Estatal

MARGARITO RIVAS PAYAN

Por lunes 15 de julio de 2019 Sin Comentarios

Teodoso Navidad Salazar

  • La Secretaría de Educación Publica debiera tener un canal de TV con un buen nivel en sus programas.
  • Los padres deben estar en constante comunicación con los hijos y sus maestros
En la sindicatura de San Benito Mocorito, nació el maestro Rivas Payán

Originario del Potrero de Los Gastélum, sindicatura de San Benito, Mocorito, nuestro entrevistado nació un 17 de diciembre de 1941. Sus padres fueron Inés Payán Espinoza y Guadalupe Rivas Gastelum. Sus hermanos son: Gertrudis, Guadalupe, Angelina, Angelina, Luz del Carmen e Inés Wilfredo. Siendo muy pequeño, su familia se trasladó al municipio de Angostura, de donde era originario su padre, en busca de mejores horizontes. Don Inés se dedicó a la agricultura y a la crianza de ganado, y su esposa a las labores propias del hogar. El niño Margarito cursó su educación primaria en escuelas de las comunidades de El Batallón, El Ébano y en la cabecera municipal (Angostura).

Mocorito, cuna de grandes educadores

Su padre aunque hombre de poca instrucción educativa, tuvo la seguridad de que sus hijos, sólo labrándose una carrera profesional, podrían aspirar a una vida mejor, así es que ¿quién mejor que él, que conocía las rudas labores del campo para  orientarlos a prepararse? De modo que al concluir sus estudios primarios, Margarito “abandonó” el hogar con las recomendaciones de su padre y los consejos de su señora madre, para empezar a construir su propio destino. Sus padres deseaban que estudiara para abogado, pero Margarito aspiraba a ser médico. Pero sus pretensiones de inscribirse en la escuela Prevocacional no se cumplieron por lo que se inscribió en la secundaria de la Escuela Normal, dirigida por la recordada maestra Emilia Obeso López. Tal vez la influencia de los maestros, señaló el maestro Rivas Payán, fue determinante para que se inclinara por el magisterio. Al evocar el tiempo de antes que aun aprisionan los recuerdos, Rivas payán, en aquella lejana entrevista, expresó:

Aquellos maestros asumían un doble papel; el de mentores y un trato casi paternal para con los alumnos. Imagínate a maestros como Reinaldo González, Merceditas González de Acosta, Inocencio Cervantes, Dora Josefina Ayala, Enrique Romero Jiménez, Emilia Obeso, Lucila Achoy Guzmán, Alfredo Ibarra Jumillas, Cesar Franco, Héctor Sotelo Barreda.

Uno se dejaba conducir y ellos te llevaban de una manera tan maravillosa, que cuando menos pensé, ya estaba frente a un grupo haciendo mis prácticas docentes.  ¡Fueron vivencias inolvidables¡”

Entre 1959 y 1964, nuestro personaje terminó sus estudios de secundaria y normal. Luego vendría el primer nombramiento, firmado por el profesor Margarito Gutiérrez, a la sazón Sub-director de Educación. Partió con emoción, junto con notros diez compañeros que la superioridad comisionó, para crear el turno vespertino en la Escuela Jaime Nunó de la ciudad de Guasave; de ese grupo el maestro Rivas recuerda a Jesús Arnulfo Lim Rivera, Oscar Ramírez, Santiago Ramos Salazar, Teresita Olivos, Guadalupe Zárate Duarte, Mercedes Lizárraga, siendo el supervisor escolar el profesor Daniel Carrillo Cruz. 

Recuerdo- comenta nuestro personaje- que el presidente municipal nos brindó una comida de bienvenida y mis compañeros quisieron que yo, diera las palabras de agradecimiento. Sentí que no iba a poder ordenar mis ideas, pero me hice fuerte y guardé la calma, recordé los consejos de mis maestros y  salí adelante.

 La gente de Guasave es maravillosa, los padres de familia nos invitaban a comer de manera constante a sus casas, nos entregaron la confianza para educar a sus hijos y lo demás ya quedó en nuestras manos. Aquella primera experiencia docente fue definitiva para consolidar mi vocación de servicio, en dos ciclos escolares de trabajo en el aula, la comunidad y el deporte. Organizábamos encuentros entre los niños de otras escuelas, entre maestros y hasta los mismos padres en plena camaradería con los maestros jugábamos partidos amistosos en los que no pocas veces se caldeaban los ánimos, porque había entre ambos bandos magníficos jugadores. No había duda no me había equivocado al elegir mi profesión, traté de cumplir al límite de mi capacidad y en consecuencia el inspector Carrillo Cruz me nombró maestro de un Centro de Cooperación Pedagógica, que organizábamos en Estación León Fonseca, sindicatura de ese municipio. Ahí aprendí de maestros que no estaban titulados pero tenían la práctica y conocimientos que nosotros no traíamos.

En 1967 nuestro entrevistado contrajo nupcias con María de la Luz Barraza López, que había sido su compañera en la normal y que también se desempeñaba como maestra. De ese matrimonio habría de procrearse a Inés Alberto, Eva Luz, Karina Margarita, esta última, fallecida cuando la vida empezaba a sonreírle y faltándole sólo un semestre para concluir su carrera de medicina; y una pequeña que muere de escasos días de nacida.

Al ciclo escolar siguiente la superioridad educativa dispuso que el maestro Rivas, pasara a prestar sus servicios a una escuela de la colonia 6 de Enero de la ciudad de Culiacán; posteriormente se le comisionó a la escuela Ramón F. Iturbe ubicada en la 9ª. Zona Militar de la capital del estado; ahí se establece por más de 18 años en el turno vespertino.

Poco después alternó clase en la primaria con la cátedra de Ciencias Naturales en la Escuela Normal de Sinaloa; con el tiempo la autoridad educativa le comisionó con tiempo completo a esta institución forjadora de docentes, donde también impartió materias de Desarrollo de la Comunidad, Historia y Geografía de Sinaloa.

Rivas Payán  ha sido desde siempre un hombre inquieto. Deseoso por superarse cursó la licenciatura de Biología en la Escuela Normal de Nayarit; asistió a talleres pedagógicos para las reforma educativas de 1972, participó en la capacitación de maestros para el manejo de los nuevos libros de educación primaria en diferentes municipios del estado. Para ello acudió a cursos y diplomados donde a su vez fue capacitado. Fue un alumno de magníficas calificaciones, estudió con empeño y logró no sólo impartir clase en la Escuela Normal de Sinaloa, sino en la Escuela Preparatoria Rafael Buelna de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en la Escuela Secundaria Técnica No.1; participó en la creación del nivel de secundarias en colegios particulares como fue el caso de una academia comercial en Guasave y el Niños Héroes en Culiacán, además fue fundador de la Escuela Secundaria del SNTE, en la Colonia Miguel Hidalgo.

Ha recibido diferentes reconocimientos entre los que destaca el habérsele impuesto su nombre a varias generaciones de maestros egresados de la Normal, diplomas otorgados por sociedades de padres de familia, alumnos y maestros, amén de la medalla al Mérito Magisterial Ignacio Manuel Altamirano.

A su juicio el maestro Margarito Rivas considera que como educador, cumplió; la mejor prueba está en los cientos de alumnos a los que les impartió clase, y en los que considera, contribuyó en su formación. Hoy como maestro jubilado, comparte sus actividades con otros maestros haciendo deportes y participando en competencias amistosas con otros compañeros de otros estados del país, disfruta el tiempo en familia y de las buenas lecturas.

Por lo anterior La Voz del Norte, órgano de divulgación cultural, rinde un justo reconocimiento en vida a Margarito Rivas Payán por su trayectoria como maestro al servicio de la educación y de la patria.

* La Promesa, Eldorado, Sinaloa, julio de 2019 sugerencias y comentarios a teodosonavidad@hotmail.com

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.