Local

Austreberto Aldana Serrano 46 años de vida magisterial

Por domingo 28 de septiembre de 2014 Sin Comentarios

Su vida magisterial estuvo muy ligada a Mocorito

Por Teodoso Navidad Salazar*

pag 4 teodoso navidad1Nació el 10 de febrero de 1927, en la comunidad de Huicharabito, municipio de Badiraguato.  Fueron sus padres Ruperto Aldana Leyva y Juanita Serrano Alarcón.

Huérfano de padre a la edad de  5 años, recibió el apoyo de un tío materno (tío Chente), quien le impulsó a realizar sus estudios primarios, en la escuela Agustina Ramírez, de Rancho Viejo de los Serrano, los continuó luego en escuela Daniel Díaz Jiménez, de la cabecera municipal de Badiraguato y finalmente en la escuela Aureliano Salazar, de El Rincón de los Monzón, donde los concluyó con muy buenas calificaciones, que más tarde le permitirían incorporarse al ámbito magisterial, en 1947.

La maestra Clementina Salazar de Salazar, en sus tres primeros grados y que por cierto, recibía su paga por cooperación de los habitantes de la comunidad, ejerció gran influencia en el futuro magisterial, de Austreberto Aldana Serrano.

Nuestro personaje tuvo su “prueba de fuego” en la escuela de la comunidad de El Tule Alto, Mocorito, cuya zona escolar estaba a cargo del supervisor Primo Delgado; después de esa experiencia trabajó en otras comunidades entre las que destaca La Calera, La Palma, San Benito, Zapote de los Moya, Aguajito de León, Bequillitos y Los Mezcales, Mocorito. También laboró en el campo pesquero La Reforma, sindicatura del municipio de Angostura, Sinaloa. Después la autoridad educativa lo envió al Rincón de los Monzón, Badiraguato, lugar donde había concluido su educación primaria. Ahí laboró durante 3 ciclos como director comisionado y con grupo a cargo.

Con deseos de superarse cursó la secundaria en el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio, concluyéndola en 1954. En esa misma institución se tituló como maestro normalista en 1960.

Entre 1961 y 1963, cumpliendo indicaciones del supervisor Simón Zamora Velázquez laboró en la escuela Francisco I. Madero, en Navolato, que entonces era una sindicatura de Culiacán. En 1963, fue comisionado a la escuela Lic. Adolfo López Mateos, de la colonia Mazatlán, en la capital del estado, donde laboró durante 14 años. Luego fue transferido a la comunidad de Monteverde, en la sindicatura de El Salado, municipio de Culiacán. En 1976, se le instruyó para fundar la escuela Gral. Teófilo Álvarez Borboa,  en la colonia Diez de Mayo, al sur de la ciudad de Culiacán.

Por merecimientos propios fue designado supervisor escolar en la zona 078, el 13 de octubre de 1983, con cabecera en Los Mochis, Sinaloa. Posteriormente fungió como tal, en el zona escolar 081, en el municipio de Badiraguato, su tierra natal; más tarde la autoridad educativa le ubicó en la zona 063, en el lado suroriente de la ciudad de Culiacán. Finalmente regresó a la zona escolar 081, de Badiraguato.

46 años 7 meses sirvió como maestro a la niñez y juventud sinaloense. El 1 de abril de 1993, causó baja por jubilación. Por su dedicación a la educación fue galardonado con las medallas al Mérito Magisterial Rafael Ramírez, por el gobierno del estado de Sinaloa; por su parte el gobierno federal lo condecoró con la medalla Ignacio Manuel Altamirano, amén de reconocimientos hechos por alumnos, padres de familia y sus propios compañeros maestros.

Casó con la señorita Amelia Angulo Bobadilla, nativa de la comunidad de Bequillitos, Mocorito, lugar donde nuestro personaje laboró  por dos ciclos escolares  y con quien formó una familia compuesta por Valdemar, Gladis de Jesús, Juana Edelmira, Alba Celina y Ruperto Edgardo; excepto Juana Edelmira (ya desaparecida), todos abrazaron la noble tarea magisterial.

El maestro Aldana Serrano perteneció a la generación de maestros rurales, que sin medir riesgos, y renunciando a las comodidades, prestaron sus servicios social y educativo en las comunidades más apartadas de las ciudades. Fue de aquella generación que en la práctica diaria aprendieron elementos pedagógicos para un mejor ejercicio de la carrera magisterial. Voluntad y deseos de servir fueron elementos suficientes para llevar a cabo su labor. Fue un hombre de carácter amable, dicharachero y siempre dispuesto a la broma, sin  faltar al respeto a nadie. Conquistó muchos amigos, como quedó demostrado el día de su partida.

Austreberto Aldana Serrano, falleció, en Culiacán, el 29 de agosto de 2014, fue despedido por sus hijos nietos y bisnietos, así como, amigos cercanos, en una emotiva ceremonia donde se exaltó su vida y su obra.

*La Promesa, Eldorado, Sinaloa, Septiembre 2014.
Comentarios y sugerencias a teodosonavidad@hotmail.com

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.