerte.”

Cuando el templo se empiece a derrumbar con el tiempo, debes salir de él y el señor te dará un templo nuevo, para que termines tu oración, o simplemente te dirá que ya no necesitas templo ni iglesia, y te enviará a recorrer la eternidad entre jardines y palacios espirituales…

Inicia la desmaterialización de todos ellos. Ando siguiéndolos. Estoy oculto y me descubro. Mi auto se acabó, mi casa se derrumbó y mi cuerpo envejeció, y en ese momento salí de aquellos tres materiales de mi mundo, y me fui desnudo a escuchar a los personajes que se estaban desmaterializando.

Ojos de la superficie carnal que buscan y no ven, y no encuentran. Detrás de éstos hay otros ojos cerrados aún, pero al abrirse verán al creador.”

Estos ojos están dentro, y el creador está dentro de ellos, cúmulo de entendimientos es éste.”

Ojos espirituales que no ven imagen, sabiduría están viendo.”

Los ojos carnales sólo estorban, perturban y materializan.

Me confundí. Hice muchas preguntas. Lloré, grité, sufrí y en esa oscuridad empezaron a brotar las respuestas con luz propia y poder.

Ya era hora de abandonar el mundo y reflexioné sobre mi pareja, mis actos, mi mundo, la libertad, la manipulación, la infidelidad.

No te adueñes de nadie, ni pienses que el amor es una jaula; espera que su corazón y su voluntad propicien su regreso.

Viaje-Al-Corazon2No puedes obligar a que su corazón haga lo que no siente. Pero hay algo muy cierto, que si lo aprisionas se liberará, y si lo sueltas te amará. Porque pocos saben que el respeto a la libertad es amor, y que la manipulación es una agresión. Sólo a los niños se les priva de una completa libertad por el cuidado a su inocencia. ¿Quieres pues que te ame? Conquístalo, ámalo. La fidelidad se gana, no se exige.

No soy infiel ante el amor, ni puedo serle fiel a la agresión. Si puedo a la verdad, no puedo a la venganza.

No puedo ser infiel ante el cariño, la bendición, la ternura, la sonrisa; pero no puedo respetar la falta de respeto, ni tenerle amor a la inconsciencia, a la manipulación, a la ironía, a la indiferencia.

No es venganza, sólo ignoro la ignorancia, me postro ante la inteligencia, busco la luz y abandono la oscuridad.

Si vives en la oscuridad y oscureces a los demás, no esperes que alumbren tu camino. Si moras en el egoísmo y exiges respeto de los demás, no esperes recibir amor.

El error más grande es no ser feliz, es no sonreír. Entiende que la amargura también te deja un conocimiento.

Por la inocencia se sonríe, por la ignorancia se sufre, pero la sabiduría es el jugo del sufrimiento y la felicidad es el resultado de la sabiduría.

Aquel que no da amor a quien se lo exige, ya está perdonado; y quien se niegue a sentir amor está condenado.

Nadie te puede hacer infeliz, es una decisión tuya, porque son tus pies los que deciden el acompañamiento y el trato que recibiras”.

Pero, volví en sí, al mundo. Los vi revueltos, los pacifistas y los guerrilleros. Desmaterializados. Y yo apenas tratando de unir mis partículas de experiencias para formar mi ser, y poder mezclarme con ellos.

Cristo se acercó y disipó mis dudas de porqué el bautista murió sin cabeza. Me dijo que sólo venía a prepararlo y debía irse. Una misión muy corta.

Los demás le hacían reverencia, menos Confucio que estaba detrás de él, como 500 años detrás, y ya pensaba como él.

Gandhi estaba inmóvil, flaco y golpeado con semblante de triunfador derritiendo armas. Todos ellos, los pacifistas estaban vestidos de blanco. Los guerrilleros de gris y el anticristo de negro.

Pasaron la película de mi primera parte. Era yo el actor. Vean al hipócrita. El uso de la actuación y el chantaje, para conseguir mis propósitos. Volteé la frente y puse un rostro altivo, fuerte y serio para que vean la importante postura ante la vida. Pero volteé a la izquierda y puse un rostro triste y sacrificado para que esta gente se apiade y me facilite lo que deseo. Y volteé a la derecha y mi cara fue alegre, sonriente, feliz, por la necesidad de dar esa apariencia. Pero la real cara y ser, la tuve escondida por conveniencia. Mi actuación fue profesional. Pero Mahoma me gritó: ¡muéstrate como realmente eres y entiende que la sinceridad conduce a la sabiduría!.

Viaje-Al-Corazon3Siguieron revueltos, entendiéndose sin entender, ésas eran sus miradas. Esperaban la presencia del señor como les avisó Ezequiel y el ángel consejero.

Quetzalcóatl estaba a lo lejos. Napoleón y Hitler estaban en el mismo asiento y la cruz de Jesús a 1700 años. Después el Che destilando bondad y coraje a la vez. El anticristo estaba cerca de donde aterriza el Señor. Ahí resaltaba su vestido negro en la brillante pista. Pero cuando bajó el aparato intenso en luz el anticristo huyó. El cobarde hijo revelado. Y los demás rebeldes vestidos de gris en la confusión. Los guerrilleros.

Nadie supo del anticristo, pero todos vimos descender la luz.

Desastres naturales, agonía de la tierra, pisoteada por mentes negativas; como tú que les aplaudes, pero cuando seas bueno el mundo entero te criticará.”

*Pintor,escritor, narrador y pedagogo..

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.