DestacadosNacional

EL QUERÉTARO NAVIDEÑO

Por domingo 30 de diciembre de 2018 Sin Comentarios

ANDRÉS GARRIDO DEL TORAL

Como amante de la Historia no puedo negar que mi Jesús El Cristo nació el 21 de agosto a las doce del día, ratificando mi idea y la de muchos estudiosos al Cristo histórico; pero el papa Gregorio Magno quitó el Calendario Juliano para imponer su Calendario Gregoriano, que es el que nos rige en esta época, mismo que trasladó el nacimiento de Jesús Cristo del 21 de agosto al 25 de diciembre, con un objeto evangelizador: que los romanos y griegos orgiásticos y aficionados a las bacanales se olvidaran de las fiestas de Saturno y de las fiestas del Sol que precisamente eran en diciembre y en las que se copulaba, bebía y comía sin razón y sin medida.

El hoy conocido como San Gregorio I ideó entonces que los diciembres cristianos estuvieran llenos de religiosidad y para ello suprimió las bacanales saturninas (no me refiero a Saturnino Osornio, caones) haciendo a un lado la verdadera fecha de nacimiento de El Salvador, aunque Julio Figueroa me llame “cura Garrido” y los mochos me digan hereje por esta versión. Termino esta irreverente columneja trascribiendo y adaptando una hermosa y dolorosa letra de una canción navideña de protesta, sí, como lo oyen: no una letra frívola indeja compuesta por gringos que medran con las navidades sino con un contenido profundamente social y que me llama a la reflexión y al amor por mis prójimos. Si usted es un macarra de la moral o un fariseo hipócrita y esclavo de El Palacio de Hierro, Liverpool o Sears mejor ni me lea.

Ahí les va:
Navidad, un cucurucho lleno de castañas.
Navidad, noche de besos de tela de araña.
Navidad, la abuela con su toca azul marino.
Navidad, las casas aromadas con roscos de vino.
Navidad,
las sillas puestas de los que cayeron.
Navidad,
raíces para los nuevos queretanos viajeros.
Navidad,
figuras de un portal siempre más viejo (no el del Jardín
Zenea que es renovado).
Navidad,
silencio al dar las doce ante el espejo.
Si no fuera por las luces de neón,
por los recuerdos que rescatan mi ilusión,
no habría diciembres para creer en ti.
Y si no fuera por la escarcha de papel,
por esa estrella y ese niño de Belén
no habría motivos para brindar por ti.
Bendita y maldita Navidad,
maldita y bendita Navidad,
con su eterna canción, un año sin amor (bola de caones
consumistas y egoístas),
un día para amar.
Navidad, Jerusalén envuelta en puras llamas (conflictos
ONU, palestinos, israelís y Trump).
Navidad, ni sana hoy ni sanará mañana.
Navidad, Adán matando cada día a Eva (feminicidios y
violencia contra las mujeres).
Navidad de niños que no tienen quién los quiera (niñitos
de familias disfuncionales).
Navidad, la guerra Santa, guerra por dinero (hipócritas
fariseos).

Navidad, pateras llenas de angelitos negros.
Navidad, la calle el reino de los “sin papeles” (migrantes).
Navidad de los “sin techo” buscando pesebres (los
miserables).
Si no fuera por las luces de neón,
por los recuerdos que rescatan mi ilusión,
no habría diciembres para creer en ti.
Y si no fuera por la escarcha de papel,
por esa estrella y ese niño de Belén
no habría motivos para brindar por ti.
Bendita y maldita Navidad,
maldita y bendita Navidad,
con su eterna canción, un año sin amor,
un día para amar.
Navidad, aquí acaba por hoy el cancionero (El Divo),
Navidad, mañana volverá el Palabrero.
El Palabrero… El Palabrero… (si es que abre el Gómez
Morín) y para desgracia de los déspotas también El
Armero…

LA CASA DE LOS PERROS: Afirma sin ningún escrúpulo nuestro hereje y anti religioso coterráneo Mario Arturo Ramos Muñoz que en Querétaro siempre ha habido extraterrestres y a menudo lo confirma. No es que se junte con Jaime Maussan ni que haya convivido con don Pedro Ferriz Santacruz, no; pero tampoco se trata de esos politiquillos mexicanos y queretanos jóvenes que parecen reptilínios y que ojalá ya sean sustituidos por arcturianos porque están destrozando a Querétaro.

Agrego además que no se refiere nuestro crucífero poeta Ramos a mis avistamientos en la Peña de Bernal y en el cerro de El Frontón (el señor obispo don Faustino Armendáriz leé mi columna y me ha preguntado si sigo viendo ovnis, snif). ¿De qué se trata pues? ¿Qué lleva al poeta de La Cruz ha decir que hay pruebas contundentes de extra terrestres en Querétaro? Su atrevido argumento es que ya tuvimos un gobernador Saturnino (de Saturno pues) y un obispo Marciano (don Marciano Tinajero y Estrada), y que además hay un Marciano enterrado en la Catedral de la Diócesis de Querétaro (precisamente ese virtuoso prelado al que tanto amó la queretanidad). Les vendo un gato (no un puerco, mi puerco sigue robado), pero un Gato ojiverde, momificado y hereje y ateo como el que más. Feliz Navidad.

* Doctor en Derecho y cronista de Querétaro

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.