DestacadosLocal

La Vida es Como una Paleta

Por domingo 2 de febrero de 2014 Sin Comentarios

Por Jaime Irizar Lopez*

La-Vida-Es-Como-Una-Paleta1A quien le gusta leer, pensar, investigar o razonar, estará de acuerdo conmigo en que durante toda nuestra experiencia vital hemos tenido gratas oportunidades de analizar la vida bajo la óptica de filósofos y pensadores famosos, quienes en sus escritos nos regalan de manera sintetizada y elegante los conceptos y las ideas que con mucho nos ayudan a comprender el propósito de vivir.

Justo es reconocer, que son ellos los que han dado rumbo y forma al pensamiento y a la conducta humana. Gracias a su ejercicio intelectual podemos hoy presumir de leyes, reglas, sistemas económicos, principios y valores entre otras cosas importantes, que difícil resultaría imaginar nuestra vida sin ellas.

Pero hoy no voy a hablar, ni comentar acerca de este tema tan serio e interesante como multitratado. No, hoy quiero hacer un breve comentario sobre la profunda filosofía y gran enseñanza que encierran algunos refranes y sentencias populares.

En mi acumulado de años he escuchado sin duda alguna, muchas de estas síntesis ejecutivas de experiencias de vida, pero una en especial ha hecho mella en mi, de tal suerte que quiero dedicarle estos renglones para que en el ejercicio de su breve análisis, pueda surgir para ti y para mi, una enseñanza que pudiera ayudar a cambiar en definitiva nuestra óptica de la vida.

Quisiera saber quién, que haya sumado más de dos décadas de vida, no ha concluido que la vida pocas certeza nos ofrece. Somos conscientes de que salvo la muerte y en ocasiones el cariño de los padres por sus hijos, nada es seguro en este mundo. Sin embargo seguimos llevando a cuestas una pesada carga de prejuicios que limita nuestro andar, además nos comportamos y actuamos con base en una tabla de valores heredada por padres y abuelos misma que de que de seguro no hemos analizado a fondo, para decidir ya en la etapa adulta, si estos nos ayudarán o no a ser feliz, y a alcanzar así el propósito más importante de la vida.

Lo antes descrito, es sin duda el producto de una educación y formación tradicionalmente rígida que no admitía cuestionamientos o desacuerdos al inicio de la vida y por pereza mental ya de adultos no hemos querido replantear dicha tabla para una revisión final, a sabiendas de que ello nos podría llevar más veces de las que quisiéramos, por las rutas mas difíciles de transitar por la vida. Son las preocupaciones, la sobrevaloración, los complejos, las culpas, y la vergüenza, factores entre muchos otros más, las que nos hacen reaccionar de manera exagerada ante los problemas y situaciones más comunes de la vida.

Con frecuencia observo cuanto tiempo perdemos pensado y temiendo a la muerte. Amigos, parientes y nosotros mismos, dedicamos en ocasiones hora enteras a esta absurda variante del pensar. La mayoría de nosotros sin ser especialistas en filosofía, nos atrevemos a buscar verdades que luego no podemos manejar emocionalmente, cayendo con frecuencia en crisis existenciales, de ansiedad, angustia o depresión.

Estas crisis, así como la hipocondría, son consecuencia obligada de estos temores, que surgen del tomar la vida y la muerte demasiado en serio. Olvidamos que en apego a la verdad, no hay pasado ni futuro, la vida tan sólo se construye con el presente, que inicia y se reinventa al abrir los ojos todos los días.

En ese futuro hipotético que nos empeñamos en construir en nuestras mentes, a veces a costa de todo, al ser tan personal y único como la experiencia misma de la muerte, desaparece con ella.

Después de muerto, no hay nadie que pueda o quiera sufrir nuestras penas o preocupaciones, ni tampoco se va a detener el mundo para lamentar nuestra partida. Para fortuna de los que se quedan, nos vamos con todo, los prejuicios, los complejos, las dudas, las tristezas, los odios, las angustias, las penas, los errores y todo aquellos que un tiempo nos arrebató la alegría de vivir.

La-Vida-Es-Como-Una-Paleta2Después de ti la vida continuará su curso sin extrañarte y el mundo no dejará de girar. Es probable que las personas o las cosas por las que tú sacrificaste días enteros, te olviden por necesidad, más pronto de lo que tu ego desea.

Cierto es que se muere a diario. Pero es el mayor de los absurdos el morir anímicamente de manera intencional, como sucede cuando dejamos entrar a nuestra casa y a nuestra mente a los peores enemigos de nuestra felicidad: la tristeza, la envidia, el odio y el egocentrismo. Sobrestimarnos y tomar demasiado en serio la vida y a nuestra persona, mantener nuestro ego siempre exaltado, nos lleva irremediablemente y con mucha frecuencia a frustraciones y traumas que nos limitarán decididamente para lograr momentos felices y además acortará la distancia con lo que tanto se pretende evitar: la pena, el sufrimiento y la muerte.

Recuerda pues, que la vida es como una paleta helada en tus manos, si la chupas se acaba y si no también.

A que viene pues tantos desvelos y preocupaciones sin sentido, cual es el caso de pensar que somos el centro de gravedad del mundo, porque presumir que somos dueños de todas las respuestas y todas las verdades y por qué no intentar comprender en lugar de juzgar.

Por qué no tomar las cosas agradables de la vida sin culpa ni vergüenza. Quien dijo que ser prudente siempre te ayuda a ser feliz, que tiene de malo correr riesgos de vez en cuando, por qué amargar la fiesta de la vida con preocupaciones sin sentido, por qué no dormir menos y vivir más como aconsejan filósofos, escritores y poetas.

Cierto es, que hay que cumplir con unos roles preestablecidos para garantizarnos la existencia cómoda, pero más allá de eso, no es obligación, ni benéfico hacerlo al margen de las alegrías del vivir.

Te guste o no, la vida como la paleta se va a acabar, de ti depende si la aprovechas o dejas que se te vaya de las manos y te sientas a esperar el futuro en el que crees que vas a ser feliz.

Olvidémonos de querer encontrar las respuestas que no existen.

La vida es tan breve, que apenas tenemos tiempo para reír, cantar, pensar en positivo, gozar lo bueno, pero sobre todo darnos el espacio para amar.

Se feliz, para que puedas dar felicidad a los que tienen la fortuna de vivir contigo.

Nadie da lo que no tiene ¡piénsalo bien!

*Doctor y escritor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.