Nacional

EN NUEVE AÑOS PASAN MUCHAS COSAS

Por jueves 30 de mayo de 2019 Sin Comentarios

ALBERTO ÁNGEL EL CUERVO

Nueve años… Nueve años ininterrumpidos sacando adelante contra viento y marea este periódico que se ostenta, por derecho propio, de ser la única publicación totalmente dedicada a la cultura en nuestro México… Nueve años ininterrumpidos en esta necia intención de juglar llevando a todos los rincones posibles el discurso de todos los que por voluntad y amor a las letras, colaboramos en La Voz del Norte… No deja de sentirse una cierta nostalgia al contemplar los años idos a lo largo de este tiempo… Tantas cosas escritas… Tantos sueños forjados al amparo de la palabra… Cuando se escribe, siempre hay un compromiso y, desde luego, el sueño en cuanto al efecto, al impacto que tendrá lo que escribimos.

Por supuesto, toda esta larguísima etapa de La Voz del Norte, no hubiera sido posible sin la necia labor, la entregada labor de mi hermano Gato, Mario Arturo… Él ha sido el motor indiscutible para aglutinar a todos en esta bendita labor, en este oficio sin otra paga más que el saber que tenemos la posibilidad de hacer perenne la palabra escrita. En nueve años me ha tocado escribir lo mismo un artículo descriptivo de alguna exposición pictórica tanto en México como en el extranjero, o algún concierto en el que haya participado, así como escribir un cuento que, debo confesarlo, es lo que mayor gusto me motiva… La narrativa, que en la actualidad se empeñan en llamar ficción algunos editores, ha sido desde siempre mi gusto en la literatura tanto al leer como al escribir. Tal vez sea debido a que abrevé de grandes maestros como Juan Rulfo y José Revueltas entre otros. Desde luego, en mis colaboraciones se han hecho presentes esos gigantes de la literatura en castellano muchas veces… Y es que guardo muchas anécdotas que, en el proceso de enseñanza aprendizaje se fueron acumulando a lo largo de varios años de amistad con ellos.

Siempre he dicho que me ha tocado el privilegio de convivir con los grandes en todos los rubros del arte y es cierto… Tuve conciencia de ello al conocerlos y por esa razón disfrutaba tanto de la convivencia con mis Maestros… Curiosamente, alguna vez, ese enorme poeta tijuanense, mi querido amigo Raúl Rincón, me acusó de irreverente con el Maestro Rulfo… “¡Cómo que te presento a mi compa Rulfo, pinchi Cuervo, qué irreverente con el Maestro…!” “jajajaja, pues es que él mismo me pide que lo considere mi amigo y que así lo presente, Rinconete, no es falta de respeto…” “Pero no, está cabrón, cómo que mi compa Rulfo, ya ni jodes jajajajaja…” Jesús Raúl Rincón Meza… Uno de los motivos de la nostalgia que envuelve el corazón después de todos estos años en los que necesariamente se hace un recuento no solamente de lo escrito sino que se pasa lista de presente a los amigos… Cuántos otros se han ido adelantando… Cuántos más permanecen cuando parecía que terminaría su historia en este plano… La existencia es efímera, eso es definitivo… Efímera y frágil… Por eso la nostalgia… Por Raúl y muchos más como el también poeta Leopoldo Ayala… Ese maravilloso personaje con quien al amparo de un par de alipuses convivimos en aquella inovlidable cantina apestosa a todo, a toda clase de borracheras incluída la borrachera literaria junto con otros grandes amigos como José Luis Cuevas y Carlos Bracho… De aquel grupo que se reunía en el Salón Chapultepec, ahí en la calle de Bucareli casi frente a Gobernación, ya solamente quedamos mi querido, admirado y grandilocuente amigo Carlos Bracho y yo… De ahí la nostalgia… Por Raúl y su frase: “En Tijuana no termina México, en Tijuana comienza Latinoamérica…” Por Leopoldo y su inmortal poema “Yo Acuso…” poema que nos arrastra hasta aquel terrible dos de Octubre en el que todos pensábamos que al día siguiente se alzaba el pueblo en armas y… No pasó nada… Sólo se consignaba en los diarios unas rencillas entre algunos estudiantes revoltosos… Y la represión continuó para vergüenza de México… Nostalgia por José Luis y su inolvidable y divertidísima imitación de Octavio Paz en aquellas reuniones de cantina… Siempre me quedé con ganas de comentar con él lo referente a aquel llevado y traído mural efímero… Mi querido amigo Cuevas siempre buscó reflectores y eso era bien sabido… Pero prefiero quedarme con el recuerdo de aquella sopa de Lima que compartimos en casa de mi tía Neyva en la ciudad de Puebla después de haber compartido con los asistentes a aquella exposición donde tuve el honor de exponer en conjunto con el Maestro Cuevas.

La nostalgia se produce también, al recordar anécdotas mil con mi hermano Gato en nuestras andanzas MéxicoCuliacán-Guamúchil-Mocorito… Mocorito-GuamúchilCuliacán-México… y de cuándo en cuando a la esquina de latinoamérica en la mil veces heróica Tijuana… Hace mucho que murió el guerrillero, dijimos alguna vez en alguna charla… Pero también es cierto que los ideales permanecen más vivos que nunca aunque la estrategia se haya tenido que modificar… La letra escrita, es un arma muy útil… La letra escrita siempre ha sido temida por aquellos que en la conciencia llevan algún adeudo social… La letra escrita sigue por tanto, siendo una manera de levantar la voz contra lo injusto y la inconciencia… De ahí también la importancia de continuar con la labor incansable que entre todos los que colaboramos aquí, se ha llevado a cabo para sacar adelante esta publicación que es un foro libre, sin cortapisas en el que la creatividad a nivel individual es absolutamente respetada. Cabe señalar aquí, que el entusiasmo y el apoyo básico económico por parte del Ing. Carlos Antonio Sosa, ha sido de primera importancia. Ojalá que se logre entender que hay mucho más por conseguir, que el alcance de esta publicación puede ser muy grande y la huella que ya estamos dejando, ha sido de importancia en el ámbito de la cultura y el arte.

El Arte… ¿Para Qué…? Escribí en alguna de mis colaboraciones… Es cierto que a veces el camino parece desolador… Es cierto que a veces, un cierto sentimiento de fracaso, de derrota, nos envuelve en algún punto de la existencia… Pero también es cierto que cuando nos encontramos con la más mínima manifestación de impacto por medio de La Voz del Norte, esas fuerzas que por momentos parecen decaer, se renuevan y nos convencemos de que es muy importante seguir adelante con esta publicación por nueve años más… Y otros nueve… Y nueve más ad infinitum…

–Yo conozco su trabajo… Y me gusta mucho…

—¡Ah, muchas gracias, pues ahí andamos preparando un nuevo disco…!

—Me imagino, pero no le hablo de la música…

—¡Ah, se refiere a alguno de mis cuadros entonces…!

—No, yo soy seguidor de sus reportajes en La Voz Del Norte…

Confieso que esa declaración, que se dio por parte de una persona que había acudido a un concierto en la Ciudad de México, me resultó una muy grata sorpresa… Normalmente, la gente se me acerca para felicitarme por el concierto o tal o cual disco que escuchó, o algún programa de radio o televisión donde me escuchó… Perola verdad, no es común que alguien te felicite ex profeso por una colaboración literaria y menos en un periódico cultural, de tal manera que las palabras de aquel camarada fueron un bálsamo que infundió fuerzas al alma para continuar con esta labor auto impuesta en muchos de nosotros… Y no es esa la única vez que me hacen saber que nuestro trabajo literario es seguido por muchas personas… Las más de las veces, los comentarios llegan por medio de las llamadas redes sociales o bien por llamadas a mi programa de radio, lo que lo hace doblemente sorprendente al darme cuenta de que sí escuchan el programa y que sí leen La Voz Del Norte… Amores y desamores se han ido tejiendo en estos nueve años… Historias van e historias vienen como parte de la existencia… Esta existencia gris en todos los sentidos… El cielo hace mucho ya que dejó de ser azul para convertirse en un cielo gris sucio… La inconciencia de los humanos, muchas veces hace sentir vergüenza… El sentimiento apocalíptico de la época actual envuelve a todos en esa nube de temor que muchas veces, en vez de canalizarse hacia una actitud propositiva, les lleva a asumir conductas hedonistas mal entendidas y mal enfocadas en una irresponsabilidad que no solamente no ayuda sino que contribuye al deterioro de la “Tlali Nantli”, la madre tierra… De todo ello y más, estuvimos hablando en estos nueve años que se han pasado como un suspiro… Muchas felicidades a todos mis compañeros que tienen la fortuna de colaborar en La Voz Del Norte… Muchas felicidades y mi agradecimiento a todos aquellos que no aparecen pero que son responsables de que todo funcione para la publicación de este amado periódico… Gracias a todos aquellos que se nos adelantaron en el camino y que siguen presentes por su aportación a la cultura… Gracias eternas, hermano Mario Arturo, ese Gato incansable que continúa recorriendo caminos llevando como un auténtico corridista, las noticias bajo el brazo de un rincón a otro de la nación y motivando un bello sentir en los corazones de quienes colaboramos para hacer posible que siga esta publicación tocando las fibras de la conciencia y el alma de todos aquellos que tengan la fortuna de toparse con un ejemplar de La Voz Del Norte, periódico cultural que, curiosamente, se edita en Sinaloa, estado que ha sido acusado de violento y sin embargo, por iniciativa y patrocinio de Toño Sosa, cuenta con este órgano cultural informativo sin parangón. Un abrazo a todos, colaboradores y lectores… Vamos por otros nueve años… Y nueve más.

* Pintor, Interprete, Autor

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.