Editorial

Editorial: Nº 204

Por domingo 20 de abril de 2014 Sin Comentarios

Un Viernes de la Semana Mayor

pag 2 editorial-Recuperado1Los niños no se alteraron. Uno de ellos inicio en la armónica una canción de moda.  ”No toques hoy le dijo el coronel. “ Hay muerto en el pueblo. “El coronel no tiene quien le escriba” Gabriel García Márquez. Aracataca, Colombia 1927- Ciudad de México 2014.

Tradicionalmente el viernes de Semana Santa, permite a los que se quedan la temporada vacacional  en casa, tener  un poco más de tiempo- ese arlequín que hace victimas de sus bromas a sus esclavos citadinos- para disfrutar a  familiares y amistades, para leer, oír música, revisar los textos escritos y lo que giran en la memoria. Cuando se planeó este editorial  su centro gravitacional o tema,  recordaba  los aniversarios luctuosos de dos ídolos de la “canción ranchera”, -“El cuervo”, considera el estilo una  vertiente de lo que denomina: “Música tradicional”-.  Pedro Infante, 18 de noviembre de 1917, Mazatlán, Sinaloa- él amaba Guamúchil-, Mérida, 15 de abril de 1957; Gabriel Siria Levario, Javier Solís, 1 de septiembre de 1931, Ciudad de México- hay otras versiones que señalan que Nogales,  Sonora  es su lugar de origen- 19 de abril de 1966, Ciudad de México. La importancia en el canto popular de los dos intérpretes ha vencido la muerte y el olvido; sin embargo el fallecimiento de Gabriel García Márquez, el jueves 17 de abril, me llevó  ante el teclado con  las ganas de contar que entre otros goces estéticos de “Gabo,” gustaba de los tangos y boleros y entre estos últimos, los “rancheros” gozaban de su aceptación. ¡Claro! la convicción de que su muerte no sólo conmocionaba el mundo de las letras, motivaba la prisa para elaborar el texto. El café tempranero nunca falta, con los primeros tragos pude observar a la mañana placida -que en esta época sin vacacionistas-, transcurría tranquila y risueña por las calles de la Ciudad de México, de pronto comenzó el zangoloteo, y el viejo rock and roll de “Muévanse todos”  se escuchó con su afinación sísmica en la vieja Tenochtitlan, durante aproximadamente un minuto, una eternidad. Como figura poética del temblor de siete grados  se puede escribir que la tierra se conmocionó con el final del autor universal…

El fin de la figura literaria iberoamericana a los 87 años, cierra uno de los capítulos de mayor luminosidad de la novela latinoamericana conocida como “El boom”. Gabriel junto a Vargas Llosa, Oneti, Fuentes, Cortázar, Rulfo, Asturias, Carpentier, Lezama Lima, tal y tal redimensionaron el papel de la narrativa  y de los narradores en la Amerindia nuestra. La trayectoria del fallecido puede llenar hojas y hojas con sus logros que enriquecieron la lectura de miles y miles que en sus escritos encontraron una puerta para soñar, imaginar, vivir  a través del lenguaje y que desde el día del encuentro con la parca del escritor lloran su ausencia.  El lunes 21 de abril el Palacio de Bellas Artes abrió sus puertas para que México, Colombia, el mundo entero rindieran un cálido homenaje al colombiano universal que conquistó al mundo letra a letra. La Voz del Norte también se encuentra de luto por la pérdida de Gabriel García Márquez. QEPD

…. él se quedó sin saberlo para siempre con su silbido de su potra de muerto, viejo tronchado de raíz por el trancazo de la muerte, volando entre las últimas hojas heladas de su otoño hacia la patria de las tinieblas de la verdad del olvido…. “El otoño del patriarca”. Gabriel García Márquez.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.