Nacional

MUSEO ESCULTÓRICO DE LEGANÉS… EJEMPLO A SEGUIR

Por domingo 25 de agosto de 2013 Un comentario

Por Alberto Ángel “El Cuervo”*

Museo-Escultorico1Era mi último día en Basel… Subí al atelier para intentar terminar un par de cuadros que casi estaban… Mi hijo, mi nuera y mi nieta se habían ido a Alemania y entre trazos y nostalgias, transcurrió el día pintando… Siempre dejo obra terminada y esta vez quedaron cinco cuadros en busca del coleccionista que los adquiera… Al día siguiente, muy temprano, Pascal y Karin me hicieron el favor de llevarme al aeropuerto… En Madrid me esperaba, según habíamos acordado, mi estimado amigo Francisco García, violinista del mariachi que me había acompañado en el concierto de Galicia… Después de las presentaciones respectivas “ella es mi esposa, Maestro…” “Mucho gusto, señora…” “Es un honor, Maestro…” nos dirigimos, como previamente habíamos acordado, al centro de la ciudad de Madrid para ir a comer al restaurante, a la sidrería de mi amigo Benito, infaltable en cada una de mis visitas a Madrid… Si nos ubicamos en la famosa Puerta del Sol, justo frente al edificio del Ayuntamiento de Madrid, caminamos por los paseos peatonales y en la primera callejuela que sube del lado derecho, para ser más exactos la calle de Tehuán # 30, ahí se ubica la sidrería parrilla El Manantial…

—Buenas tardes… ¿Dónde anda Benito…?
—Ahora mismo le llamo, anda en la cocina…
—Muchas gracias, dígale que le busca “El Cuervo”…
—Con gusto, ahora mismo le llamo…

Después de algunos minutos de estar esperando ya en nuestra mesa, llega Benito con su acostumbrado gesto bonachón y su trato amable que jamás ha faltado… Hace ya siete años que visité su lugar por primera vez y desde entonces año tras año he tenido la fortuna de ir para una excelente degustación de la comida española con especialidad en comida asturiana y un infaltable vino de uva toro o tinta toro, como en algunas ocasiones le llaman también…

—Perdonad, Maestro Cuervo, andaba liado con unos pulpos pero ya estoy aquí… Supongo que os apetece un rabo…
—Supones bien, mi estimado Benito… Y por qué no le sumamos unos pulpos para darles el visto bueno…
—Excelente… Bueno, ahora vuelvo a brindar con vosotros… Mientras tanto sírvales una sidra de la casa… Venga… Y vamos poniendo a refrescar el tinto toro

Museo-Escultorico2Y las tapas… Y los pulpos y el rabo de toro estofado… Y después de la botella de uva toro, Benito viene a brindar con nosotros con una manzanilla preparada por él… Después de recordar a nuestros buenos amigos Antonio García padre e hijo (directivo del Atlante de México), nos despedimos para visitar la Plaza Mayor… Ahí, llevo a mis amigos al bar taurino de Roberto, otro excelente anfitrión con quien brindamos después de entregarle mi disco prometido casi un año antes… “Pues nada, Maestro, aquí como to’lorsdia’ al pie del cañon… Venga, atiendan bien al Maestro y si quieren preguntar algo de las fotos y los toros que ven aquí, con todo gusto…” Y después de tomarse un par de fotografías en ese pequeño bar que es todo un museo de la tauromaquia donde conservan desde el traje que fuera de “Manolete” hasta una fotografía de aquel famoso toro de nombre “pajarito” que brincara hasta la tercera barrera en la Plaza México, vamos de regreso a la casa de Pancho y Susan que agradecen el paseo, donde les sirvo de guía en el Madrid que habitan desde hace cuatro años sin haberlo conocido realmente… Después de la obligada visita al día siguiente al Museo del Prado y desde luego detenernos de manera especial en la sala de la etapa obscura de Goya, regresamos a Leganés, población donde ellos viven que en realidad es un área suburbana de Madrid. La descripción oficial de Leganés nos dice que es un municipio de la comunidad de Madrid situado a once kilómetros de la Puerta del Sol. Es como ir de Polanco a Cd. Satélite aproximadamente… Después de acomodar maletas en la habitación que gentilmente me destinan Pancho y Susan, cruzamos impresiones acerca de lo que sucede con lo que el Maestro y amigo llama cultura mariachera en España… “Es triste, Maestro… Porque la gente piensa que los mariachis no somos otra cosa que los músicos improvisados y callejeros que andan cantando cumbias y cualquier cosa que nada tiene que ver con México y su música ahí justamente en Plaza del Sol buscando algunas monedas con las cuales sobrevivir… Y generalmente son personas de países como Nicaragua, Guatemala o Colombia que no tienen trabajo y se ponen un ridículo traje que según ellos es de mariachi y pues solamente desvirtúan nuestra cultura… Y tristemente también, nuestros políticos en las embajadas y consulados no apoyan en nada para que ese concepto cambie…” Indignado, prometo al Maestro Pancho platicar con quien pueda apoyarnos al llegar a México. Al día siguiente, me esperaba una muy grata sorpresa que motiva una nueva inquietud y un sentimiento de envidia que no puedo evitar… Frente a los edificios donde Francisco y Susan viven, hay un museo… Pero no es un museo como los que conocemos normalmente… Es un museo al aire libre… Un museo escultórico… Museo de Escultura de Leganés… Entramos a un parque que aparentemente es como cualquier otro… Muy cuidado, muy limpio y de inmediato me doy cuenta que tiene una especie de ruta planeada justamente para la visita… Un sin número de esculturas conforman el espacio a disfrutar. El museo es de entrada libre… Verdaderamente es para disfrutar… Abre a las nueve de la mañana y cierra a la media noche… Con bancas y árboles que brindan una sombra que refresca aún más con el paisaje escultórico impresionante, la visita al mueso es realmente un deleite… Unas cuantas casetas para los vigilantes y estos mismos haciendo rondines nos hablan de que el museo se desempeña con toda la responsabilidad y entrega que el arte merece… Incluso, cuando un turista japonés intenta subirse a una escultura para tomarse una fotografía, de inmediato un guardia le invita a respetar las reglas o a abandonar el museo… Comenzamos la visita por una escultura modernista de la autoría de Tony Gallardo. La escultura lleva el nombre de “El Gigante del Bosque”… Una pieza impresionante que en una búsqueda antropomórfica apenas revelada, impacta emocionalmente con toda esa búsqueda que Gallardo ha llevado desde siempre… Búsqueda y lucha que durante el franquismo le valió la cárcel por el único pecado de querer defender su cultura canaria de origen… Siguiendo la ruta, me encuentro con piezas de gran calidad y estética. Aunque, como siempre, dentro de la colección por demás valiosa, hay obras que de inmediato me capturan convirtiéndose en mis favoritas… Así, por ejemplo, la escultura monumental de Agustín Ibarrola titulada “Satélite”… De carácter geométrico indiscutible, esta gran esfera muestra según el ángulo por el que se le observe, misterios que dentro de la escultura podrían descifrarse de distintas maneras y que el trazo por si mismo nos motiva… El Maestro Ibarrola, nacido en Vizcaya en 1930, comienza como pintor autodidacta y a la edad de 16 años realiza su primera exposición. Investigando, como todos los que nos dedicamos al maravilloso oficio de las artes plásticas, Llega Ibarrola a formarse ya bajo la tutela de grandes maestros, como escultor geométrico constructivista, como un pintor de carácter social que le lleva a ser encarcelado varias ocasiones y como un grabador de gran calidad. Fundador del llamado movimiento Equipo 57, Ibarrola da testimonio de su calidad artística en este museo al aire libre de Leganés. Una tercera obra me impacta de manera especial… Manejando el elemento figurativo realista bajo una técnica contemporánea, la composición, el equilibrio escultórico, el manejo del espacio y la narrativa de la obra en sí, me obligan a contemplarla durante largo tiempo desde distintos ángulos… Es Manolo González, otro artista de origen canario, el autor de esta pieza titulada “Millenia”. Una obra compuesta por siete esculturas masculinas realizadas a la manera clásica en malla de acero… Con una simbolización del movimiento interno, esta escultura realista anatómicamente pero con una tendencia a la imposibilidad manierista, lleva al espectador en un viaje cinético y emocional. Por último, dos piezas más impactan de forma especial en mí. La museografía resulta muy afortunada en este caso. Se trata de “El Segador”, una figura quijotesca que busca a lo lejos… Y frente a él, “Stella” una escultura monumental. Venancio Blanco es el autor de “El Segador” y José Noja el de “Stella”. No sé si la intención del curador haya sido la de motivar que esa aparente búsqueda de “El Segador” vaya en pos de la luz de “Stella”, pero el efecto museográfico es bello… Muchas obras más de gran calidad… Algunas que, francamente hablando, no alcanza a comprender mi intelecto más que como una especie de broma a los que buscan adentrarse en el mundo del arte… Pero después de la visita, asaltan mi corazón dos emociones básicas: Una de satisfacción y regocijo por el deleite de la contemplación de la obra artística… La otra es de envidia… De envidia y tal vez coraje… ¿Por qué no podemos tener ese apoyo por parte de nuestras autoridades en nuestro México…? Necesariamente surge esa pregunta… Hay mil espacios desaprovechados, mil parques en la ciudad a los que mil artistas plásticos estaríamos dispuestos a convertir en museos abiertos siempre y cuando se ponga el mismo cuidado que ponen en el Museo Escultórico de Leganés… ¿Por qué tiene que estar mendingando alguien cuyo arte está a la altura de cualquier artista contemporáneo del mundo por un espacio en México habiendo nacido en esta bendita nación? Vaya en este artículo una propuesta al aire… Retómela quien sea, quien pueda… Ya sea que forme parte del sector público o privado, del estado o la empresa. No importa de donde venga, el caso es que se apoye… La propuesta es simple, directa, concluyente: Nosotros, y me refiero a un sin número de artistas plásticos, contribuimos a la realización de ello aportando obra, talento y preparación… Hagamos conciencia de la necesidad que existe por envolvernos en el arte y convirtamos a los basureros en museos, a los sitios donde el caldo de cultivo para el vicio y crimen está presente, en lugares donde la gente pueda acudir a sublimar sus emociones por medio del arte… Ustedes, y me refiero a quien tome la propuesta como suya, dennos el espacio y el apoyo integral necesario para convertir basureros en sitios de arte públicos. Definitivamente, el Museo Escultórico de Leganés, es un ejemplo a seguir.

En la reflexión envidiosa y esperanzada porque en México encontremos pronto una respuesta que alimente esta idea.

*Cantante, compositor y escritor.

Related Post

Un Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El Placer…
Siguiente entrada