Nacional

Juárez y la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística

Por domingo 24 de marzo de 2013 Sin Comentarios

Por Julio Zamora Bátiz*

Juarez

Los hombres y las mujeres libres y de buenas costumbres han sido elementos de unidad y progreso en todas las circunstancias históricas y sociales de nuestra patria.

Juárez es sin duda uno de los más significativos entre ellos. Su ingreso al Rito Nacional Mexicano, justo cuando la Patria enfrentaba una de las dos invasiones extranjeras que llegaron a dominar grandes porciones del territorio nacional, es prueba fehaciente de su especial preocupación por la unidad y la defensa de lo mexicano.

Hoy nuestro país requiere nuevamente de la unidad de quienes creemos en México y estamos decididos a luchar por su progreso. Los matices ideológicos son válidos y hasta necesarios como decisión personal, pero sobre ellos, ante ellos, está el avance del país, está la acción conjunta para la solución de los problemas sociales y económicos que lastiman a millones de nuestros compatriotas.

Juárez probó con su actitud que sobre todos los intereses está la Patria. Contra invasores y traidores logró unir a la gran mayoría de los liberales y a muchos conservadores. Después de la lucha sin cuartel en la que logró triunfar, respetó las diferencias de opinión, aunque fueran contrarias a las que él sostenía.

Con orgullo recordamos que desde el 24 octubre de 1849 Benito Juárez es miembro de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. Hablo en presente con toda propiedad, porque la doctrina juarista, su compromiso por el progreso, su patriotismo, siguen rigiendo la acción de los miles de mexicanos que en casi medio centenar de sociedades correspondientes integramos esta institución, la sociedad científica y cultural más antigua de América.

La Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística fue creada en abril de 1833 por el patriarca del liberalismo, el doctor Valentín Gómez Farías para realizar estudios e investigaciones que dotaran al nuevo Estado mexicano de la información, los programas de acción y las propuestas de gobierno indispensables para que la patria progresara.

A lo largo de 180 años hemos cumplido. Hemos acumulado información, hemos originado leyes como la que protege el patrimonio arqueológico, la que implantó en México el sistema métrico decimal, la que creó el sistema estadístico nacional, la que sistematizó en el Inegi los esfuerzos modernos de la cartografía y la informática, la que nos llevó a tener un mar patrimonial. Cumplimos –pese a todo tipo de dificultades y carencias – la encomienda del Dr. Gómez Farías y se realizó la delimitación y localización geográfica de los territorios estatales y las ciudades y poblados.

En suma, hemos defendido la patria con las acciones intelectuales, como Juárez lo hizo con la actividad política y las acciones militares.

Juárez aportó libros singularmente valiosos a nuestra biblioteca, depósito de documentos que desde 1590 muestran las vinculaciones entre los distintos dialectos que forman las distintas lenguas indígenas de Oaxaca. De Juárez aprendimos los miembros de nuestra sociedad a cuidar y acrecentar el bagaje escrito y gráfico que hoy sirve a investigadores y estudiosos de México y del mundo.

Juárez nos enseñó que los traidores no tienen cabida en las instituciones, especialmente cuando sus acciones van contra el interés nacional o contra el patrimonio del país. Atendiendo a la propuesta del Presidente de la República, en 1862 expulsamos a Juan Nepomuceno Almonte. Con este ejemplo expulsamos en el 2006 a quien pretendió vender algunos de los materiales que constituyen el fondo reservado, que es lo más valioso de nuestra biblioteca y mapoteca.

La Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística vive hoy porque Juárez se preocupó de renovarla y fortalecerla como uno de sus primeros actos al encabezar la restauración republicana, después de concluir la larga lucha que se inició con la Guerra de Reforma, continuó con la defensa del territorio nacional contra la invasión francesa y culminó con la derrota estruendosa del espurio imperio de Maximiliano y su fusilamiento en cumplimiento de las disposiciones de la ley de defensa de la República emitida en enero de 1862.

El 26 marzo 1868, y por convocatoria de Benito Juárez, se reorganiza la mesa directiva y se reanudan los trabajos de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística en un local y con recursos proporcionados por el propio señor Presidente Juárez, quien además ordenó al Archivo de la Nación que enviara libros que tuviese duplicados para engrosar la biblioteca de nuestra institución, que hoy lleva con orgullo el nombre del Patricio de Guelatao.

Juárez pidió además trabajos específicos a la Sociedad. Mencionemos: el trazo del ferrocarril entre Veracruz y México, el anteproyecto de la ley de instrucción pública, que luego perfeccionara una comisión compuesta en su mayoría por miembros de nuestra institución, que reorganizaron la instrucción primaria para niños y niñas, crearon la escuela nacional preparatoria, las escuelas profesionales que fueron el germen de la UNAM, la primera escuela normal y que establecieron desde entonces que la instrucción gubernamental debe ser obligatoria, laica y gratuita.

Hoy continuamos siendo fieles a la doctrina juarista. Defendemos la educación laica, insistimos en que se reincorporaran la historia y la geografía nacionales como materias en los programas de las secundarias y sobre todo procuramos en cada del acto societario o personal ser honestos, patriotas y justicieros, como nos enseñara nuestro grande e ilustre consocio Benito Juárez.

*Presidente de la Junta Directiva Nacional de la
Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.