Estatal

Rutas de Sinaloa: Ahome

Por domingo 22 de agosto de 2010 Sin Comentarios

Por Alejandra Avilés Gaxiola*

La palabra Ahome, según don Eustaquio Buelna, es un aztequismo que significa “dos aguas”, refiriéndose a la unión de las aguas dulces del Río Fuerte con las aguas sa­ladas de la Bahía de Santa María. También se ha señalado que su significado proviene de la voz cahita “haomeme”, cuya traduc­ción sería “donde corrió el hombre”.

La formación del espacio político-geográfico que ocupa el mu­nicipio de Ahome se inició con la entrada a la parte norte del esta­do del Capitán Francisco de Ibarra en 1564. Diversos historiadores concuerdan en señalar que la fundación del poblado de Ahome fue el 15 de agosto de 1605, fecha en que llegó a estas tierras el misionero Pérez de Ribas, quien expresó lo siguiente: “La nación Ahome y su principal pueblo, que es de 300 a 400 vecinos, tenía su asiento en una llanada cercada de arcabucos y bosques que le servían de fortaleza y refugio de los asaltos de sus enemigos. Dista cuatro leguas de la mar de California. Goza de lindos valles y terre­nos para sementeras y de algunas alamedas”.

En 1873, la municipalidad de Ahome formaba parte del dis­trito de El Fuerte. El 20 de diciembre de 1916, el gobernador y comandante militar del estado de Sinaloa, General Ángel Flores, con fundamento en la constitución local, erige en municipio libre a la directoría política de Ahome. Sin embargo, es hasta la Cons­titución de 1917 que toma su forma legal.

La cabecera del municipio es la ciudad de Los Mochis, cobija­da por los valles El Fuerte y El Carrizo, la cual está respaldada por una completa infraestructura de servicios y preparada para darle la bienvenida con lo mejor de su cosecha cultural y recreativa.

La Casa del Centenario, con estilo americano, es un pequeño museo que narra el curso de la historia mochitense hasta la dé­cada de los 50´s a través de fotos, mapas y prendas pertenecien­tes a los primeros colonos de la ciudad. Otra típica residencia de principios del siglo XX, es el Museo Regional del Valle del Fuerte, el cual alberga entre sus paredes diversas piezas arqueológicas y fotos que nos describen el desarrollo histórico de Los Mochis, y en general, del estado de Sinaloa. Al frente del Museo Regional y custodiada por el templo del Sagrado Corazón de Jesús, encontramos la Plazuela 27 de Septiembre, que cada domingo se con­vierte en un escenario cultural de exposiciones, música y danza.

Un significativo aporte a la recreación cultural lo constituyen el Teatro José Ángel Ferrusquilla con presentaciones de obras y eventos de calidad, y el recientemente inaugurado Centro de Innovación y Educación, que cuenta con salas de exposiciones culturales y una biblioteca virtual custodiadas por un hermoso edificio de arquitectura neoclásica.

Al pie del famoso Cerro de la Memoria, fiel testigo y partíci­pe de la historia mochitense, se encuentra la Casa de la Cultura “Prof. Conrado Espinoza”, que exhibe máscaras, accesorios e instrumentos musicales étnicos regionales y exposiciones artís­ticas. En la cima del mismo cerro, frente a la imagen de la Virgen del Valle, podemos encontrar un mirador que ofrece una vista panorámica de la ciudad.

El puerto de Topolobampo, pieza clave en el desarrollo del mu­nicipio, posee una completa y moderna infraestructura receptora de lujosos cruceros, su intensa actividad comercial, así como sus espectaculares bahías, islas y playas, lo han situado como uno de los principales puertos de altura en el país.

Entre matorrales y cactáceas se encuentra la isla de Patos, que hospeda cerca de un centenar de especies de aves nativas y migratorias. De la misma manera, la isla del Farallón se llena de vida con el incesante jugueteo de comunidades de lobos marinos que ahí habitan y es un excelente marco para bucear, snorkelear, observar aves y practicar la pesca deportiva de marlin, dorado, atún y otras especies.

La isla del Maviri, a 6 km. del puerto, es un estupendo des­tino de playa donde se preparan los más exquisitos platillos de la gastronomía local, como son el tradicional pescado zarandea­do, camarones al gusto, deliciosas jaibas y tostadas de ceviche. Otros lugares interesantes del municipio son la villa de Ahome, con su arquitectura neoclásica y huertos frutales; así como los centros ceremoniales mayo-yoreme en San Miguel Zapotitlán, La Florida y Ohuira.

¡Visita Ahome, un lugar para vivirlo!

Fuente: Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.