Estatal

Leopoldo Sánchez Celis en la memoria de los sinaloenses.

Por miércoles 30 de noviembre de 2016 Sin Comentarios

Por: Gilberto J. López Alanís

LeopoldoTengo la firme convicción de que los gobernadores de Sinaloa- todos- son patrimonio cultural de su pueblo; escrutada su actuación y evidenciada su obra material en la memoria política de la entidad quedan recuerdos, afectos, malestares, odios, sinsabores, agradecimientos, anécdotas, despojos y grupos favorecidos, en fin quedan rasgos de vida. En efecto, estas evidencias de vitalidad cargadas de emociones, nos marcan y definen como participes, o simples espectadores de las sucesivas administraciones públicas que han dado sustancia a los estilos de gobernar.
Para estas notas, leo y oigo los testimonios de algunos sinaloenses que conocieron a don Leopoldo Sánchez Célis (1916-1989); unos en su etapa de formación y los demás en su actuación política. “Fue un niño candoroso, lo vistieron de Santo Niño de Atocha”, rememoró su hermana Dolores, para luego afirmar que “nació para político, ya que desde que tenía tres años de edad maniobraba en el seno familiar… mi papá nunca le puso la mano encima y a todos los demás sí. Desde pequeño tuvo mucha mano izquierda”.

La misma Dolores, los definió como un niño concentrado, ávido lector que llegó al extremo de quedarse dormido en una biblioteca pública a altas horas de la noche leyendo a Pinocho, ante la alarma de la familia que lo creyeron extraviado, esto cuando la familia vivió en Tepic, Nayarit. Don Germán Rosas que fue su amigo y colaborador afirmó que lo conoció en 1932 en el seno del Colegio Civil “Rosales”, atareado en la concepción de las reformas que debían adoptarse en el seno de aquella institución educativa.
Tomás Romanillo Rodrigo de larga tradición política en el norte del estado, lo conoció en Choix en 1940, cuando don Leopoldo recorrió el territorio sinaloense fundando los comités del sector popular de la naciente CNOP en los municipios; Don Tomás rememoró: “Cuando llegó un camión de pasajeros a Choix, tuve el cuidado de observar a las personas que llegaban y me di cuenta de un joven de buena apariencia, bien vestido, a quien me acerqué para saludarlo, con el objeto de tratar conversación; mostraba una mirada penetrante, pero en su hablar manifestaba amistad y actitud de diálogo, era cordial y de buena conversación, respetuosa y de altura a pesar de su juventud”.

Más avanzada la entrevista el Machi afirmó: “Siempre se preocupó por servirles a todos los sinaloenses… se levantaba con una sonrisa muy particular. Como estás? me da mucho gusto saludarte y luego, luego la expresión muy peculiar del hombre limpio y bueno-en que te puedo servir”. Recurro a otro testimonio, el de Genaro Valentín López Alanís, por sus interesantes referencias a un gobernador que estuvo cerca de los jóvenes estudiantes en sus diversas facetas, ya fuera como funcionario solidario en la formación profesional de los sinaloenses a través de la Casa del Estudiante ubicada en la colonia Santa María la Ribera de la ciudad de México que la apoyó generosamente o ante situaciones derivadas de la participación de los sinaloense en sus luchas juveniles de carácter político, tales como las del Movimiento Estudiantil-Popular de 1968, que se iniciaron en el seno de la Vocacional de Ciencias Sociales del Instituto Politécnico Nacional.

En este testimonio, Genaro valida el actuar de Leopoldo Sánchez Celis como gobernador de los sinaloenses radicados en el Distrito Federal, lo reconoce como tal y destaca su mediación ante posibles soluciones derivadas de la insurgencia juvenil. El dirigente estudiantil miembro del Consejo Nacional de Huelga del Movimiento del 68, valora la actitud de Sánchez Celis en la línea moderada propiciadora del diálogo, entre autoridades y los estudiantes y la circunstancia de enfrentar a diversos grupos políticos en pugna en la sucesión presidencial del momento. Ante el peligro de la represión física contaron con su apoyo y resguardo en Sinaloa por un tiempo prudente, saliendo al frente el Gobernador ante los reclamos de las autoridades federales por llevárselos a la ciudad de México. Genaro Valentín rememoró también la formación política de Leopoldo Sánchez Celis en la Confederación de Jóvenes Mexicanos (CJM) y su apertura para entender las nuevas formas de actuación política, en las que se implicaron sus hijos Leopoldo y Jaime. “Como Gobernador nos apoyó y después nos cuidó”. Genaro reafirmó su convicción de luchador social por la democracia en 1968; “Nosotros no fuimos perdedores, para nosotros el Movimiento Estudiantil de 1968 fue un éxito; y lo fue por el cambio que se dio en el país desde ese tiempo hasta nuestros días. De hecho fuimos los promotores del cambio”. Estas notas las dedico a Leopoldo, Jaime y Lourdes Sánchez Duarte, por su afecto a Genaro Valentín que definió su vida en una lucha gestada en los sueños políticos de Don Leopoldo pero en otra trinchera y en otro tiempo; existió continuidad generacional en la idea de transformar la realidad política, con la bandera de la Justicia Social en beneficio del pueblo sinaloense.

Las brumas políticas tienden a disiparse, las imágenes adquieren nitidez y crudeza, en el caso de Don Leopoldo Sánchez Celis, el balance es positivo, el detalle de su actuación lo afirma como uno de los gobernadores sinaloenses de fuerte presencia en el imaginario político de los sinaloense y su actuación con respecto a la Universidad de Sinaloa, afianzada como autónoma por su decisión visionaria, le confieren un lugar en el Salón de la Memoria Universitaria que estamos construyendo.

* Director Archivo Histórico del Estado de Sinaloa

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.