DestacadosEstatal

FESTIVAL “ValorArte” DE ESCUINAPA SINALOA

Por jueves 31 de marzo de 2016 Sin Comentarios

Por: Nicolás Avilés González

ESCUINAPAEra febrero en Sinaloa, mes donde el ambiente es generoso, a pesar de que ser invierno no hay calo pero tampoco frío, simplemente el clima es delicioso. Desde temprano nos dirigimos al municipio que está más al sur del Estado, colindando con Nayarit.

El motivo encontrarnos con nuestro amigo, Mario Arturo Ramos, editor de La Voz del Norte, periódico de la Atenas de Sinaloa, Mocorito. El objetivo llevar nuestro vocero a la juventud de este municipio especializado en el cultivo de mango y en la pesca de camarón.

Divulgar a este mensajero de la cultura, de las ideas emanadas por sus colaboradores en su modalidad de las letras, mismo que iniciara su camino hace ya un siglo en la tierra del General Rafael Buelna Tenorio el “Granito de oro” materializado por un culto, profesor llegado de Jalisco llamado José Sabás de la Mora, acompañado por una pléyade de hombres de letras como el bardo y doctor Enrique González Martínez, conocido nacional e internacionalmente por algunas poesías que entre sus más conocidas son “Tuércele el cuello al cisne” y “Que pienso de la vida” entre otras muchas.

Además otro de la tierra de los Once Ríos, originario de Villa Unión, Mazatlán, Sixto Osuna, poeta, hombre de letras, contemporáneo de otro ilustre sinaloense Gilberto Owen, que tanto orgullo y realce le dio a El Rosario y a Sinaloa. Además del más destacado pedagogo, fundador de escuelas en nuestro estado; Don Eustaquio Buelna. Éste selecto grupo de intelectuales materializaron el proyecto que Mario llevaba entre sus manos. Hoy hacía presencia en estas tierras costeras este rotativo cultural que nació por allá en la primera década del siglo XX y por motivos del inicio de la revolución mexicana dejó de publicarse.

Mario nos esperaría en la Perla camaronera, municipio de Escuinapa, que desde hace ya 100 años se separó de El Rosario, la tierra de la gran Lola Beltrán, Pedro de Villavicencio que haciendo honor a su nombre de “Ciudad Asilo” acogiera durante su temprana infancia a Pedro Infante y a su familia antes que migraran hacia Guamúchil, Sinaloa.

Allá estaría sin pretexto alguno cumpliendo con su pasión de divulgar, de regalar, de llevar las letras, quizá su meta es llevarlas a todos; ya que es un convencido de que la cultura es la única manera, la
más apropiada y barata de combatir, reducir y de ser posible erradicar la violencia de una vez y para siempre de la faz de nuestra tierra, como lo han intentado países como Suecia, Finlandia que casi han eliminado este flagelo producto del trabajo educativo, para entender al prójimo como un hermano muy querido. Esto es un producto de la gran culturización de los países del norte de Europa. La Voz del Norte y los que colaboramos deseamos lo mismo para México y el mundo entero.

El poeta lo sabe y lo sabe bien, es por eso que sus fuerzas físicas y mentales van encaminadas en este sentido. Produciendo y materializando ideas, recogiendo la de los otros, los colaboradores de este acierto que es la Voz del Norte, que resurge del olvido de un siglo, después que su fundador Sabás de la Mora fuera fusilado en el sitio de Culiacán con lo que se acalló su voz. Cien años después un grupo de mocoritenses encabezados acertadamente por el ingeniero Antonio Sosa Valencia la retoman y le dan vida de nuevo, ahora resurge cada quince días para beneplácito de los que la amamos.

Además de la producción del diario, el director editorial colabora plasmando algunas de sus vivencias, de su poesía, textos de canciones populares y sapiencia que ha acumulado a través de sus años y seguramente de la lectura; en sus colaboraciones nos comparte sucultura, pero este día 22 de febrero estaba cumpliendo con otras de sus múltiples aristas, la divulgación.

La presentación del periódico “La voz del norte” sería en el marco de la tercera versión del festival cultural “ValorArte” instituido por el H. Ayuntamiento de Escuinapa, mismo que se compone de diferentes expresiones como danza, pintura, música, conferencias sobre temas diversos que son presentados en la Casa de la Cultura Severiano Moreno de ese municipio, cuna del escritor Dámaso Murúa y lugar de adopción del músico y compositor Severiano Moreno y tierra de los tamales barbones.

Mario Arturo ya estaba acompañado con un gran legajo de ejemplares bajo el brazo para regalarlos entre los asistentes a la charla/conferencia.

El objetivo ponerlos en manos de muchas personas, de que llegara a este municipio y de que se extendiera su presencia en esas tierras. Además de los ejemplares se hacía acompañar de su amigo, hombre de música y letras del estado de Sinaloa; Faustino López Osuna, que entre muchas melodías le recordó durante su intervención al auditorio de la existencia de una canción denominada “El Escuinapense” que él mismo le regalara a esta tierra camaronera, quien además recientemente fue galardonado por ser el autor del Himno a Sinaloa.

Esa mañana también estaba mi esposa Laura Elena Salazar y quien esto escribe. Estábamos con ellos, a invitación expresa el autor de “Hasta que vuelvas”, misma que interpretara de manera magistral Gualberto Castro y de “Libre como gaviota” interpretada por Manoella Torres y del poemario “Los rincones de la sed” entre muchas; no dudamos ni tantito en acompañarlo, no podíamos perdernos ese manjar que representa escucharlo abordar sobre música, poesía, historia, política y muchas más que se suceden como cascada de sapiencia del arcón que tiene para regalarnos.

Además que el otro tanto lo pone Faustino. Realmente era pecado no estar con ellos.

La casa de la cultura nos cobijó esa mañana, lo que desconocía era que Mario Arturo quería que subiera al presídium, que fuera parte de la presentación de la Voz del Norte en ese recinto, me lo pidió y así lo hice.

Después de que nos presentó el maestro de ceremonias, el poeta se dirigió al público de manera serena, convincente, relatándoles todo sobre nuestro vehículo de cultura, anunciando que de ahí en lo sucesivo les llegarían ejemplares para los amantes a la lectura.

Hizo el compromiso de enviarlo cada quincena a la casa de la cultura para su divulgación. Acto seguido, Faustino puntualizó de manera reiterativa el por qué leer y el por qué recibir con beneplácito ese documento. Enseguida en mi participación reiteré lo dicho por ambos oradores que me antecedieron con lo que se cierra el acto.

Para luego recibir de manos del Presidente municipal licenciado Bonifacio Bustamante Hernández, un reconocimiento. Después Laura, Faustino y yo disfrutamos de los productos del mar que resultaron deliciosos.

Mario no nos acompañó al restaurant, le urgía llegar a la ciudad de los palacios donde tiene su domicilio actualmente, ya que alguna vez lo tuvo en la colonial Querétaro, hermosa ciudad del corazón de México que lo vio nacer para beneplácito de muchos. Pronto abordó un camión mochila e ilusiones al hombro en espera de un mundo mejor y se marchó como dice en la explicación de su poemario; “cuando cumplí nueve diciembres, una pelea de box entre el Toluco López y Danny Kid, “El batallador filipino”, en la Arena México de la capital del país, me llevó a transitar por la carretera que cruza las fronteras de mi pueblo natal y comenzaron los viajes todavía no sé si son la huida o el placer”.

Medico y autor

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.