Nacional

Los grandes hoteles que se fueron por la autopista

Por martes 15 de marzo de 2016 Sin Comentarios

Por: Carlos Lavin Figueroa

De los años treinta a los sesenta, Cuernavaca fue sede de grandes hoteles, algunos elegantes y fastuosos, otros campestres y populares. Era muy concurrida tanto por su cercanía con la gran ciudad como por la proliferación del automóvil, fue una época de auge.

Cien años atrás, había mesones con grandes corredores y caballerizas, mesones que eran ocupados por comerciantes y dueños de recuas de mulas para transporte de cargamentos. El principal era el Mesón de Robles en calle Hidalgo con Galeana, donde se hospedó el Benemérito de la Patria Juan N. Álvarez –mi tatarabuelo-cuando en Cuernavaca tomó protesta como presidente de México, y Cuernavaca fue capital de la República. Ese mesón también dio hospedaje a otro Benemérito, el de Las Américas, Benito Juárez.

En calle Galeana estaba el Mesón de Las Delicias frente a la loma que está casi esquina con Abasolo, era de Mariano Gómez Sarmina, heredó la propiedad a sus tres hijos, Mariano, Jesús y Lucia Gómez Valle que casa con Miguel Guadarrama Armillas, este compra su parte a Mariano y Jesús y pone la propiedad a nombre de su esposa Lucia. Ese mesón también fue machero –corral para machos o mulas de carga –datos que me aportó mi amigo Rene Sánchez Guadarrama bisnieto de don Mariano. En esa misma calle estaban otros; el Mesón del Sur; el de Máximo Rodríguez, y el Mesón Galeana del señor Bueno. En Gutenberg frente a Plaza de Armas estaba el Mesón del Cochino -porque así se llamaba esa parte de calle- que ocupó una fracción de lo que sería el Hotel Marik Plaza ahora Centro las Plazas; y al norte, en calle Matamoros estuvo el de San Francisco, y frente al Chapitel el “de García” donde hoy está el Edifico Alonso, y más al norte el de La Providencia en lo que después sería Hospital León XIII, donde hoy está la escuela Miguel Hidalgo. En calle Tepetates el Mesón de Tecoac que funcionó hasta 1942 -donde había estado una fábrica de aguardiente- que fue propiedad de mis parientes los Aranda.

Se fueron los antiguos mesones… pero llegaron modernos Hoteles; frente al lado norte del Jardín Juárez –el del quiosco- estaba el colonial Hotel La Bella Vista que abrió pocos meses antes de la Revolución en una antigua casona con arcadas que aún existe, donde Madero dijo su discurso como candidato a la presidencia en el balcón arriba de la entrada, y después ahí se hospedó su asesino Huerta. Su propietaria, la británica Rosa King se hizo amiga de los zapatistas y de sus contrarios federales, escribió el libro Tempestad sobre México sobre la Cuernavaca revolucionada.

El céntrico Hotel Morelos estaba donde ahora está el Palacio de Gobierno del lado norte; el hotel Madrid frente al Jardín Juárez donde ahora está el Teatro Ocampo. En calle Matamoros con Degollado se conserva el edificio del histórico Hotel Moctezuma que construyó su primer dueño don Ramón Oliveros Barón, que sería cuartel de Emiliano Zapata y a partir de 1925 propiedad de mi abuelo Carlos Lavin Aranda.

En 1930 abre el exuberante Borda del señor Francisco Rodríguez y su hija María Eugenia, funcionó hasta 1946; de 1910 al 14 funcionó ahí un restaurante.

Después el gótico Hotel Palacio en calle Morrow, y otros menores en pleno centro.

En el bello Marik Plaza del lado norte del Jardín Morelos hoy Plaza de Armas se hospedaron María Félix, Pedro Infante, Jorge Negrete, Cantinflas y el poeta Alfonso Reyes donde escribió:

¡A Cuernavaca!
A Cuernavaca voy, dulce retiro,
cuando, por veleidad o desaliento,
cedo al afán de interrumpir el cuento
y dar a mi relato algún respiro.

A Cuernavaca voy, que sólo aspiro
a disfrutar sus auras un momento:
pausa de libertad y esparcimiento
a la breve distancia de un suspiro.

Ni campo ni ciudad, cima ni hondura;
beata soledad, quietud que aplaca
o mansa compañía sin hartura.

Tibieza vegetal donde se hamaca
el ser en filosófica mesura…
¡A Cuernavaca voy, a Cuernavaca!

No sé si con mi ánimo lo inspiro
o si el reposo se me da de intento.
Sea realidad o fingimiento,
¿a qué me lo pregunto, a qué deliro?

Básteme ya saber, dulce retiro
que solazas mis sienes con tu aliento:
pausa de libertad y esparcimiento
a la breve distancia de un suspiro.

El sosiego y la luz el alma apura
como vino cordial; trina la urraca
y el laurel de los pájaros murmura;

Vuela una nube; un astro se destaca,
y el tiempo mismo se suspende y dura…
¡A Cuernavaca voy, a Cuernavaca!

En los años treinta abre el fastuoso Casino de la Selva que primero fue un salón de juegos y apuestas. En el ‘56 su ya dueño don Manuel Suarez, ordenó construir más habitaciones y otros servicios. Ahí trabajaron el muralista Siqueiros y el Doctor Atl, En él se hospedó Malcolm Lowry quien ahí ideó su célebre novela Bajo el volcán, de este gran hotel sólo queda el grato recuerdo. En el ‘46 abre el popular Papagayo, mismo que ahora es sede del Ayuntamiento de Cuernavaca, casa del revolucionario General Juan Andreu Almazán -que se conserva al centro de esa instalación- quien fuera candidato a la presidencia de la Republica en el año 40 contra Ávila Camacho.

Al norte, en el edifico que ahora ocupa la Dirección de Tránsito estaba el gran Hotel Mandel, donde se efectuaban grandiosos bailes. Tenía un terreno que se usaba como trailer park cuando desde los Estados Unidos venían desde noviembre hasta marzo grandes caravanas de casas rodantes a pasar el invierno. Lo mismo pasaba en los hoteles, Chulavista y Hernán Cortés, y cuando eran insuficientes, se les prestaban los terrenos frente a la 24a.Zona Militar.

Y el hoy IMSS del Boulevard fue el Hotel Hernán Cortés, que ya cerrado adquirió para su auto exilio el dictador de Argentina Juan Domingo Perón, finalmente decidió irse a España.

Todo iba bien, pero en 1952 llegó la autopista a Acapulco, y los turistas se pasaban de largo hasta el puerto, y los hoteles se empezaron a vaciar, y de ellos quedó sólo el recuerdo, como el cascaron del que fuera el campestre Hotel Chulavista en la colina al poniente y enfrente de Cuernavaca.

El único sobreviviente de esa entrañable época es el remodelado Hotel Los Canarios con su restaurante español, donde se servía la mejor paella de la región.

P.D. Hasta la próxima

*Cronista de Cuernavaca Historiador

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Impreso Nº 269
Siguiente entrada