Nacional

TIJUANA Sus primeras manifestaciones culturales

Por domingo 13 de mayo de 2012 Sin Comentarios

El historiador José Gabriel Rivera Delgado ofrece una conferencia que abarca desde 1889 hasta la década de los años 30 del siglo XX. Menciona los actos cívicos, reuniones sociales, proyecciones cinematográficas, ópera, zarzuelas, fotografía, teatro y bailes que fueron parte de lo sucedido en aquella Tijuana de antaño.

 

Por Jaime Cháidez Bonilla*

Hubo una vez un lugar llamado Tijuana con apenas 100 habitantes, 7 perros y 5 gatos. Era 1889, hace 123 años. “Parecía un pueblo del Oeste Americano” coinciden en decir los historiadores. Ya para 1900 la población era de 350 personas y el bullicio era más que evidente en la avenida Olvera, hoy conocida mundialmente como avenida Revolución.

El historiador José Gabriel Rivera Delgado, coordinador del Archivo Histórico de Tijuana, impartió la conferencia titulada “Primeras manifestaciones culturales en Tijuana”, en las instalaciones de La Casa del Túnel: Art Center.

De sumo interés, durante hora y media el joven-veterano se apoyó en más de 150 imágenes que sirvieron para hacer mención de los primeros acontecimientos importantes relacionados con la cultura desde 1889 hasta la década de los años 30 del siglo XX. Carteles, fotografías, folletos y recortes de periódico fueron parte del material exhibido ante casi 30 personas que formaron parte de esta singular conferencia.

Rivera Delgado mostró en su conjunto, las diversas manifestaciones culturales y su vinculación con las festividades cívicas que los tijuanenses desarrollaban en ese lapso de tiempo. Puntualizó que las primeras expresiones culturales que se daban a finales del s. XIX y principios del s. XX, estaban vinculadas principalmente con las celebraciones de las Fiestas Patrias como se pueden ver en las postales antiguas de la calle Segunda y la avenida Revolución, en la que los comercios tenían sus banderas mexicanas en las partes más altas de los edificios como ejemplo de las celebraciones del mes patrio o bien las fotografías de los desfiles con carros alegóricos.

Conforme transcurría la exposición de información histórica los asistentes señalaban alguna incógnita o complementaban con algún dato. El historiador que en el noviembre de 2001 inauguró el Archivo Histórico de Tijuana, señaló que para la primera década del s. XX no había un espacio destinado para celebrar los desfiles, los bailes, los honores a la bandera, etc., como ya lo hubo para los años veinte con la creación del parque Teniente Guerrero. Comentó que para las Fiestas Patrias, se reunía una junta Pro Patria para la organización de las actividades, las cuales abarcaban el desfile de carros alegóricos, honores a la bandera, el canto al himno nacional, la presentación de la banda de guerra, etc.

Gabriel Rivera indicó que la década de los años 20 fue muy significativa pues Tijuana pasó de ser pueblo a ciudad, provocado por el aumento demográfico y la Ley Seca que en Estados Unidos prohibía el consumo de licor.

Las actividades se efectuaban en espacios como el Centro Mutualista de Zaragoza, Logia Masónica “Ignacio Zaragoza”, el Club Rotario de Tijuana, el Club Hebe, el Circulo Tijuanense, la Asociación Japonesa y otros organismos. Así como en el Parque Teniente Miguel Guerrero, la avenida Revolución, la calle Segunda y Constitución y en escuelas de la localidad como la Miguel F. Martínez y la Álvaro Obregón, “donde se podían apreciar lo mismo un concierto de música clásica, una opereta, zarzuela, obra de teatro, que una película de la época del cine mudo”.

Rivera Delgado “destacó que hubo otras instituciones educativas que proporcionaban clases particulares de idioma como inglés o francés, de canto, de música, de danza y mecánico automotriz”. De igual manera, refirió que se organizaban concursos de dibujo con temas ecológicos o para seleccionar a una estrella de la pantalla chica, o bien, veladas literarias, festivales artísticos, o conferencias sobre temas diversos para un público general.

Uno de los puntos que más llamaron la atención fue la relación que Tijuana ha tenido con las producciones cinematográficas. El conferencista comentó que en los años veinte Tijuana se convirtió en un espacio idóneo para filmar películas por empresas cinematográficas de Hollywood como The Champ (1931), In Caliente (1935) o por empresas locales como Contrabando (1931) y Juan Soldado (1938), por mencionar solo algunas. En otros rubros destacó la importancia de los medios de comunicación de la época para divulgar la literatura, la historia y el civismo a través de las páginas de los múltiples periódicos y revistas que se editaban en la región y en Tijuana como Minerva, Labor, Detective Internacional y La Frontera, entre otros.

Finalmente, Gabriel Rivera Delgado afirmó que todo ello demuestra que si bien en la avenida Revolución, el Hipódromo y Agua Caliente “se vivía una época vinculada con la ley seca y proliferación de tiendas de souvenir, casinos, cantinas, centros de prostitución, destilerías y demás, la población tijuanense manifiesta múltiples intereses en la cultura, a través de sus festividades, centros educativos y sociales así como los primeros medios de comunicación de la localidad ofertando eventos de corte cultural para la comunidad tijuanense en general”.

*Periodista cultural.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.