Estatal

Lic. Jesús María “El Chuma” Tarriba Echavarría

Por domingo 19 de mayo de 2013 Sin Comentarios

Por Juan Manuel Véliz Fonseca*

Lic-Jesus-MariaHurgando los acontecimientos históricos de Bacubirito me llamó la atención e interés un personaje que nació en ese lugar: Jesús María Tarriba Echavarría, mejor conocido como el “Chuma”. Fue empresario, agricultor y político, y de gran calidez y calidad humana.

Nació en el año de 1890 y murió en La Chiripa (Mine), municipio de Cósala, el 10 de agosto 1944. Sus padres fueron don Miguel Tarriba Beltrán y Carlota María Echavarría Aguirre. Sus hermanos: María Carlota, Manuel, Miguel, Rosa, Beatriz, Antonio, Amalia, María Micaela, Mikola y Oscar. Nuestro personaje se casó con Rosa Rodil procreando un hijo de nombre Jaime Gonzalo. Estudió una licenciatura en la Facultad de Ciencias y Letras en la prestigiada Universidad de la Sorbona de París, Francia, a su regreso a la ciudad de Culiacán se hizo cargo de los negocios de la familia, y nunca olvido sus orígenes ya que cuando disfrutaba de vacaciones lo hacía en el pueblo que lo vio nacer, San Pedro de Bacubirito.

Luego ingresó a la política, ya que 1928 fue electo diputado de la XXXIII Legislatura (1928-1930) por el distrito de Sinaloa. El Licenciado Tarriba Echavarría, por sus buenas relaciones políticas y conocedor de la materia es designado por el Congreso local gobernador interino. En ese periodo 1925- 1928 había sido electo gobernador constitucional Alejandro R. Vega, pero su periodo se vio plagado por más de 10 interinatos hasta que fue desaforado.

Vuelve a ser diputado de la XXXV Legislatura (1932-1936). En 1933 forma parte de una comisión de horticultores de Sinaloa que se trasladaría a Washington, y que defendería ante el Congreso de los Estados Unidos a través de un documento que se titula “Hoy como Ayer” por las trabas impuestas al tomate mexicano para que cruzara la frontera de Nogales por los horticultores de Florida. Allí, ante el congreso norteamericano en Washington pronunció un memorable discurso, donde invocó al principio norteamericano “que gane el mejor” una parte del discurso: “…He vivido suficientemente en los Estado Unidos (vivió en San Francisco) para conocer y apreciar a fondo la ecuanimidad y equidad que forma la estructura ética de este gran pueblo, y a ello me atengo para esperar que mis palabras sean acogidas con el mismo espíritu, honradamente franco y libre de todo prejuicio, que la inspira. Desde los primeros años de la escuela, durante las prácticas deportivas que inician al niño en los deberes que impone la vida colectiva, el escolar americano es educado en el principio de la “let the best man win” (que gane el mejor). Yo, apelando a este sentimiento que orienta todas las actividades del ciudadano americano en su vida pública, diré hoy, aplicando el mismo principio al objeto de esta audiencia: “que gane el que tenga la razón”. Después de 9 días de discusiones y de haber leído su discurso el doctor Hecke, presidente de la delegación californiana, el opositor más duro, terminó convenciéndose de firmar el acuerdo que seguía dejando puertas abiertas las fronteras americanas a las legumbres producidas en la costa occidental de México. Gracias a las tablas de oratoria que poseía, además del manejo del idioma inglés, ya que Jesús María “El Chuma” conocía muy la idiosincrasia gringa.

También “Chuma” Tarriba fue el que sentó las bases jurídicas para que en México se reconocieran los Derechos de Autor, ya que fue testigo del plagio que se le intentó hacer al compositor guasavense don Miguel C. Castro con una canción de su autoría. Dicho acontecimiento sucedió en Europa cuando fue invitado por el embajador de México a escuchar música a un lugar denominado “El Molino Rojo”. Allí escuchó que interpretaban un bonito vals “¿Por qué Lloras?”, de Miguel C. Castro y por curiosidad preguntó quién era el autor. Se le dijo que era de un argentino; molesto contestó “Es de un mexicano y es sinaloense igual que yo, y él se llama don Miguel C. Castro.”

Una anécdota muy comentada fue lo que le sucedió al “Chuma” Tarriba con el licenciado Ignacio Saiz (por cierto oriundo también de Bacubirito). Estando este en la Empresa de Agua de Culiacán, la cual había heredado de su padre Miguel Tarriba Beltrán, le dijo:-“Tengo, un juicio en el juzgado en el cual se trata de un billete falso de cincuenta pesos que presenté con la demanda; en estos momentos se vence el dictamen que deberán rendir los peritos para probar si el billete presentado es falso o bueno, y naturalmente para esta diligencia tengo que llevar un billete que no sea falso, para que lo confronten con otro. Como no tengo ningún billete de esa cantidad a la mano, vengo a que me facilites uno por unas dos horas y tan pronto se termine la diligencia te lo reintegro”. “El Chuma”, que era muy bondadoso y espléndido con los amigos, sin decir nada abrió la caja de caudales, sacó el billete de a cincuenta pesos y se lo entregó al licenciado sin recogerle ningún comprobante. A los tres días invitados a comer, llegó el licenciado a la Empresa de Agua. Al estar sentados a la mesa bebiéndose unas cervezas en espera de la comida, dice Jesús María: “Licenciado, me quedé esperando el billete de a cincuenta pesos que te presté, ¿Qué pasó con él?—Pues hermanito—contestó el licenciado–, tu billete resultó tan falso como el que obraba en autos, por lo que el juez acordó agregarlo en el expediente a reserva de dictar el fallo respectivo”.

Por último, el maestro Juan Macedo López escribió una “Evocación al Chuma Tarriba”: “Chuma Tarriba murió de pronto, como si fuera a un largo viaje no anunciado a sus amigos que se resistían a llorarlo. Les parecía que un hombre como él no podía morir y que solamente emprendía otro de sus hazañosos periplos, para volver a la recolecta de la paz de su provincia, cuando menos fuera esperado. Llegará a la tertulia, se decían, abrazará a sus amigos y luego será dueño y señor de la conversación. Ha de encender el cigarrillo fiel, se inclinará ligeramente sobre el asiento y con aire familiar, volverá a enhebrar con su voz la charla que un día dejó en suspenso” así describían sus amigos a este personaje.

*Profesor de la FCA / UAS. Sinaloa de Leyva.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.