Nacional

UN CUENTO

Por domingo 6 de abril de 2014 Sin Comentarios

Por Juan Cervera Sanchis Jimenez*

pag 4 juan cervera sanchis1Decepcionante, querido nieto.

Fue decepcionante. Sí, al llegar  a aquel planeta, que visto desde fuera y desde lejos nos pareció tan atractivo, lo primero que advertimos fue que la especie, supuestamente más evolucionada allí, poseía un enorme estómago y  un cerebro pequeñísimo, aunque no eran conscientes de ello.

Dada estas características de su naturaleza el peso de la materia  en sus organismos era enorme, así como la presencia del espíritu era  mínima.

Lo instintivo dominaba, en un noventa y nueve por ciento, la mayoría de los actos y acciones de aquella especie por sobre la racionalidad y la espiritualidad.

Usaban, no obstante, el vocablo amor, pero carecían por completo del  conocimiento y la experiencia del amor.

Nosotros, al  posar sobre la superficie de aquel planeta, querido nieto, tomamos la  forma física de aquella especie por unas horas, no muchas, pues tal como la íbamos conociendo nos íbamos horrorizando, por lo que, casi de inmediato, decidimos abandonarlo, dado que nos sentimos como sumergidos en una infesta cloaca, y retornar a  este  nuestro bello y armonioso planeta donde la espiritualidad, el amor y la poesía florecen por todas partes.

-Abuelo –le preguntó el nieto- ¿Dónde se encuentra ese  planeta y cómo se llama?

El abuelo, tras dibujar en una pizarra el lugar del espacio donde se encontraba aquel planeta, le respondió:

-Querido nieto, sus involucionados habitantes lo llaman Tierra.

*Poeta y periodista andaluz.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.