Estatal

Tótem y tabú

Por lunes 15 de mayo de 2017 Sin Comentarios

totemPor: Carlos Varela Nájera

Articular de una cierta manera la contribución de Freud al mito fundamental del psicoanálisis no es en absoluto hacerla sospechosa, a partir de subrayar su origen, muy por el contrario. Se trata solamente de saber a dónde esto puede conducirnos (Jacques Lacan).

No hay sujeto que no inscriba en su cuerpo tótem y tabú, si bien es un texto clásico escrito en 1912- 13, es de una actualidad indiscutible, en tanto que describe el pensamiento mágico, que tiene tanto auge hoy en día, donde los discursos psicológicos, autoestimas, cursos de crecimiento, terapias de angeles, sanación, curación interestelar por constelaciones, buscan endiosar al sujeto y sus placeres, hay que decir de igual modo que los sexólogos hacen del falo su tótem, ni más ni menos Freudianos, pero con la excepción, Freud tenia estilo. Hacer de la sexualidad un tótem además de que es un jugoso negocio no deja de tener su lado viscoso, pues endiosarse con el priapismo es muy agotador a veces se paga con el cuerpo y el corazón, poniéndose el sujeto todo azúl.

En el tótem freudiano se hace alusión al parricidio, es necesario desembarazarse de algunos padres, antes de que las relaciones adquieran dimensiones incestuosas, se tiene que romper con esa filiación simbólica, claro son rompimientos necesarios que a algunos de los implicados no les va a gustar, pero son las formas más saludables de alcanzar cierta autonomía y hablo mas de padres e hijos, donde lo totémico despliega su escena, sin embargo en lo totémico Freud descubre que los lazos que se rompen con sangre, no desaparecen son lazos que se juegan de lo profano a lo sagrado pero sin poder escapar de ellos, ya que el lazo se mantiene y ante algunas situaciones donde el padre muere simbólicamente otra cosa más fuerte viene a su lugar, puede decirse incluso que Dios encarne al padre muerto pero con un poder absoluto, es decir, que del padre no podemos deshacernos, algunas veces resolvemos al padre encarnándolo.

La vida del sujeto siempre es totémica y ritual, viernes de antro sería la liturgia profana, la repetición incesante de lo mismo en los cuerpos para llegar a los placeres, con el froti froti, los domingos de misa donde Dios es un mito totémico que se repite hasta el vacio de la muerte, ahí donde Freud afirmaba que la razón última de la necesidad humana del estamento religioso, no era más que el desamparo infantil, y en este sentido los animales no tenían dioses a quien hincarle el diente como lo hacen los humanos en el nombre de Dios, ya… ve.

En tótem y tabú se escribe sobre magia, no para invitarnos a que tomemos un curso en esas artes, sino lo que antecede a la ciencia no es más que misticismo y magia, ya que no hace mucho tiempo querían transformar el hierro en oro dando paso de la alquimia a la química. Si para Freud todo neurótico se comporta de manera totémica, es difícil escapar de esta maldición freudiana, sólo negando su existencia como lo hace el pensamiento ingenuo y mágico que al apostar totémicamente a la razón hacen de ésta su pequeña religión, entonces racionalismo y cristianismo tienen su propia deidad, uno el pensamiento mágico, y otro no menos incrédulo afianzado en el pensamiento racional que hay que decirlo está determinado por lo inconsciente totémico, volvemos a lo mismo.

El tabú por otro lado, también se encarna en el cuerpo, observamos en esta carrera por mantenernos con vida, para ello se hace un sacrificio, queremos comer solamente sano, pasamos de la comida a secas, hacia lo orgánico, comida sana todo lo demás, se convertirá en tabú, que nos puede enfermar, pasamos a la ley de la prohibición, que difícil es escapar de tótem y tabú, de la comida sagrada al festín profano, de la semana común a la semana santa, donde el sujeto para mantenerse sano quiere comer alimentos caídos del cielo como el mana en semana santa, después de lavarse los pies, en el ritual cristiano, se pasa a enlodarse los pies con el sacrificio de los crucificados, entregando victimas en el ritual de crucifixión y entonces…Tótem y tabú de Sigmund Freud habría que leerlo.

* Licenciado en Psicología y Doctor en Educación

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.