DestacadosLocal

Reconocimiento insoslayable a la iniciativa social

Por domingo 8 de enero de 2012 Sin Comentarios

Por Javier Avilés Delgadillo*

El filósofo es un ser que busca los significados ocultos de las cosas. Su sabiduría se diferencia de la del historiador, del geólogo o del artista solamente en que es mayor el campo de su interés. El mundo como un todo, la vida en general y las causas y fines ocultos son objeto de su estudio. El ámbito de su curiosidad no reconoce límites. Recorre el panorama universal. Se pregunta acerca del origen y destino de las cosas en general…Trae a discusión todos los días conceptos tales como sustancia, espacio, causa, método, conocimiento, virtud, verdad, justicia y está firmemente persuadido de que el lenguaje abunda en palabras que hacen referencia a ideas, acerca de las que el común de la gente no tiene nociones claras. Él es intérprete de todas. De este modo su sabiduría –si la logra por completo- es la sabiduría suprema, dada su perspectiva universal. “El filósofo”, dijo Platón, “es espectador de todo tiempo y de toda existencia. (Véase: Duvan, Gran Enciclopedia del Mundo, t. 8, p. 747). No nos olvidemos de la filosofía poética de Sor Juana. Sin embargo, ya lo expresó un sabio conocido, “de lo que se trata no sólo es de interpretar al mundo, sino también de transformarlo”. Y en ese sentido, sea bienvenida toda aquella iniciativa surgida de la conciencia social que alguna vez adopta la comunidad empresarial. Buscar el alivio al gran desequilibrio social provocado por modelos económicos importados y adoptados del mundo “desarrollado”, se promueven acciones que benefician a los grupos en mayor grado de desventaja, esto es, los más vulnerables y pobres de la población. Así, grande es el esfuerzo por llevar un juguete a las niñas y a los niños más desvalidos de Sinaloa, a través programa “Juguetón” de TV Azteca Sinaloa, con el liderazgo a nivel nacional de Jorge Garralda y el gran apoyo de las familias sinaloenses. Este programa es un detonador de la conciencia social para ayudar a nuestra infancia más desprotegida. Cabe hacer mención que también el Grupo Cinemas del Pacífico, no se queda atrás, impulsando los mejores programas de promoción social a través de las pantallas de Citicinemas. Sin duda es también de reconocerse el gran impulso a los valores del bien común que mueve a casi todos los medios radiofónicos y de televisión, a nivel regional. En este segmento tienen cabida también los medios de difusión cultural. En la actualidad, en el Señorial Mocorito, con su renacimiento como la Atenas de Sinaloa, es ejemplar el desempeño de la Asociación civil, doctor José Ley Domínguez, que ha consolidado proyectos de difusión social, como el semanario cultural La Voz del Norte que cerró este año con su edición número 83. Esto es un ejemplo de iniciativa social de un gran valor, a nivel cultural para la región del Évora. Clara muestra de que México y Sinaloa ocupan y deben tener su lugar todas las iniciativas y proyectos encaminados a construir una sociedad más justa, saludable, segura y próspera. Es en este marco, donde los mejores propósitos unen al conjunto de los grupos sociales, proyectándose hacia un fin progresista, donde ya tiene lugar el juego social de la coyuntura político-electoral por alcanzar a ser representación de la sociedad en su conjunto, y se espera que nuestra Nación salga más fortalecida. No hay duda de que una sociedad con mayor madurez democrática logra consolidarse, siempre y cuando las pasiones políticas se encaucen con respeto y justicia para volverse un detonador insustituible de las mejores conciencias encaminadas en alcanzar el desarrollo productivo y sustentable de México. Es en este entorno donde la iniciativa social parece desbordarse, cuando son las empresas las que juegan un papel estratégico. Ya que es en su espacio donde no deben tener cabida las injusticias sociales, la transgresión legal ni la simulación o el desorden, que no llevan nunca a lograr los mejores objetivos. Por eso, el gran reconocimiento de este año, debe ser para todo aquel empresario que arriesga sus recursos para invertir en proyectos de beneficio social y que consoliden a México y su gran cultura. También la comunidad trabajadora de aquellas empresas que con su empeño y denodado esfuerzo moldean y construyen el cambio social con justicia, a través de los resultados que generan con su empleo productivo, con fe y esperanza, en la construcción de un México más digno y con una mejor distribución de la riqueza social generada, sin duda debe tener un reconocimiento insoslayable. Que todo sea mejor para todos, en este año del inicio del periodo del Sexto Sol, asociado al regreso de Kukulcán, en el calendario Haab de nuestra gran Civilización Maya. Bienvenido sea el nuevo paradigma.

*Licenciado en Administración Pública/UNAM.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Siguiente entrada