Nacional

Personaje inmortal Sancho Panza, ¿escudero fiel o codicioso?

Por viernes 15 de mayo de 2015 Sin Comentarios

“Sin Sancho, Don Quijote no es Don Quijote, y necesita más el amo del escudero,
que el –- escudero del amo”.
MIGUEL DE UNAMUNO “Vida de Don Quijote y Sancho”.

Por: José Carlos Ibarra

Alucinando o no y a pesar de su exaltada fantasía, Don Quijote dio muestras a lo largo de sus correrías, que llegado el momento, se ubicaba en el terreno de la realidad, y entre sus aptitudes y relevantes prendas intelectuales, era un profundo conocedor de la naturaleza humana.

Por ejemplo, cuando hacía los preparativos para la segunda salida, y solicitó los servicios de Sancho Panza como su escudero, no se concretó a decirle: te invito a que me acompañes en mis aventuras, sino que le ofreció un salario, y no sólo eso, pues le prometió que llegaría a ser gobernador, rey o adelantado, como fruto de sus hazañas y conquistas de caballero andante.Don quijote

Sancho, que si ciertamente era un rústico, poseía en cambio, un desarrollado sentido común, práctico, por lo que se lo estaría recordando, y además quiso saber cuánto era el salario de un escudero, pero Don Quijote lo tranquilizaba, diciéndole que su paga estaba asegurada, porque así lo había dispuesto en testamento cerrado, antes de salir, por si llegaba a ocurrirle algo.

En cuanto a las otras promesas, en más de una ocasión, estuvo a punto de regresarse a la aldea, porque en lugar de ínsulas que gobernar y reinos que regir, lo único que había recibido eran golpes, manteadas y humillaciones, pero Don Quijote le decía que lo que pasaba, era que no estaba hecho a los achaques de caballería, que requería de un constante luchar y esforzarse.

Mas la oportunidad llegó, pues el Duque enterado de tales promesas, con socarrona burla, lo nombró gobernador de la utópica ínsula Barataria, y para sorpresa, Sancho salió airoso en su desempeño, aplicando la justicia salomónica, pero a los diez días, no obstante haber dominado una supuesta revuelta, renunció al cargo. Reconoció que no había nacido para gobernador, pero quedaría “picado” de la embriaguez de poder, al decir a su rucio que había rescatado de la caballería: “pero después que os dejé y me subí sobre las torres de la ambición y de la soberbia, se me han entrado por el alma adentro mil miserias, mil trabajos y cuatro mil desasosiegos”, pero entre nostálgico y resignado dijo: “yo imagino mandar, aunque sea hato de ganado”, además se le cumplió “el deseo a qué sabía ser gobernador”.

Prefirió la libertad y sencillez de costumbres, a los salones embrujados, además, ni siquiera comer podía de lo que más apetecía, él tan glotón, ya que su médico lo traía a rigurosa dieta, por lo que le dice en carta a Don Quijote: “tengo más hambre que cuando andábamos los dos por la selva y los despoblados”.

Don quijote y SanchoSalió con la satisfacción de haber gobernado con rectitud, equidad y no menos honestidad al decir: “cuanto más que saliendo yo desnudo, como salgo, no es menester otra señal para dar a entender que he gobernado como un ángel”, y Cervantes concluye respecto al desempeño de Sancho: “en resolución, él ordenó cosas tan buenas, que hasta hoy se guardan en aquel lugar, y se nombran Las Constituciones del Gran Gobernador Sancho Panza”.

Y es que en ocasión del Cuarto Centenario, de la publicación de la segunda parte del Quijote, me propuse hacerle un poco de justicia a Sancho, tan vilipendiado y empequeñecido, ante la grandeza de espíritu de Don Quijote, encarnación viva del sublime ideal, héroe epónimo por antonomasia, y Sancho, teniendo por único bagaje su sencillez, el aguado sentido común y un “costal de refranes y malicias”.

Pero precisamente esas reales o aparentes limitaciones, es lo que singulariza y transforma en personaje más que célebre, inmortal, prototipo inigualable de la sabiduría popular, gracias al arte literario y genio fecundo y creador de Cervantes.

En el epígrafe citado, está plasmada, la relación humana y psicológica que hubo entre amo y escudero, pero a veces a Don Quijote, lo exasperaban las impertinencias y sarta de refranes de Sancho, o cuando no le seguía la corriente en sus desvaríos, lo llamó villano, hereje y otras lindezas, y hasta llegó a golpearlo con el lanzón en la espalda, cuando Sancho se burló de él en la aventura del batán, pero también lo llamó amigo, hijo, y en su lecho de muerte Alonso Quijano el Bueno, le pidió perdón por haberlo embarcado en su loca aventura, fue justo al disponer su testamento, y dijo que así como había sido parte, para que se le nombrara gobernador, ahora ya cuerdo hasta un reino le daría, “porque la sencillez de su condición y fidelidad de su trato lo merece”.

Sancho derramaba lágrimas y lo animaba a levantarse, para seguir en las aventuras de pastores, como habían convenido. “fue el parecer del médico que melancolías y desabrimientos le acababan”. “yo, señores, siento que me voy muriendo a toda prisa, déjense burlas aparte, y tráiganme un confesor que me confiese y un escribano que haga mi testamento; que en tales trances como éste no se ha de burlar el hombre con el alma; y así, suplico que en tanto el señor cura me confiesa, vayan por el escribano”.

“-señores- dijo Don Quijote, vámonos poco a poco, pues ya en los nidos de antaño no hay pájaros hogaño. Yo fui loco, y ya soy cuerdo; fui Don Quijote de la Mancha, y soy ahora, como he dicho, Alonso Quijano el Bueno. Pueda con vuestras mercedes mi arrepentimiento y mi verdad volverme a la estimación que de mí se tenía, y prosiga adelante el señor escribano”.

Por otra parte no está por demás recordar, que fue Sancho Panza, quien nombró a Don Quijote “el Caballero de la triste figura”, al quedar maltrecho, después de arremeter contra los frailes enlutados, que acompañaban un cuerpo para darle sepultura en Segovia, y que el famoso Hidalgo confundió con maleantes, nombre que utilizaría, en la única carta que le escribió a Dulcinea del Toboso, que no era otra que la aldeana Aldonza Lorenzo, la cual nunca llegó a leer, porque el caballero andante, platónico enamorado, olvido entregársela a Sancho.

* Periodista y escritor sinaloense

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.