Local

Maraña

Por domingo 15 de mayo de 2011 3 Comentarios

Por Veronica Araceli Montoya Cortez*

Sonrió al recibir el mensaje
que su conciencia le envió;
se dijo en sus adentros,
por fin, la calma llegó.

Los caminos de la vida
son a veces tormentosos;
pero cuando tienen rumbo
son en realidad, hermosos.

Los obstáculos son sabios,
necesitan estar ahí;
en lugar de intentar quitarlos
es mejor verlos con frenesí.

A la conciencia no se le refuta,
porque lo que dicta, es;
es mejor aprender de ella
porque es la fuente del saber.

Como todas las historias,
esta también tuvo un final;
al aclararse la maraña
que no la dejaba descansar.

Le agradece el favor
a la bendita conciencia;
que no paró en señalar
el objeto de su impaciencia.

Maraña, bienvenida y despedida,
le dice todos los días;
su cantar, finalmente lo entendió
cuando encontró la salida.

*Docente / UAS

Related Post

3 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Impreso N° 50
Siguiente entrada