Nacional

“Formateo y codificación”

Por domingo 15 de diciembre de 2013 Sin Comentarios

Por Ernesto Rios Rocha*

Formateo-y-Codificacion1Después de 3 sesiones de 7 minutos estaba como nuevo. Tomó una receta y me dio instrucciones. Me dijo –“Tu medicina será espiritual. La de los humanos son pastillas y píldoras físicas, pero las de nosotros son actos y procedimientos de información. Atención: Primero deberás dejar el espejo durante 90 días. Esto cambiará tu visión. Que no te agrade tu belleza y que tampoco te moleste tu fealdad. Sólo aséate y vístete sin perfumes ni elijas ninguna prenda de vestir si no la que esté a la mano. Cuando veas a una persona evita ver sus carnes y sus vestidos, sus adornos su clase o su nivel intelectual o educativo exterior, evita verlos por fuera, penetra en su pensamiento no con la vista, ve su esencia. Ellos pisan el mismo suelo y habitan el mismo planeta. Son hijos de tu padre y tampoco son hombres ni mujeres pero creen serlo porque usan los ojos carnales. Discúlpalos y enséñales quienes son de una forma inteligente pues así crecerás tú y ellos también.

No desees cosas, casas, coches, fama, poder, dinero, porque eso te convertirá en humano, sólo desea el entendimiento. No trates de lucir. Los humanos no ven. Tienen un sólo ángulo para ver y su criterio es un sólo ángulo. Cada humano ve de un ángulo diferente y su criterio es diferente y sólo coinciden cuando su naturaleza los ubica en coordenadas parecidas. Cada uno tiene su verdad porque así la percibe. Mejor debes escuchar al altísimo porque él ve de todos los ángulos y ese es su criterio y conoce la verdad porque nada ignora, es omnisciente.

Atención. Este es el último ejercicio y el más importante. Debes actuar al revés que los humanos, sin competir y en vez de ganarles debes perder ante ellos. Ejercita tu cuerpo sólo 14 minutos diarios y trata de cerrar tus sentidos al exterior abriendo tus internos por 49 minutos diarios. Permanece en ti los 49 minutos al día por la mañana y ahí veras que las arrugas y el pelo blanco no son más que pasos a la evolución y que las enfermedades son puentes que hay que cruzar aprendiendo que la muerte es un cambio de escenario y personaje para existir.

Después de formateado el doctor mecánico me envió a la cámara de cuerpos para las pruebas informativas.

Yo, brillante, me fui a la cámara de cuerpos a como se me ordenó. Se me conectó a un cuerpo de grandes riquezas, empresas y millones y una cantidad grande de esclavos a mis órdenes. La riqueza me distrajo las 24 horas de ese día. No hubo tiempo de reflexionar y sólo pasé contando dinero, empresas, viajes y carros, con gran estrés pues no quería desperdiciar nada.

Formateo-y-Codificacion2El segundo día estuve en un cuerpo gordo y sólo pasé más de 20 horas tratando de adelgazar y desperdicié mi tiempo espiritual.

El tercer día fui muy bello y no salí del gimnasio porque esa vanidad me atrapó tanto que perdí la conciencia de la existencia interna y estuve luciendo y presumiendo al mundo mis atributos.

El cuarto día fui muy pobre y no hice otra cosa que buscar la manera de ser rico y ahí se me fueron las 24 horas del día.

En cada conexión resultaba más preocupado y más reprobado por el señor de 32 años. Mi memoria holográfica no contenía en esta ocasión la forma de formatear sólo había que reflexionar sacando cuentas para figurar una nueva información más sabia.

El quinto día era un artista, un poco raro, ya no me importaba el dinero, pero si quería aún un triunfo y estuve tratando de conseguir aplausos de los humanos día con día, y quería alabanzas y grandezas pero no de Dios, y ser tomado en cuenta como sabio. Y me dediqué a publicarme por la mañana, periódico tras periódico tratando de grabar mi nombre en la tierra, el cual se borraría en las mentes como se hace en cualquier formato, pero al darme cuenta empecé a dar gritos de coraje, y a medio día del quinto reaccioné y me fui a mi cuarto y cerré los ojos por una hora y es ahí donde vi la imagen de mis ojos abiertos ante la luz de la sabiduría. Regresé por la tarde y en una sola hora llamé la atención del mundo porque rechacé a todo ser humano como un ser pensante y regañé a todo el que se me acercó.

Mi sexto día fue mejor. Estuve en un cuerpo virtuoso, era un humano mágico de esos pocos que curan con mover sus manos, de los que proyectan poder. Es que ya estaba conciente internamente del brillante que estaba en mí. Miré con desprecio lo material y ya no sentí deseos de aplausos del mundo, ni de viajes pues ya conocía el planeta entero con mis visiones, viajaba de forma astral, en mi interior y me pasé más tiempo viendo hacia adentro que al exterior.

El séptimo día era la prueba más dura. Nací discapacitado. Adolorido en silla de ruedas y ciego además. Vergüenza, bochorno, miseria, tristeza, desprecio, conflicto. Pensé de inmediato en suicidio. Este era el cuerpo más miserable y el día más complicado. Fue mi día más reflexivo. Llegó el coraje, la impotencia y la violencia, se presentaron ante mí y quisieron invadirme e inmediatamente quise pensar en injusticia pero dije no. No. No. Sólo había que pasar un día dentro de ese cuerpo y sacar la información y grabarla en mi memoria holográfica, que en ese momento, como humano, para mí era incierta y como un sueño acabado de despertar, sin existencia. Pero me antepuse y logré poner mis ojos en el espíritu y quitarlos del exterior y así pude mitigar el dolor físico.

Este fue mi mejor día. Sólo esperaría el juicio del señor de 32 años.

La prueba estaba lista. Había quedado escrito mi comportamiento en un libro de la vida, el juez lo abrió y me fue asignado el cuerpo para mi sexta vida.

Formateo-y-Codificacion3Hice algunas preguntas. ¿Cómo es que de acuerdo a lo escrito fue tomada esta decisión? Entonces escuché la voz del gran juez. – Acércate -me dijo. Caminé al estrado cerca del trono y le dije – aquí estoy señor – me dijo – dime padre. Dije, padre.

Me dijo – cuida los talentos que te has ganado esta vez. Úsalos bien. No los presumas. Ocúltalos. Sólo cuando tengas que ayudar úsalos. Será un secreto mientras no sea necesario usarlos. No te sientas superior a nadie.

Si padre –contesté.

Se me entregó un cuerpo abierto y yo entré en él y me conecté a los sentidos y mi energía empezó a circular por las venas y cada uno de las refacciones funcionó moviendo una a otra y en cuanto entró la energía el pulmón succionó el aire y echó andar el motor pues mi batería estaba potente. Entonces tomé mi holograma de memoria y la conecté al cerebro con todos sus cables y así fue como en unos minutos estaba succionando gasolina de mi boca al tanque para que la circulación automática por las venas lograra la estabilidad del funcionamiento.

*Pintor,escritor, narrador y pedagogo.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.