DestacadosNacional

La Muerte del “Güerito” 2da Parte

Por domingo 30 de marzo de 2014 Sin Comentarios

Por Salvador Echeagaray Picos*

pag 4 salvador echaegaray1Este delicado asunto de “vida o muerte” que por hablador, provoqué, eso sí,  sin ninguna intención,  hizo necesaria la intervención de los más destacados personajes que tiene todo pueblo que se aprecie de serlo: el señor Cura, por supuesto, así como el director  de la escuela del lugar, faltando sólo el pasante de medicina responsable de la clínica, debido a que la tranvía en la que se trasladaba desde Mazatlán, se había quedado “atascada” en la crecida del arroyo que atravesaba el camino que nos comunicaba con el cercano pueblito de  Cabazan,  debido a lo intenso del temporal.  Y sucedió que debido a la fuerte presión ejercida por los padres de los niños “donadores” de la orina que como “remedio alternativo” se encontraba en el cuerpo del Güerito,  el Cura del Pueblo lanzó urgente convocatoria con el fin de reunir a todos los involucrados en la “peliaguda” situación  generada por  el nieto del “cuate” Miguel Picos Velázquez  o sea Yo, el que narra, y quién debía ocupar la silla del “presunto”  culpable de todo el embrollo de naturaleza  metafísica o  metápsica, ni más  ni menos…

Efectuada la reunión, que alcanzó quórum aún con la destacada ausencia  del señor Director de la Escuela, uno de los padres,  conocido como el “Cancholas”, por su propio derecho, y además, ostentándose como legítimo representante de uno que otro padre ausente, debido a que estaban arreglando los destrozos dejados por las lluvias en las casas y milpas, presentó detalladamente los hechos  ante el “Jurado Eclesiástico”, constituido a expresa  solicitud del Padre Santoyo,  quién estaba al frente de la feligresía de la Parroquia de San Javier, y  mismo que presidia la moderna Inquisición, que resolvería las implicaciones que podría traer para los inocentes niños, respecto  a la herejía  que yo había cometido al decir:  “quién sabe que les podría pasar a los niños “donadores” de los  supuestamente  medicinales orines, en su mortal  presente o en el futuro”.

pag 4 salvador echaegaray2Como sucede, y es natural, ya se “corrían” distintas versiones de lo que el ya “famoso” nieto del “cuate” Picos, había dicho a sus amigos en el regreso del Panteón, después del entierro del Güerito. Y el “Tribunal” de la Iglesia representado por el ínclito padre Santoyo,  dictó  sentencia de carácter inapelable, en los términos siguientes ”Que de inmediato, la señorita Jesusita, alma de beatífica  pureza, que desde siempre atendía los menesteres de la Parroquia con amoroso afán, que tejía y elaboraba los ropones para vestir a santos, ángeles y querubines, y además administraba sin paga alguna, el archivo de la Iglesia, atendiendo con delicadeza y eficiencia las necesidades alimenticias del Cura, con sus propios recursos, y tenía por parte de todo el pueblo el más absoluto reconocimiento a sus virtudes y bondades, -“debería hacerse cargo de la preparación religiosa no sólo del acusado directo, sino también de los demás  niños”- que  hubiesen miado en el referido bacín de peltre, para que dentro de un término perentorio, hiciéramos la Primera  Comunión, con el puntual objetivo de prevenir cualquier influencia perversa demoníaca que atentara contra la pureza e inocencia de quienes al recibir el cuerpo de nuestro señor Jesucristo, mediante este bendito sacramento, quedarían en condiciones óptimas de enfrentar con éxito, las tentaciones y acechanzas de las fuerzas del maléfico”.

Pero  déjenme contarles  la que se “armó” cuando el Director de la Escuela, el Profesor Manuel Alfonso Lozano Quintero, de corte liberal, perteneciente al Partido Comunista, se enteró del “enjuiciamiento” al que habíamos sido sometidos los escolapios “que representábamos para la Patria mexicana, en ese rincón pueblerino  de la provincia Sinaloense, la esperanza de un futuro, sin las  ataduras de un pasado ominoso, que haría  posible  el forjamiento de una juventud educada en los nuevos paradigmas  recientemente enarbolados por una revolución hecha gobierno,  que por decisión soberana, se sujetó a un régimen constitucional, laico y  socialmente progresista  y ejemplo de ello,  en el mundo libre occidental”.

*Notario Público y Autor

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.