Local

Mocorito revolucionario

Por domingo 9 de noviembre de 2014 Sin Comentarios

Por Gilberto J. López Alanís*

pag 4 Gilberto J1Mocorito vivió intensamente los prolegómenos de la Revolución Mexicana, las noticias de las inconformidades a todo lo ancho del país, y las ideas de una revolución social pregonadas por los hermanos Flores Magón, publicadas en Voz del Norte, aparte de expresiones de descontento popular en los círculos de obreros y campesinos de las grandes haciendas y las minas del Distrito, repercutieron en el seno de las familias pudientes de la villa, quizás por ello, el sacerdote de la villa propuso levantar un acto de fe, acorde a la encíclica papal que condenaba dentro del mundo católico la tendencia subversiva conocida en ese tiempo como “Modernismo”.

En efecto en el archivo parroquial de la Purísima Concepción de Mocorito, se encuentra un original de este documento que llamó a toda la jerarquía católica de la diócesis a responder el cuestionario del acto de fe. Esfuerzo preventivo de los pastores de la grey, por conservar al rebaño dentro de los cánones de una militancia católica ya amenazada.

1909 ya era un año revolucionario, la masiva participación del  pueblo en la contienda electoral entre José Ferrel y Diego Redo, fue la propuesta de una sociedad que quiso dejar constancia de que la lucha democrática electoral era una alternativa valida para una alternancia dentro del porfirsimo.

A tono con esto, el jovencito mocoritense Rafael Buelna Tenorio incitó a la protesta juvenil a sus condiscípulos del Colegio Rosales, ubicado en la ciudad de Culiacán, organizando una manifestación por las calles de la ciudad capital de Sinaloa, que a la postre le costó la expulsión definitiva de la mayor institución educativa del estado.

Hartos de la violencia del gobierno represivo, que había impuesto el gobernador Francisco Cañedo, fallecido apenas unos meses antes en junio de 1909, la respuesta por medio de clubes democráticos a la iniciativa Maderista de disputar el poder al añoso dictador, sacudió a las elites de poder en Sinaloa.

pag 4 Gilberto J2

Madero llegó a Mazatlán en los primeros días de 1910 organizando un mitin en una de las carpas del circo Atayde, por negársele el uso de los locales ya acordados; de ahí se trasladó a Culiacán donde conformó un Club Antirreleccionista, para de ahí trasladarse al Distrito de Mocorito, llegando a estación Guamúchil y de ahí a la limítrofe Angostura, desde donde concitó la adhesión de los Riveros, Avilés, Cuevas, López, Solano, y muchas familias que vieron en el empresario coahuilense la alternativa de un cambio.

Después de la ascensión de Madero al poder en 1911, quizás la pesimista visión del Dr. Enrique González Martínez, reflejó una generalizada opinión de aquellos que amodorrados políticamente se lamentaron de no haber participado.

Mocorito aportó ideas, sentimientos y hombres decididos por el cambio revolucionario, tales como Gregorio Cuevas, los hermanos Buelna, los Riveros, uno de los hermanos De la Mora, Macario Alanís y muchos más que es necesario recordar.

Sirva esta colaboración para destacar que desde este lugar la juventud revolucionaria lanzó su mensaje de transformación que se hizo estructura institucional, para que hoy tengamos la capacidad de contribuir a la marcha de un pueblo que no se ha rendido y lucha en la medida de sus posibilidades por un Sinaloa mejor.

*Director del Archivo Histórico de Sinaloa.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.