Nacional

BORGES EL CIEGO MÁS LUMINOSO DE LA LITERATURA UNIVERSAL

Por domingo 1 de septiembre de 2013 Sin Comentarios

Por Faustino López Osuna*

BorgesApenas el 24 del presente mes de agosto, se cumplió el 114 aniversario del nacimiento de Jorge Luis Borges. En Astillero, del domingo 25, entre otras magníficas plumas, como la de Juan José Rodríguez, que con ese motivo recuerdan al genial autor de El Aleph, Manlio Tirado escribe excelentemente: “Borges, crítico implacable”, dando cuenta: “que en 1997 la Editorial Sudamericana publicó… un libro que reúne entrevistas que Rodolfo Braceli hizo a los escritores Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, titulado Borges-Bioy. Confesiones, confesiones.” Y, efectivamente, como expone el periodista rosarense, “los juicios (de Borges) son heterodoxos, irreverentes y heréticos. Su crítica es… áspera” sobre los monstruos sagrados de la literatura española, como Pedro Calderón de la Barca, Lope de Vega, Francisco de Quevedo, Góngora, García Lorca. De este lado del Atlántico, hasta a Rubén Darío (“se valió del Petit Larousse para decorar estrepitosamente sus versos”) lo consideraba inferior a Leopoldo Lugones. Únicamente le faltó citar a Manlio que Jorge Luis Borges también dijo que cuando leyó por primera vez El Quijote de la Mancha, lo hizo en inglés y Cervantes le pareció un autor extraordinario. Pero cuando lo leyó en español, le pareció mediocre. El sinónimo de implacable es inhumano.

Pero no nos quedemos únicamente con esa imagen de Borges, pues, como señala el mismo Manlio Tirado, “no todo es crítica acerba”, corrosiva. De Garcilaso de la Vega aventura: “Me parece un excelente poeta”. Pero lo compadece: “El pobre… fue un poeta italiano extraviado en España”. Y concluye: “Para mi gusto es poco lo que rescato de la literatura española, aparte de El Quijote y algunas páginas de Fray Luis de León. Pienso que los romances españoles son valiosos, que el comienzo de la literatura española fue francamente superior…” Y, de México, Borges expresa con admiración: “Para mí la de (Alfonso) Reyes es la mejor prosa escrita en lengua española desde que la lengua existe”.

De Jorge Luis Borges se pueden escribir inmensidades, como inmensa fue su obra. Después de leer sus ensayos, sus cuentos y su poesía, es posible sostener que toda la literatura en lengua española, desde su origen en Castilla, creció inconmensurablemente después de él. Nació el 24 de agosto de 1899 en Buenos Aires, Argentina y murió en 1986 a los 86 años de edad en Ginebra, Suiza. Sus padres fueron don Jorge Guillermo Borges (argentino) y doña Leonor Acevedo Suárez (uruguaya). Como escritor, individualmente adoptó seis seudónimos a lo largo de su vida: Alex Ander, Benjamín Beltrán, Andrés Corthis, Pascual Guida, Bernardo Haedo y José Tuntar. Y dos conjuntamente con Bioy Casares: Honorio Bustos Domecq y Benito Suárez Lynch.

Prodigio de la naturaleza: Borges nació a los 8 meses de gestación y a los 4 años ya sabía leer y escribir. A esa edad, en 1905 escribió su primer relato. En 1914, don Jorge Guillermo, tras jubilarse, buscando cura a una incipiente ceguera, enfermedad hereditaria y progresiva, que también alcanzó a Jorge Luis Borges al cumplir 55 años de edad, se instaló con la familia en Ginebra, Suiza. Ahí el joven Borges estudió francés y, tartamudo, cursó el bachillerato en el Liceo Jean Calvin, en cuyas aulas descubrió a Schopenhauer, Nietzsche, Mauthner, Carlyle y Chesterton y con la ayuda de un diccionario aprendió por sí mismo el alemán y escribió sus primeros versos en francés. Su primera poesía, Himno al mar, escrita al estilo de Walt Whitman, fue publicada en la revista Grecia, en diciembre de 1919.

Inmediatamente después de la primera Guerra Mundial, la familia Borges Marchó a España, instalándose primero en Barcelona y luego en Palma de Mallorca. En Madrid y en Sevilla participó en el movimiento literario Ultraísta, que posteriormente encabezaría en Argentina, influenciando su primera obra lírica, hasta superarlo con los años. Obras cumbres e ineludibles de Borges: Historia Universal de la Infamia (1935), Ficciones (1944), El Aleph (1949), El Informe de Brodie (1970), El Libro de Arena (1975), Fervor de Buenos Aires (1923), Los Conjurados (1985). Cuando en una entrevista le preguntaron al Nobel colombiano Gabriel García Márquez, si todos los grandes escritores eran de izquierda, contestó: “Sí, con excepción de Jorge Luis Borges”.

En 1986, Borges, el ciego más luminoso de la literatura universal, al conocerse enfermo de cáncer hepático y enfisema pulmonar, temiendo que su agonía fuese un espectáculo nacional, decidió radicar en Ginebra, donde murió y en cuyo cementerio reposa.

*Economista y compositor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.