Nacional

Desde los pinos

Por domingo 27 de junio de 2010 Sin Comentarios

Por J. León Rodríguez Zúñiga*

Hasta el rincón del cañón de la parte Sur de la Joya de los Herrera, empezaron a llegar los ca­balgantes, unos comentaron que desde el día 25 y otros aseguraron en forma definitiva que el mero día 26 de mayo del 2010. El objetivo era celebrar los 261 años de la fundición del Real de los Ynfantes ahora Mi­neral de Bustamante, Tamaulipas.

Ahí estaban los presidentes municipales de Miqui­huana Javier Reyna Jaramillo con su gente, de Palmillas Jaime Antonio Barragán Castro acompañado por los su­yos, de Tula Saúl Muñoz Vallejo con su equipo ecuestre y el Presidente Municipal de Bustamante, Prof. José Antero Medi­na Cruz, como todo un excelente anfitrión y los centauros que siempre lo acompañan en estos movimientos de algarabía y gusto por la monta de un buen caballo, ya sea criollo o de pura sangre, aunque son pocos los de alzada.

Dieron inicio a la cabalgata antes de cruzar el meridiano número 12 de acuerdo al “0”de Greenwich. El primer lugar por visitar simulando la llegada de los primeros fundadores, fue la Joya de Los Herrera, conocida también como la de los Alvarado en tiempos del año de 1787. Posteriormente llega­rían al paraje conocido como “El Pantano”, punto referente de la llegada de Nicolás Jacinto de Salazar aquel año de 1746, en busca de los metales, cuya noticia había llegado a los oí­dos del minero prominente de Charcas San Luis Potosí, cuyo nombre fue. Antonio Garay.

Antonio Garay, mandó a Nicolás Jacinto de Salazar, para que abriera las primeras minas entre los meses de julio, agos­to, septiembre, octubre y noviembre del año citado, bautiza­das por el mismo como: SANTA ANA, LA ASUNCIÒN Y LAS ÀNIMAS. Continuando con sus trabajos de obtención de los metales, regresaron a Charcas, S. L. P. donde se dieron cuenta que producían plata. Regresaría el año de 1748 don Nicolás Jacinto de Salazar, con recursos propios a seguir trabajando las mismas minas, pero ahora lo acompañaba Nicolás Anto­nio del Castillo, otro minero de Charcas, pues, Nicolás Jacinto de Salazar, era originario de Matehuala, donde administraba también una hacienda, se debe a Nicolás Jacinto de Salazar, el nombre de las primeras minas y por naturaleza ser el pio­nero de la fundaciòn del pantano y posteriormente el Real de los Ynfantes. Al escarbar nuevamente las minas en 1748 en compañía de Nicolás Antonio del Castillo y 5 peones más, re­gresan nuevamente a Charcas con otras 6 cargas de metales y vuelven a comprobar que era plata lo que producían, de ahí en adelante se desató un encanto por buscar nuevos horizon­tes de poder económico de los eminentes personajes y deci­dió Nicolás Jacinto de Salazar, establecer una población en el Paraje conocido como: “El Pantano”.

Es Nicolás Jacinto de Salazar, el precursor de la fundaciòn de la población que existió por uno cuantos meses (entre 3 y días) en el Pantanito, pero cometió el error de confiar en su compañero y amigo Nicolás Antonio del Castillo a quien man­dó por delante para que se estableciera en el lugar indicado. Así lo hizo Nicolás Antonio del Casillo, atendió la indicación de su tocayo y se puso en marcha con sus hermanos Igna­cio Santiago y Manuel, esposas, hijos y sirvientes, más otros aventureros que querían probar suerte y conquistar grandes fortunas en la nueva empresa minera.

Durante los últimos días de enero, salieron de Charcas, pasando por Matehuala, Mier y Noriega y seguramente fue­ron engrosando la caravana que sería la que le diera vida a la nueva población que a base de muchos sacrificios y esfuerzos; llegaron entre gritos de arreo, de júbilo, desesperación y sor­presas varias al rincón del pantano el 19 de Febrero de 1749. No me cabe la menor duda que ya para entonces había per­dido el liderazgo Nicolás Jacinto de Salazar, pues lo fuerte del proyecto de fundaciòn, lo acababa de hacer Nicolás Antonio del Casillo y sus hermanos.

Una vez establecidos en el rincón del pantano o Paraje del Pantanito, observaron todas las ventajas y obstáculos que se les presentarían para poder desarrollar la novedosa población que seguramente era vigilada por los indios nativos y que tuvieron que casarlos como animales, dándoles muerte a los líderes indígenas para poder posesionarse definiti­vamente del lugar. Fue entonces que le 26 de Mayo del mismo año (1749), se cambiaron definitivamente al lugar donde se encuentra actualmente la población, ayer lla­mada Real de los Ynfantes y ahora Bustamante. Los mis­mos pobladores declararon como fecha de fundaciòn el 26 de mayo de 1749 y don José de Escandòn aceptó la fecha, dando el nombre de Real de Los Ynfantes, segura­mente en recuerdo de los montes de Yuso en España, en Santander, lugar de originario de don José de Escandón y Alguera, ya para entonces era reconocido como el co­lonizador del Nuevo Santander.

Para terminar, felicito a todas las administraciones que han hecho de la fundaciòn un verdadero acontecimiento y a la actual, sin caer en la adulación, estoy seguro que lo han hecho muy bien, felicidades una vez más.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.