Nacional

Juan de Dios Bátiz, a 32 años de su muerte

Por domingo 5 de junio de 2011 Sin Comentarios

Por Faustino López Osuna*

Invitado por la dirección del Centro de Educación Continua, Unidad Mazatlán, del Instituto Politécnico Nacional, como parte de los festejos del 75 aniversario del propio Instituto, el día 20 de mayo participé con la charla “La influencia de Juan de Dios Bátiz en el IPN”, en un salón perfectamente equipado del mismo Centro, en el edificio federal, del puerto.

El tema lo dividí en dos partes: la semblanza histórica del ingeniero Juan de Dios Bátiz Paredes, su nombre completo, y el anecdotario del privilegiado trato que tuve, de 1960 a 1967, con el destacado revolucionario sinaloense, fundador, junto con una pléyade de pensadores, educadores y científicos mexicanos, del Politécnico, la más importante institución de educación pública de nivel superior del país, impulsado por el gobierno nacionalista del presidente Lázaro Cárdenas del Río.

En estos días de reiterados discursos sobre la pérdida de valores morales, es importante recordar a seres cuya existencia fue una lucha permanente por el bien de la nación, como lo fue el ingeniero Bátiz Paredes, nacido el 2 de abril de 1890 en Sataya, hoy de Bátiz, cuando tal población era parte de Culiacán, siendo sus padres don Juan de Dios Bátiz y doña Isabel Paredes.

Resulta imposible en un espacio tan breve resumir la brillante trayectoria del ingeniero Bátiz antes, durante y después de la Revolución, así como su desempeño profesional como ingeniero militar, su paso ejemplar en la política y su aporte a México como educador. A los 23 años de edad, en 1913, fue ascendido por el presidente Francisco I. Madero a Teniente Táctico de Artillería, luego Capitán Primero. En plena Revolución, pasó a Coronel en la cabellería, y se convirtió en jefe del Estado Mayor de la legendaria Brigada Buelna, alcanzando el grado de General. Tras la toma de Tepic por el ejército revolucionario, el ingeniero Bátiz fue nombrado Comandante Militar y Gobernador de Tepic. A la victoria de las fuerzas constitucionalistas contra el chacal Victoriano Huerta, se unió a Francisco Villa y su poderosa División del Norte, al lado del general Rafael Buelna Tenorio.

En la política tuvo, igualmente, una actuación destacada. Después de ser regidor del Cabildo de Culiacán, diputado al Congreso del Estado y tres veces diputado federal, en 1926, cuando contaba con 36 años, fue nombrado gobernador interino de Sinaloa, en sustitución de Alejandro R. Vega. Su gobierno construyó el Hospital Civil de Culiacán, la estación de Ferrocarril en Verdura, municipio de Sinaloa, y estableció en el Estado la jornada laboral de ocho horas.

A nivel federal, siendo presidente de la República el general Lázaro Cárdenas, el ingeniero Bátiz realiza su más grande sueño: la creación del Instituto Politécnico Nacional, inaugurado el primero de enero de 1936, cuando contaba con 46 años de edad, siendo designado primer director general del mismo. El 7 de octubre de 1977 el Senado de la República le otorgó la Medalla Belisario Domínguez. Dos años después, el 20 de mayo de 1979, cuando contaba con 89, el ingeniero Juan de Dios Bátiz Paredes, inmarcesible ejemplo como patriota de altos méritos, falleció en la ciudad de México, hace exactamente 32 años.

*Economista y compositor

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Impreso N° 54
Siguiente entrada