Local

La acrisolada honradez del general Macario Gaxiola

Por domingo 13 de marzo de 2011 8 Comentarios

Por Ricardo Mimiaga*

Macario Gaxiola Urías nació el 22 de febrero de 1887 en La Primavera, ranchería cercana a la actual ciu­dad de Angostura, entonces perteneciente al anti­guo distrito de Mocorito.

Sus padres fueron don Vicente Gaxiola y doña Jesús Urías. Cursó la instrucción primaria elemental hasta el cuarto grado en la única escuela de Angostura, en donde sus padres, como la mayoría de los habitantes de la región, se dedicaban en pe­queña escala a la agricultura y a la ganadería, actividades que ocuparon la mayor parte del tiempo del joven Macario hasta aproximadamente la edad de 25 años. Fue entonces cuando se levantó en armas para combatir a las fuerzas federales del general Victoriano Huerta -a mediados del año de 1913- junto a un puñado de compañeros originarios de la región de An­gostura, entre quienes figuraban Elías Mascareño, Jacinto Castro, Rosendo Godoy, Manuel Montoya, Gumersindo Ló­pez y Cándido Avilés Inzunza.

En 1909, el joven Macario Gaxiola militó en el movimiento político que lanzó como candidato independiente al licencia­do José Ferrel Félix, quien contendió por la gubernatura del estado, siendo el candidato oficial triunfador Diego Redo de la Vega. Asimismo, en esa etapa de su vida sobresalió como un simpatizante entusiasta de la candidatura de don Francisco I. Madero para la presidencia de la República. Después, Maca­rio aparece como jefe de escolta de Felipe Riveros, quien sería gobernador de Sinaloa durante el período maderista.

En la etapa revolucionaria del constitucionalismo, Gaxiola destacó como jefe del primer batallón en el Cuerpo del Ejérci­to Constitucionalista del Noroeste, comandado por el gene­ral sonorense Álvaro Obregón. Participó en numerosos com­bates y escaramuzas, distinguiéndose por su arrojo, valentía y sangre fría. En su hoja de servicios militares se registra su coparticipación en la toma de la plaza de Los Mochis, Sina­loa, el 5 de abril de 1913, y poco después resulta herido en una pierna y en un hombro durante el combate sostenido en el puerto de Topolobampo, cuando se intentaba desalojar a los soldados huertistas que dirigía el general Higinio Aguilar. Asimismo, tomó parte en los combates de Sinaloa de Leyva, San Blas, en la segunda toma de Culiacán y en la batalla de Mazatlán, acompañando al general Ramón F. Iturbe. Con el grado de coronel, Macario Gaxiola vio acción en la toma de Culiacán por parte del ejército constitucionalista, lograda el 14 de noviembre de 1913, tras cuatro días de fragorosos com­bates contra tropas federales. Posteriormente, comanda la expedición militar a la Baja California que partió del puerto de Mazatlán, la cual estaba gobernada por el coronel Esteban Cantú.

Al triunfo de la revolución constitucionalista, Gaxiola fue designado delegado a la Convención de Aguascalientes, la cual se reunió en octubre de 1914. Por esa circunstancia, fir­mó la histórica bandera nacional, al igual que otros ciento cin­cuenta y tantos generales revolucionarios, misma que fue en­tregada en custodia al general Antonio I. Villarreal como señal del compromiso asumido por los convencionistas de sostener como presidente provisional al general Eulalio Gutiérrez.

Luego del rompimiento entre los jefes revolucionarios Venustiano Carranza y Francisco Villa, Gaxiola se une a las caballerías de la División del Norte, al igual que los genera­les Rafael Buelna y Felipe Riveros. Tuvo como jefes a Juan M. Banderas y al general Manuel Medina Veytia hasta la derrota de los villistas en Celaya, Guanajuato.

En pleno declive de las fuerzas villistas, Gaxiola fue derro­tado por una columna de soldados carrancistas al mando de Marcelino Mascareño en las cercanías de Choix, el 5 de junio de 1915, y el 20 de ese mismo mes, al lado de Felipe Riveros tomó El Fuerte y días después la villa de Sinaloa. Después, en Bacamacari, Mocorito, las fuerzas comandadas por Gaxio­la fueron enfrentadas y derrotadas por tropas carrancistas al mando del mayor Gregorio Cuevas, quien a su vez recibía órdenes del general Ramón F. Iturbe, lo que determinó la di­solución de ese pequeño grupo villista en Sinaloa. Más tar­de, los restos del villismo en Sinaloa fueron aniquilados por la Brigada de Caballería y el Séptimo Regimiento del ejército carrancista, bajo las órdenes de los generales Jesús Madrigal y Enrique Estrada, en los combates del 5 y 6 de noviembre de 1915 sucedidos en Ocolome.

A raíz del desmembramiento de la legendaria División del Norte, Gaxiola en compañía de un grupo de amigos, en su mayoría angosturenses, huye hacia el territorio de los Es­tados Unidos, donde permanece algún tiempo. Retorna por vía marítima al puerto de Mazatlán para reintegrarse de in­mediato a las labores agrícolas y a la fruticultura. Más tarde, se distinguiría como dirigente agrícola en Culiacán y como promotor de la fundación de la Confederación de Asociacio­nes Agrícolas del Estado de Sinaloa (CAADES). Sin embargo, Macario Gaxiola volvería a tomar las armas al secundar el Plan de Agua Prieta en el año de 1920, con el cual pierde el poder Venustiano Carranza, militando bajo el mando del general Ángel Flores.

El general Macario Gaxiola fue gobernador constitucional del estado de Sinaloa del primero de enero de 1929 al 21 de di­ciembre de 1932. Apenas iniciada su administración guberna­mental sobrevino la revolución escobarista, emprendida por el general sinaloense Gonzalo Escobar, en la que se mantuvo leal al presidente de la República, licenciado Emilio Portes Gil y al general Plutarco Elías Calles, a la sazón Secretario de Guerra del gobierno federal. Gaxiola colaboró con la pacifica­ción en el estado de Sinaloa, lo que le valió una felici­tación de ambos.

En su des­empeño como gobernador del estado, Macario Gaxiola realizó una importante y ejemplar labor de reconstrucción de la economía local, impulsando ade­más la educación popular. En su mandato consti­tucional se desta­ca la colaboración con el gobierno federal en el deli­cado proceso del reparto agrario. Su legendaria honradez a toda prueba se destacó en el manejo pulcro de los fondos públicos. Se le recuerda de manera especial por ese extraño detalle que tenía de regresar a la caja de la tesorería del Estado el sobran­te de dinero que ejercía de la partida correspondiente a viáti­cos. Algo inaudito hoy, muy difícil de entender y aceptar por la mayoría de los políticos actuales que buscan el poder, no con afán de servir al pueblo, sino para enriquecerse a costillas del erario.

En las pocas ocasiones que pidió licencia el gobernador Gaxiola para ausentarse del estado, fue sustituido por el di­putado al Congreso del Estado de Sinaloa Emeterio Carlón, así como por el también diputado Jesús María Tarriba y por su colaborador Antonio Amézquita.

En su administración gubernamental figuró como secre­tario general de gobierno el licenciado Miguel Gaxiola y como tesorero Antonio Amézquita, quien después se convertiría en banquero en la ciudad de Culiacán. Posteriormente, el gene­ral Gaxiola fue director de la colonia penitenciaria de las Islas Marías, en donde actuando por ministerio de ley como juez del Registro Civil, le tocó la suerte de legalizar la unión ma­trimonial de la ex-religiosa Concepción Acevedo y de la Llata -mejor conocida como la Madre Conchita- con Carlos Castro Balda, ambos sentenciados por el primer intento de homici­dio en contra del general Álvaro Obregón.

El general Gaxiola gozó de la amistad de varios amigos entrañables entre ellos sus compañeros de armas: generales sinaloenses Ramón F. Iturbe y Ángel Flores, así como el mi­choacano Francisco J. Múgica.

Casi al término de su vida, Gaxiola resultó electo como senador de la República en el año de 1952, al igual que el ge­neral Jesús A. Celis Campos, siendo presidente de la Repúbli­ca Adolfo Ruiz Cortines, quien le dispensaba su confianza y respeto. Ingresó al senado el 15 de septiembre de ese año, y no habían transcurridos cinco meses después de haber pro­testado el cargo de elección cuando lo sorprendió la muerte en la ciudad de México el 21 de enero de 1953, sustituyéndolo como suplente el profesor cosalteco Jesús Gil Reátiga.

Al general Macario Gaxiola lo distinguieron su valor, su modestia rayana casi en humildad y una acrisolada honradez de la que dio muestras a lo largo de su vida. Asimismo, aún se le recuerda por haber consentido durante su administración gubernamental que le afectaran sus tierras que detentaba en El Limoncito, Navolato, a fin de ampliar el área de cultivo del ejido.

Por sus cualidades personales, méritos revolucionarios, brillante hoja de servicios militares y obras realizadas como titular del Poder Ejecutivo, por mayoría de votos, el pleno del Congreso del Estado de Sinaloa aprobó el 16 de febrero de 1984 el decreto número 29, disponiendo el traslado de los res­tos del general Macario Gaxiola del panteón civil a la Rotonda de los Hombres Ilustres de Sinaloa. El decreto fue publicado en el Periódico Oficial El Estado de Sinaloa Núm. 22, el 20 de febrero de 1984. En ceremonia realizada el día 22 del mismo mes, en ocasión de celebrarse los 97 años del nacimiento del militar angosturense, la rotonda recibió la urna que contenía los restos del ameritado militar.

Bibliografía

Autores varios, 50 sinaloenses ilustres, segunda edición, México, CREA, 1986, pp. 179-182.
FIGUEROA DÍAZ, José María, Los gobernadores de Sinaloa 1831-1996, cuarta edición, Culiacán, edición del autor, 1996.
UROZ, Antonio, Hombres y mujeres de México, México, edi­ción del autor, 1972, pp. 188-189.

*Abogado e historiador. 

Related Post

8 Comentarios

  • carlo dice:

    hombre y mujeres honrrados como esta persona necesita mexico para salir de la crisis en que nos tienen tantos politicos corruptos que hay en nuestros dias, que solo quieres ser funcionarios para hacerse ricos

  • Alejandro gaxiola dice:

    la verdad me encanto la biografia de macario gaxiola padre de mi abuelo Alejandro gaxiola
    me gustaria que colombia, conociera esta historia atraves de un docmental hecho por mi productora cinecolmex buscando una coproduccion en mexico.
    el apellido Gaxiola llego a colombia en el 2008 naciendo la primera niña de nombre isabella gaxiola, hija de Alejandro gaxiola tercero quien nacio en culiacan sinaloa, capital sinaloa, quien vive en colombia desde 2001 productor y director cinematografico. que espera un hijo que viene en camino de nombre Alejandro Gaxiola cuarto.

    yo creo que el General Macario Gaxiola que fue mas que eso, yo creo que fue un Heroe, recto, directo y honrado. De la revolucion mexicana digno de contar su historia y su vida personal, para history channel. en varias traducciones.

  • JSasa dice:

    Entonces debes ser el hijo del «chato» Gaxiola, de Guamúchil.

  • MACARIO GAXIOLA MARQUEZ dice:

    yo, soy Macario Gaxiola tercero hijo de Alejandro Gaxiola Ramos, saludos a toda la familia Gaxiola, por este medio.

  • María del Pilar Gaxiola garcia dice:

    María del Pilar Gaxiola Garcías
    Dice:13 de marzo de 2018
    Un cariñoso saludo para toda la familia Gaxiola , y toda la descendencia de mi Abuelo Macario Gaxiola Urias. Es un orgullo para todos nosotros llevar la sangre de un Angosturense Ilustre el cual supo ganarse el cariño y respeto de muchas personas.
    Espero con mucho cariño tener comunicación con todas aquellas personas las cuales les interese establecer una bonita relación familiar,mi número de teléfono es: 6691904319 , un caluroso saludo.

    • Patricia Gaxiola Sanchez dice:

      Hola, yo también soy sobrina nieta de Macario Gaxiola mi abuelo fue su primo hermano Jesus Gaxiola Camacho, mi nombre esPatricia Gaxiola Sanchez y les envío un fuerte abrazo a toda la familia que por lo que veo es muy grande

Deja un comentario para Krystal Ceceña Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.