DestacadosNacional

NARRACIONES SALADAS Leyendas Sudcalifornianas DE: Mirza Martínez/Perro Negro Ed: Instituto Sudcaliforniano de Cultura.2015.

Por sábado 30 de abril de 2016 Sin Comentarios

Por: Miguel Ángel Avilés

La lectura es imaginación. El dibujo es la fotografía inventada. La imaginación es la tinta de un libro grafico que, a través del dibujo, te cuenta como si te platicara.

Leo y veo sin leer, pero cada página me cuenta un momento de cada leyenda. Veo y leo Narraciones Saladas, Leyendas Sudcalifornianas contadas a cuatro manos por Mirza Martínez, y Rafael Martínez con su tag de Perro Negro, los dos autores de esta edición.

_Así lo llamaron
_El dador de vida

Esta edición, sin embargo, no es sino la epifanía en carne y texto de lo ya escrito por seres de otras décadas que, a fuerza de contar, bosquejaron con sus letras fantásticas historias escuchadas, inventadas, trasgredidas, alteradas, corregidas, hilvanadas, arrancadas, rescatadas de una voz popular de ocasión o persistente que avanza como como una hojarasca de boca en boca, de tiempo en tiempo, y se eleva en remolina para extenderse hasta cada oído y hasta cada memoria que la guarda para sí o para compartirla en una noche, o en un día de campo, o a la orilla de la playa como si develara el telón de la imaginación y cada leyenda adquiriera carta de naturalización en ese lugar, en ese espacio, en esa demarcación que la atesorara como una leyenda propia e incansable que se seguirá contando por unos y la recuperaran otros para escribirlas como un diario fantástico de una ciudad que hará suyos a esos lémures tan oriundos y arraigados como el más terrenal de los que habitan ese mundano crisol de fantasía y realidad que terminan por ser una y la misma cosa a la hora de saber quién narra y quien vive como una criatura de quien lo pario narrando.

NO NECESITABAN NAVES NI BESTIAS
NO PARA ESTA OCASION

Lo que contiene este libro puede ser primicia o reivindicación, según se vea. Puede ser la vuelta en el ayer de lo que escribieron otros, o el pase de lista de lo que, de un tiempo a la fecha, cristaliza en la baja sur, gracias a esta generación que nos quiere contar su visión del mundo en trazos.

EL NIÑO NO PODIA CREER LO QUE VEIA

Lo advierte el prólogo: en Narraciones Saladas se inspira en leyendas tradicionales y relatos sudcalifornianos de autores como Leonardo Reyes Silva, Manuel Torre Iglesias y Rogelio Olachea.

ESE ES MI BARCO

SE LLAMA CROWWELL

Pero luego va uno al Índice y la pantalla de historias se despliega en muchas mas como resonancia de los relatos que fueron su inspiración : La chica del Mangle, Las Calafias, La Animita del Camino Real, El Cerro de la Calavera, El hotel California, Las Ciruelas del Mogote ,por agarrar al vuelo las mas distintivas y emblemáticas de estas regiones.

COMO AUTOTOMATAS ENVOLVIERON SU CUERPO EN CUERO
Y LA CARGARON HACIA EL MONTE

No hay color ni sepia, por referirnos a la identidad visual de antaño y más reciente. Más bien es una programación en blanco y negro como las televisiones de antes pero con la misma efectividad atrayente que eran y han sido los comics y las historietas, en el planeta y específicamente en México, donde su influencia fue determinante en una época determinada para la afición y placer por la lectura.

AQUELLA NOCHE HABIA SALIDO A DIVERTIRSE
A UNA FIESTA A TODOS SANTOS
DONDE LE PRESENTARON A UNA MUJER AMERICANA

Esta magia ahora se sudcaliforniza con estas Narraciones Saladas que La Mirza y El Rafa (para tutearlos muy paceñamente) aportan con su peculiar estilo y se graban no sólo en este libro, sino en el registro memorial de quien haga el conteo de aportes literarios en estos lares.

RODEADO POR MANGLES
OCULTABA MUCHOS MISTERIOS EN SU INTERIOR

Recorramos como lector cada hoja, así cual si anduviéramos mirujiando una pintura rupestre de San Franscisquito que también te está contando algo. Ponle cuidado como una selección de grafitis que dos venturoso jóvenes pintan en estas bardas de papel para marcar su territorio.

HACE TIEMPO DOS TRIBUS…

Empieza a leerlas con disfrute como no queriendo. Sé que en un dos por tres, llegarás al colofón sin darte cuenta. Después de eso y de algún modo, tú también serás leyenda.

QUIZA BAJO LA LUNA, AHÍ DONDE SE UNEN EL MAR Y LOS DESIERTOS.

* Abogado y premio del libro en Sonora

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.