DestacadosNacional

La leyenda del Sumidero

Por domingo 24 de junio de 2012 Sin Comentarios

Por Sofía Mireles Gavito*

Según el investigador belga Jan de Vos, Premio Chiapas 1986 en Ciencias, quién falleció el pasado 24 de julio del 2011 en la Cd. de México, la historia del suicidio colectivo narrado en el escudo de Chiapas es una leyenda que falsifica lo que realmente pasó a los indios “chiapanecas”.

La leyenda nos dice que los chiapanecas lucharon valientemente contra los conquistadores españoles. Pero estos se impusieron pronto, debido a su preponderancia militar y gracias al apoyo que recibieron de varios pueblos enemigos de los chiapanecas. Ante el peligro de ser derrotados, los indios de Chiapa se retiraron al Cañón del Sumidero. En una peña que dominaba el río con su altura casi vertical, tenían ellos su capital. Después de una feroz batalla, esta ciudad cayó en manos de los conquistadores. Entonces, los sitiados en vez de rendirse, se arrojaron al precipicio. Muriendo en este suicidio colectivo, según la fuente colonial, más de 15,000 y nada más sobrevivieron 2,000. La batalla en el Sumidero fue eternizada en el blasón de armas que el Emperador Carlos V concedió en 1535 a la ciudad de San Cristóbal de los Llanos de Chiapa.

Jan de Vos después de estudiar distintos documentos recabados en el Archivo General de Indias, en Sevilla; en el Archivo General de Centroamérica, en Guatemala, y en el Archivo Diocesano de San Cristóbal de las Casas. Además de las crónicas de Bernal Díaz del Castillo, de Remesal, Herrera, de Dos Historias Modernas, el poema de Galileo Cruz Robles sobre la conquista de Chiapa, y documentos de la visión de los chiapanecas; llega a las siguientes conclusiones: primero, la antigua Chiapa de los Indios no era una ciudad fortificada, ni estaba situada dentro del Sumidero. Segundo, los chiapanecas no se levantaron en armas contra Diego de Mazariegos en 1528. Tercero, la batalla conmemorada en el escudo del Estado de Chiapas no fue en aquel año. Cuarto, los chiapanecas no se despeñaron heroica y colectivamente en las aguas del río Chiapa( hoy Grijalva).

Los responsables de la creación de la leyenda son los mismos indios chiapanecas.

Reduciendo la leyenda a sus proporciones históricas, los documentos revelan que existieron dos rebeliones sucesivas de los chiapanecas por los años de 1532-1534. Durante esos años, los chiapanecas vivieron efectivamente en el Sumidero y pelearon allí contra las tropas españolas. Son estas batallas las que conmemora el Escudo del Estado. En ellas, algunos rebeldes se despeñaron efectivamente en las aguas del río Grijalva.

El Escudo de Chiapas es la justificación de los vencedores, en la cual siempre estará a la mano algún santo poderoso, capaz de darles la victoria y un Dios justo, dispuesto a castigar a los adversarios. Así los dos leones que están representados en el escudo, el de la derecha simboliza obviamente la victoria militar española sobre los chiapanecas, arrimado como está a un castillo. Pero el león de la izquierda, arrimado a una palma verde con su fruta, está allí en memoria de la advocación del glorioso señor San Cristóbal; ya que este santo era el patrón de Chiapa de los españoles desde 1530 y era obvio que el conquistador Baltasar Guerra pusiera sus tropas bajo esta protección.

*Cronista de Tonalá.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.