DestacadosEstatal

MARIO LÓPEZ VALDEZ HONRÓ A DOMINGO RUBÍ

Por domingo 2 de septiembre de 2012 Sin Comentarios

Por Faustino López Osuna*

Cuando la leyenda se cruza con la historia, nace la epopeya, que es una serie de sucesos históricos. Al momento en que se da, en 1862, el triunfo histórico de Ignacio Zaragoza, en Puebla, contra el invasor francés, Sinaloa apenas cumplía 31 años de haberse constituído como Estado Libre y Soberano. En ningún otro momento de la nación brilló más su estrella, en la defensa de la soberanía y de la República, pues por circunstancias que sólo concurren una vez en la historia universal, de 1864 a 1875, durante once años seguidos, nuestro estado fue gobernado, venturosamente, por tres extraordinarios sinaloenses: Antonio Rosales (1864-1865), Domingo Rubí (1866-1871) y Eustaquio Buelna (1872-1875).

El primero, Rosales, cubrió el año inicial del malhadado imperio de Maximiliano (1864-1867). El segundo, Rubí, coincidió, en su primer año, con el último del austriaco y concluyó su gobierno un año antes del de la impredecible muerte de Don Benito Pablo Juárez García, Benito Juárez (1867-1872), tocándole al tercero, Buelna, inaugurar el primer año de su gobierno con el de la irreparable pérdida de éste, el inmortal indio de Guelatao, Benemérito de las Américas.

Tres gobiernos sinaloenses sucesivos, a los que tocó la consolidación del Estado Mexicano, para bien de la nación, de los cuales el más prolongado fue el del general Domingo Rubí.

En 1866, durante el primer año de su administración, el héroe de las batallas contra los franceses en las estribaciones de la sierra de Durango, Domingo Rubí, como Gobernador, encontrándose en El Verde, Concordia, donde estaba el Cuartel General del Ejército Mexicano que luchaba contra los franceses, con fecha 17 de abril, expidió un Decreto ordenando la elaboración de “una medalla para ser entregada a quienes estuvieron presentes en las célebres batallas contra los invasores y en donde la patria se cubrió de gloria”. Dicha medalla, por motivos de la guerra, no se mandó hacer y, en consecuencia, no fue entregada a sus merecedores. Transcurrieron 146 años de lamentable olvido, hasta que el actual Gobernador Constitucional del Estado de Sinaloa, licenciado Mario López Valdez, reparó la omisión histórica.

El pasado día 6 de mayo, como parte destacada de la conmemoración del 150 aniversario de la gloriosa Batalla de Puebla, en una luminosa ceremonia cívica celebrada en El Verde, en la que estuvieron presentes el profesor Eligio Medina Ríos, presidente municipal de Concordia, el doctor Juan Manuel Lerma Cruz, presidente municipal de Escuinapa y el doctor Francisco Frías Castro, secretario de Educación Pública y Cultura, entre otros importantes funcionarios, el licenciado Mario López Valdez, gobernador del Estado, hizo entrega de las primeras cuatro medallas alusivas a representantes de Escuinapa, El Verde, Concordia y Aguacaliente de Gárate, poblaciones del sur del Estado que, en grado heroico, aportaron con bravura su cuota de sacrificio combatiendo la intervención del imperio francés en nuestro suelo.

Ahí, el propio gobernador Mario López Valdez dio solemne lectura al Decreto incumplido del general Domingo Rubí, agregando: “La historia de Sinaloa guarda en su memoria que durante dos años, de 1864 a 1866, el sur del estado fue ocupado por escuadrones militares; buques de guerra franceses desembarcaron tropas en Mazatlán y una sección del mismo ejército nos invadió procedente de Durango, después de atravesar la Sierra Madre Occidental. Durante esos dos años, cortes marciales que sentenciaban a muerte, no dejaron de funcionar en los sitios ocupados por el invasor; innumerables pueblos fueron devastados, quemados y destruidos; sus habitantes masacrados, las mujeres violadas y algunos niños fusilados. Concordia, El Verde, Malpica, El Castillo, El Zopilote, El Favor, La Embocada, Copala, Pánuco, Mesillas, Aguacaliente de Gárate, Siqueros, El Recodo, Villaunión, Urías, Veranos, La Noria, El Quelite, Escuinapa, la Hacienda de El Tamarindo y especialmente San Pedro, en Navolato, fueron teatro de los acontecimientos más importantes de esta contienda bélica que al fin de cuentas ganamos los mexicanos”. De este modo, el gobernador Mario López Valdez, reivindicando nuestra historia, honró la memoria y la palabra oficial del gobernador Domingo Rubí.

El día anterior, 5 de mayo, en ceremonia celebrada ante el monumento al general Ignacio Zaragoza donada por el gobierno de Puebla a El Verde, el doctor Francisco Frías Castro, secretario de SEPyC, en representación del gobernador Mario López Valdez, acompañado del profesor Eligio Medina Ríos, presidente municipal, de los señores Regidores del H. Ayuntamiento de Concordia y del pueblo en general, pronunció emotivo discurso en conmemoración de la célebre batalla de Puebla, en la que se cubrieron de gloria las armas nacionales.

La hermosa medalla que pende de un listón tricolor y de la que aquí se hace reseña tiene, en el anverso, resaltado, con mayúsculas, en semicírculo, el nombre República Mexicana y al centro el águila republicana sobre una corona de olivo y, en el reverso, también en semicírculo y con mayúsculas, Brigadas Unidas de Sinaloa y, horizontalmente, la leyenda: “Por la Independencia se venció a los invasores franceses en los pueblos heroicos de Sinaloa en 1866”.

Bien por la historia de Concordia, de Sinaloa y de México.

*Economista y compositor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.