Nacional

Pueblos mágicos Parras de la Fuente, Coahuila

Por domingo 6 de febrero de 2011 Sin Comentarios

Por Alejandra Avilés Gaxiola*

Parras es una histórica población con más de 400 años de vida y lugar en donde nació el héroe revolucionario Francisco I. Madero. Es conocida también como el “Oasis de Coahui­la”, ya que se localiza en un valle de tierras fértiles con abundantes manantiales y arboledas. Parras es reconocida también por alber­gar la empresa vitivinícola más antigua de Latinoamérica.

Esta ciudad recibió originalmente el nombre de Villa de San­ta María de Las Parras en virtud de su comprobada fertilidad. A partir de 1868, ostenta el nombre de Parras de la Fuente, en ho­nor al abogado saltillense Juan Antonio de la Fuente, quien fuera defensor de la soberanía mexicana en contra de los invasores franceses durante el Segundo Imperio.

El capitán Antón Martín de Zapata emprendió el proyecto de colonizar formalmente la región desde el año de 1587, pero no fue hasta 1598 cuando, acompañado del padre jesuita Juan Agustín de Espinoza, logró la pacificación, catequización y ocu­pación del territorio. Así, Parras fue fundada oficialmente el 8 de febrero de 1598.

En 1599, por órdenes expresas del virrey Gaspar de Zúñiga y Acevedo, conde de Monterrey, se procedió a trasladar hasta esas tierras a un grupo importante de indígenas tlaxcaltecas, que en ese entonces radicaban en Saltillo. Como testimonio de tal acon­tecimiento, la ciudad conserva una cruz que se encuentra en un sitio conocido como Cueva de Texcalco, lugar donde se creó la congregación indígena.

Desde el siglo XVI, Parras fue conocido también con el nom­bre de Valle de los Pirineos, por su semejanza con el de Europa, tan propicio para el cultivo de la vid y el olivo, destacándose des­de esa época un importante número de casas y bodegas dedica­das a la elaboración del vino, tales como las bodegas de Perote o del Marqués de Aguayo y la Hacienda San Lorenzo, fundada en el siglo XVI. Actualmente funge como sede oficial de la Casa Madero, productora de los vinos más famosos de Parras, reco­nocidos a nivel internacional. Su renombre se debe en parte a las cosechas que han dado origen a algunos de los vinos más famo­sos del mundo como el Cabernet Sauvignon, mismo que puede degustarse en el Museo del Vino.

La ciudad cuenta entre sus atractivos históricos y culturales con la visita a la presidencia municipal, la cual es una réplica del palacio de gobierno del estado y en su interior es posible admirar un espléndido mural que detalla la historia y grandeza del lugar.

Otro sitio importante es El recinto de Madero, casa donde na­ció Francisco I. Madero. En la Casa de la Cultura se conservan y exhiben algunas de las pertenencias de este personaje, principal­mente pinturas y su acta de nacimiento; asimismo, el edificio res­guarda otros objetos de gran valor para la comunidad parrense.

El Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, es una obra de mediados del siglo XVI con una fachada sencilla en la que destaca la torre lateral y cuatro imágenes en azulejo de la Virgen de Gua­dalupe que flanquean la entrada. Erigido en el siglo XVII, el anti­guo templo y Colegio de San Ignacio de Loyola es un museo en el que se exponen algunas obras pictóricas de esta misma época.

Para disfrutar del privilegiado clima existen varias plazas públi­cas donde se dan cita, propios y visitantes para dar reconfortantes caminatas al aire libre. De igual forma, la Alameda de la ciudad cuenta con jardines, juegos infantiles y la Biblioteca Pública.

En los alrededores de Parras se encuentran diversos lugares donde se puede disfrutar de un ambiente familiar; tales como los Estanques de La Luz, La Hacienda y Zapata, conocidos balnearios que cuentan con áreas de esparcimiento en las que es posible prac­ticar actividades deportivas, así como organizar días de campo.

En los primeros días de noviembre de cada año se celebra el Festival del Dulce y de la Nuez, en cual se reúnen todos los dulceros de la región para compartir sus productos con toda la comunidad y con los visitantes, mismos que pueden adquirir la exquisita variedad de dulces de nuez, higo, uva, piñón y cajeta. Las fiestas típicas de Parras incluyen también la presencia de los danzantes o matachines.

Las fiestas de la uva y del vino y de la vendimia, organizadas por Casa Madero, se celebran los días 9 y 10 de agosto, y son animadas con fogatas, juegos y toritos pirotécnicos.

*Maestra en Administración y Política Pública. ITESM

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.