Editorial

Un siglo de la Constitución

Por miércoles 15 de febrero de 2017 Sin Comentarios

Un siglo de la Constitución

El cinco de febrero de 1917, se promulgó la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,por lo tanto, la celebración por el siglo de su existencia recorrió el país desde su ciudad natal, Querétaro (hoy Santiago,) donde se llevó a cabo el acto – principal- oficial en el Teatro de la República, hasta los poblaciones de las montañas, centros urbanos, de las costas, ciudades fronterizas, megalópolis, pueblos y ciudades de todos los rincones de la patria. La fecha cívica permitió recuperar la memoria de un instrumento fundamental de la historia del México contemporáneo. El tema de la vigencia y permanencia de nuestra Carta Magna nos permite entender que las más de 600 reformas, a los 136 artículos, donde se plasmaron las ideas de los constituyentes dejaron muy poco del documento original, de la cual sólo a 22 no se han reformado” ¡Claro ¡ hay voces que señalan que las reformas son precisamente la muestra clara de su vigencia; por su parte la voz popular exige el respeto irrestricto de sus ordenamientos por parte de gobernantes y ciudadanos de sus ordenamientos. Juristas respetables han expresado la necesidad de una nueva Constitución, del lado opuesto, este editorialista ha escuchado de distintos jurisconsultos su oposición a una nueva, entre otras razones por la tarea colosal que representa crear un nuevo andamiaje jurídico en el Derecho Penal/ Civil/ mexicano, tal y tal… con una nueva Ley Suprema;sin embargo ahí está la exigencia de la masa y la opinión del doctor y erudito de la Constitución Mexicana: Elisur Arteaga Nava, “quien se opone a la creación de una nueva; para él basta que se aplique honestamente para que en buena parte funcione, eliminando lo que inexpertos en derecho le han metido”, 1

Cien años cumplió la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, un cimiento de la identidad nacional. Honrarla, respetarla, aplicarla en bien de los mexicanos- no de unos cuantos- sigue siendo su destino y su razón de existencia. Así celebramos su cumpleaños.

Tzvetan Todorov, 1938, Sofía, Bulgaria/ 7 de febrero de 2017, París, Francia.

“Ser civilizado no significa no haber cursado estudios superiores o haber leído muchos libros, o poseer una gran sabiduría. Significa ser capaz de reconocer plenamente la humanidad de los otros, aunque tengan rostros y hábitos diferentes a los nuestros”. T. Z.

El final del historiador, ensayista, filosofo, crítico búlgaro / francés en estos tiempos de color incierto, deja un hueco que llenar, la mejor forma de despedirlo es recordando su discurso de recepción del Premio Príncipe de Asturias 2008 “El extranjero no sólo es el otro; nosotros mismos lo fuimos o lo seremos ayer, hoy, mañana, al albur de un destino incierto, cada uno de nosotros es un extranjero en potencia”. 1.-Jorge Carrasco Araizaga. Proceso 5/2/2017

Juan Cervera Sanchis

EL JARDINERO

Aquel viejo jardinero cultivaba embelesado el jardín de su memoria;

cultivaba y recordaba sus deliquios con las rosas,

con las dalias soñadoras, las suspirantes violetas y las tímidas magnolias.

Aquel viejo jardinero jamás nunca estaba a solas,

pues su mente era un jardín en flor de vivas historias,

con corazón de ola y playa y alma azul de gaviota.

Aquel jardinero viejo seguía guardando las horas

en el reloj de bolsillo que le regaló una loca

una noche de verano ebria de estrellas remotas.

Aquel viejo jardinero conversaba con su sombra

y escribía versos de agua en el aire y en las hojas

de los árboles dormidos y en las nubes ilusorias.

Cultivaba embelesado, y absorto en su vida absorta,

huellas perdidas y gritos de voces ciegas e ignotas.

Cuentan que un día le robaron el farol de su memoria

y que desde entonces vaga, mudo, sin pena ni gloria,

como un muñeco de trapo,

sin una muñeca rota que en silencio lo consuele y llore con él a solas.

* Poeta y periodista andaluz

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.