Local

El mercado Ramón Corral

Por domingo 13 de mayo de 2012 Sin Comentarios

Por Juan S. Avilés Ochoa*

En la edición del 29 de octubre de 1904, a través del editorial, José Sabás de la Mora insiste en la construcción del mercado Ramón Corral en la villa. Actualmente, el mercado se compone de una plazoleta enladrillada, dos carpas de material para tiendas de abarrotes, en una de ellas, un portal que apenas tendrá diez metros de largo y tres o cuatro metros de ancho.

Se propone que se expropien las dos carpas mencionadas y dejen dos callejones de seis metros, uno al norte y otro al sur; el mercado, aparte de las banquetas, tendría las siguientes dimensiones: de este a oeste 44 metros y de norte a sur 29 metros.

Las escuelas municipales de esta villa, después de quince días de abiertas las inscripciones, no ha llegado ni a cien alumnos en cada plantel, cuando la inscripción promedio debe ser de ciento sesenta alumnos, y los padrones respectivos arrojen cuatrocientos niños y niñas en edad escolar. Quizá esto se deba a la malaria que se ha desarrollado bastante en estos días.

El cuerpo de la policía, obedeciendo órdenes de la Prefectura, ha hecho advertencias a todos los padres de familia para que inscriban a sus hijos, por lo que ya es tiempo de aplicar las sanciones marcadas por la ley, ya que se ha detectado que varios niños y niñas están trabajando como sirvientes en casas particulares.

En la imprenta de José Sabás de la Mora se vendían las “Píldoras Nacionales”, medicina empleada para curar dicho mal, el tubo grande se vendía en $1.25 y el tubo chico en $0.50. A las personas de escasos recursos se les regalaban las píldoras, siempre y cuando fueran enviadas por suscriptores del periódico.

Durante la semana pasada se incendiaron diez jacales de los que ocupan los trabajadores de Retes Hermanos de Pericos, el cual fue sofocado a tiempo de prevenir daños mayores.

Pioquinto Ibarra se desempeñaba como dependiente de la Casa Delgado.

No habiendo aceptado la señorita Mora el empleo de primera ayudante de la Escuela Municipal de Niños de esta villa, ha sido nombrada la señorita María del Carmen Pozo, de Culiacán. Por enfermedad, así como por la rebaja de su sueldo, ha renunciado la señorita Felipa López, segunda ayudante del plantel de niñas. También renuncia, por la disminución del sueldo, Felipe López, primer ayudante de la Escuela de Varones. Ambos maestros desempeñaban satisfactoriamente sus puestos.

*Cronista de Mocorito.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.