DestacadosEstatal

Los sinaloenses en la intervención francesa

Por domingo 1 de julio de 2012 2 Comentarios

(Última de tres partes)

Por Carlos Francisco Tavizón López*

El ejército invasor francés, no tuvo una sola victoria importante durante el período de la guerra de intervención en el Estado de Sinaloa, ni logró romper el círculo de hierro con que los sinaloenses le mantuvieron encerrado siempre en el estrecho recinto de la ciudad de Mazatlán, defendido por la escuadra del Pacífico que contaba con buques de guerra modernos y muy artillados. Al principio de la llegada de los francéses a Mazatlán, realizaron razias contra los poblados de alrededor, incendiando poblaciones enteras, ejecutando actos de barbarie, asesinando, robando y violando mujeres, manchando con ello indeleblemente, el pabellón de la Francia, “en contraposición a esta conducta tan reprobable, Sinaloa brilló por el valor de abnegación inquebrantable de sus patriotas, que opusieron con sus pechos un valladar insuperable a la invasión de los soldados que se habían llamado los primeros del mundo”.

“En ninguna parte se opuso a los francéses mayor resistencia que en el Estado de Sinaloa, se tienen documentadas más de mil acciones bélicas contra los francéses por parte de los sinaloenses, destacándose las batallas de: Veranos, Espinazo del Diablo, Palos Prietos, la batalla contra el buque Cordelliere y la gloriosa batalla de San Pedro, y en ninguna parte fueron objeto de mayores desprecios que hasta las mujeres y niños los hostilizaban”. Y para colmo en Sinaloa la naturaleza también se les oponía; a principios de octubre 1866, un ciclón que cuando cae en estas épocas, se le llama Cordonazo de San Francisco, echó a pique un buque de la escuadra francesa en Mazatlán, e irritado por esto el comandante de la plaza, exclamó en mal español, en un momento de gran desesperación “Caramba en esta tierra hasta Dios es chinaco”. El ejército francés salió de la ciudad de Mazatlán el día 13 de noviembre de 1866, reembarcándose en la escuadra francesa, para nunca volver. Llevando consigo las tropas y algunos empleados traidores que temían el castigo por su defección, así fue como terminó en Sinaloa el gobierno imperial, dura y patrióticamente combatido por los hijos de este heróico suelo. Por esta tenaz resistencia y la lucha sin cuartel que les dieron los sinaloenses a los invasores, Juárez llamó al Estado de Sinaloa; ESTADO MEXICANO SIN MANCILLA.

*Cronista de Guamúchil

Related Post

2 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.