Estatal

HOMO PSICOLOGICUS IV

Por viernes 15 de diciembre de 2017 Sin Comentarios

CARLOS VARELA NÁJERA

Homero: Le puse un alto a ese negro (el Dr. Hibbert). ¿Cómo se le pudo ocurrir una de esas ridículas curas del New Age?
Lisa: no todas son ridículas.
Homero: ¡claro que sí, hijita!
Los Simpson, capítulo -Un espacio para LisaEl humanismo filosófico, es epistemológicamente distinto a las creencias humanistas que se viven con slogans en los centros terapéuticos, y pululan como pequeñas religiones, resaltando el éxito, la vida plena, felicidad, energías, manejan más energías que los centros de investigación atómica y nuclear, y sobre todo exageran en ser cariñositos… pero en los hechos son muy siniestros.
La justificación epistemológica, se juega alrededor del sostenimiento de un doctrinal de creencias cuyo referente es la New Age, y el núcleo problemático con el cual queman sus sesos, es saber a qué nivel estelar se encuentran con respecto a su era de acuario, que implicaría según sus estudios bíblicos científicos, el renacimiento de la conciencia y la regeneración espiritual espontanea, estos mitos cantinflescos que adornan su estado del arte se inscriben en talleres de crecimiento personal y espiritual produciendo pequeños cosmonautas que colonizaran con sus creencias esa susodicha era de acuario, e inundaran al mundo de gente positiva creando el nuevo eden adanezco, pero aquí en la tierra, sujetos conectados sinérgicamente unos con otros, habemus ángelus, la beatitud encarnada en los humanistas angelicales.
Para estar a tono con su era de acuario según el marco epistemológico que les dicta la astrología –era que durará según sus epistemólogos 2100 años– se hacen acompañar de amuletos que serían sus herramientas técnicas, analizando en su práctica el poder mágico de las pirámides y cómo se conectan estas con tus zonas mágicas corporales, atrayendo la energía universal con cuarzos de última generación incrustados con un tercer ojo como panóptico, por donde el espíritu santo los vigila. Para sacarse las malas vibras usarán imanes para que les chupe la mala energía, o energía negativa, “para no desentonar con sus creencias.
Centran estos “investigadores” de la energía universal el efecto de las emociones en nuestra mente, de ese modo colonizan las universidades aportando técnicas de autoestima y valores, para que “te valores más”, y con esos cursos pretenden producir una sociedad más sana, no importa la pobreza, ni los bajos salarios, todo se cura con cursos y talleres de emprendimiento y buenos tratos, siendo siempre empáticos, aunque sobra decir en los hechos, son más negros que la noche y no les importa mucho la calidad humana que dicen respetar, ni los derechos laborales.
Para el gran numero de aquéllos que abrazan esta doctrina religiosa en las universidades, no importan los títulos universitarios, sino ser auténtico, facilitador, da igual ser facilitador que doctor, no importan los estudios profesionales todos son la misma cosa, de ese modo existen gurús, que carecen de formación académica y científica, no por ello dejaran de disertar confencias y cursos de ángeles, donde la evidencia científica son los testimonios encuadrados en “sentí muy bonito”, la apapachoterapia, o la experiencia vivencial “el facilitador me abrazo muy fuerte y estuve llorando en sus brazos durante veinte minutos.

Lo anterior es la evidencia científica de esa práctica de gurú, muy elocuentes sus investigaciones basada en testimonios donde la conclusión es media hora de tomarse las manos para transmitirse energías y promover la hermandad y fraternidad, que se derrumben las corazas y las resistencias. Es importante entonces asumirnos cada vez más cartesianos, pero un cartesianismo subvertido por Lacan, en el cual pienso donde no soy, y soy donde no pienso, e iniciar un debate frente a la avalancha de pseudociencias, ya que el oscurantismo de la New age no es más que la entrada “libre” a despersonalizar al sujeto, haciéndole creer que todo se puede, sólo deposita tal cantidad de dinero para el curso en tal cuenta y serás totalmente feliz y humano, como si los humanos fuéramos extraterrestres.

*Doctor en educación, lic en Psicología

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.