Local

Las Fiestas de Nuestra Señora del Carmen, en San Ignacio Sinaloa

Por domingo 12 de agosto de 2012 Sin Comentarios

Por Teodoso Navidad Salazar*

Muchos pueblos de nuestra entidad conservan tradiciones que les han sido legadas por generaciones. Así, disfrutamos de las fiestas de Semana Santa en la antigua comunidad indígena de Tacuichamona, municipio de Culiacán; San Miguel Zapotitlán, Ahome; Capomos y Tehueco en El Fuerte; las fiestas de la virgen del Rosario, en Guasave y La Candelaria, en Quilá; la fiesta patronales en Ocoroni; el día de San Juan, en El Fuerte; la Purísima Concepción, en Mocorito; San Pedro, en Guamúchil; San Pedro y San Pablo, en Alhuey, Angostura; San Ignacio, en Choix; Santa Úrsula, en Cosalá; San Miguel, en Culiacán; San Francisco de Asís, en Navolato y San Sebastián, en Concordia, por mencionar algunas. En Eldorado, por ejemplo, tenemos las fiestas patrias, que son todo un acontecimiento, donde se dan cita los habitantes de las rancherías circunvecinas. El desfile cívico escolar es todo un éxito.

Lo anterior, sin contar nuevas festividades en los nuevos centros de población ejidal (Día del ejido), motivo también de regocijo entre los pobladores al recordar las luchas llevadas a cabo para conseguir sus parcelas, que hoy son el sustento familiar. La feria del tomate, en Villa Juárez (Campo Gobierno) y la feria de la Caña, en Navolato; los carnavales en Mocorito, Guamúchil y Mazatlán; las fiestas del mar, (de las cabras), en Escuinapa o de la Santa Cruz, en La Cruz, Elota.

En el pueblo del Carmen (Hacienda del Carmen), sindicatura de San Javier (llamado así por la veneración a esta virgen, por parte de los fundadores de la hacienda), en esto de las fiestas tradicionales, no son la excepción. Anualmente sus habitantes organizan (durante tres días) actividades y juegos deportivos así como arreglo de la iglesia, paseo de la virgen por el pueblo y las tradicionales mañanitas en su honor el 16 de julio. Las carreras de caballos, palo encebado, carreras de encostalados (participan chicos y grandes); baile con banda de la región (en esta ocasión fue la banda de Coyotitán), son diversiones que en este pueblo se practican desde el siglo XIX. Esta tradición hace posible la convivencia de familias de manera local, pero también de parientes y amigos de pueblos aledaños a la comunidad, así como de todas aquellas que vienen de la Unión Americana al reencuentro con sus raíces, su pasado y sus tradiciones. Los vecinos visten sus mejores ropas y quien tiene caballo lo luce con sus ajuares.

Todas estas tradiciones nos identifican con nuestro rico pasado histórico, nos dan identidad y son parte de nuestra forma de ser propia.

*Locutor e historiador.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Siguiente entrada