DestacadosEstatal

DON JESUS BUSTILLOS SALOMON, VERDADERO AMIGO DE PEDRO INFANTE CRUZ.

Por sábado 30 de abril de 2016 Sin Comentarios

Por: Eduardo Niebla Alvarez

Un lunes 14 de diciembre del año 2015 nos reunimos en EL FORO DEL SABER (EL GUAYABO), don Jesús Bustillos Salomón y su hermano Gerónimo(mi Maestro de la Escuela de Derecho y Ciencias Sociales, de la Universidad Autónoma de Sinaloa, durante el ci-clo escolar 1961-1962,) en donde don Jesús nos narra que nace en el Mineral de El Magistral, municipio de Mocorito el día 1 de noviembre de 1916, siendo sus padres don Gerónimo Bustillos Monjardin y la señora Isabel Salomón de Bustillos; cuando tenía dos años su papá Gerónimo decide irse a vivir a Las Higueras de los Vega, municipio de Mocorito; dice don Jesús que él recuerda muy bien, que cuando tenía sólo dos años, en el año de 1918 su papá consiguió una carreta tirada por dos mulas, que su mamá Isabel iba en la parte tra-sera y que llevaba a su hermana Rosario recién nacida, su papá se sentó junto al conductor en la parte delan-tera, noto que su mamá estaba muy “colorada” (roja), eso no se le olvida.

Don Gerónimo, su padre, de nuevo se cambió de domicilio a Mocorito y después a Guamúchil, donde conoció a Pedro Infante, cuando éste tenía 11 años y don Jesús 12; se hicieron grandes amigos, ya que don Delfino Infante padre de Pedro que era músico, por ne-cesidad de trabajar, se iba en ocasiones con la orques-ta de los circos que llegaban a Guamúchil, razón por la cual Pedro visitaba a los Bustillos casi a diario, ahí comía muy seguido y eso ocasionó que don Gerónimo, padre de don Jesús, les enseñara a los dos a trabajar la carpintería, donde aprendieron lo más elemental y le ayudaban los 2 a don Gerónimo.

Era tal la confianza y tan afectuoso el trato que le daba don Gerónimo a Pedro, que éste le decía en ocasiones “papá Gerónimo”.

– –Pedro y don Jesús le hacían trabajos al Sr. De la Vega, el hombre adinerado de Guamúchil.

Don Delfino Infante nace en Acaponeta, Naya-rit y Doña Refugio (Doña Cuca) Cruz en Rosario, Sina-loa. Él era maestro de música, sin embargo, nunca le dio clases a su hijo Pedro, piensa don Jesús que tal vez porque don Delfino pensaba que Pedro tenía facultad naturales para la música y aprendería solo.

Pedro nació en Mazatlán, cursó la escuela pri-maria una parte en Rosario, y después en Guamúchil.

Cuando don Jesús tenía 17 años, Pedro que tenía 16 se fue con su papá a Guasave a trabajar en la música, tocaba la batería, guitarra y, al parecer, tam-bién le gustaba el piano.

Cuando la familia Infante Cruz se muda a Culiacán Pedro, con el tiempo, conoce a María Luisa León, mujer muy guapa e inteligente que fue su primera esposa y que lo impulsó para irse a la capital de la república a probar fortuna en el canto. La pareja se va a México, D.F., y en el transcurso de los años Pedro tiene éxito, eso le permitió conocer muchas personas, entre ellas damas muy atractivas, lo que provocó la separación de María Luisa León.

Interviene el Lic. Gerónimo Bustillos quien dice que María Luisa lo invitaba en México la cena de navi-dad, pero que Pedro siempre estuvo ausente cuando él fue a cenar, ya que andaba de gira trabajando.

Don Jesús continúo su amistad con Pedro, y éste lo invitó en el año de 1956 a irse a trabajar a Méri-da, Yucatán, para instalar un negocio de carpintería ya que Pedro tenía casa allá, y también en México, D.F., ambas casas tenían gimnasio porque a Pedro le gusta-ba mucho hacer ejercicio de gimnasia y levantar pesas; nunca tomó alcohol ni fumó. En Mérida don Jesús vi-sitaba a Pedro en su casa mientras éste estuviera allí.

Había mucho trabajo de carpintería en Mérida pero no era muy bien pagado, y dice don Jesús que, aun cuando él ganaba poco no tenía problema porque Pedro lo apoyaba cuando era necesario y ya tenían el proyecto del negocio de carpintería en el que, pensa-ban, les iría bien.

En este momento llega el Dr. Cuauhtémoc Pérez Núñez Guerra, amigo de nosotros y se integra al trió. Continúa don Jesús: el día 14 de abril del año 1957, estuve todo el día en la casa de Pedro en Mérida, éste tenía un automóvil rojo, marca Mercedes Benz.

Ese día el señor Ruperto Prado invitó a Pedro a cenar a su casa. Don Ruperto era una persona de nego-cios y socio o dueño de la empresa TAMSA, que tenía aviones comerciales que transportaban mercancía de Mérida a la ciudad de México. Estando en la casa de don Ruperto llegó el capitán piloto aviador Víctor Vidal Lorca y, como ya se conocían, comentó el capitán que al día siguiente, 15 de Abril, volaría a México, D.F., a llevar un cargamento de pescado, entonces Pedro le comentó que él también iría a México, que ya tenía el boleto de avión de línea comercial, probablemente “Mexicana de Aviación”. Entonces el capitán Vidal le dijo a Pedro, a quien le gustaba mucho pilotear, que se fuera con él de copiloto y que al copiloto le “echarían para atrás”. Pedro preguntó “y en que avión vas a volar” y el capitán le contesto “en el cuatro narices” (cuatro motores) entonces aceptó la invitación, y quedaron de verse en el aeropuerto el día 15 a las 8 de la mañana. Don Jesús trabajaba en una maderería, y ese día llego una persona como a las 9 de la mañana y les comentó que “se había caído un avión de TAMSA”. Dice don Jesús que pensó en la posibilidad de que sería el avión en que viajaba su amigo Pedro; de inmediato fue al lugar del accidente y vio el avión todavía quemándose y confirmó que era en el que viajaba Pedro, su gran amigo. Pedro falleció en ese accidente de aviación ya teniendo boleto de línea aérea para viajar.

El copiloto al que “echaron para atrás” se salvó.

* Notario y autor

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.