DestacadosLocal

JUBILACION

Por domingo 1 de septiembre de 2013 Sin Comentarios

Por Jaime Irizar Lopez*

JubilacionHace tan solo unos días que en la casa materna nos dimos cita la mayor parte de la familia Irizar convencidos de que teníamos pendiente un encuentro con la historia familiar, el afecto, y la gratitud.

Después de haber sido partícipes en los múltiples festejos que con motivo de su jubilación y de los 60 años de servicio ininterrumpido en la docencia, qué le fueron organizados a nuestra hermana Irma por parte de sus compañeros de labores, amigos y autoridades educativas, y reconocer que tocaba a los de su sangre hacer lo propio, respondimos puntualmente a la convocatoria efectuada por Aarón y Sergio, para efectos de organizar un convivio en el cual pudiéramos dejar en claro nuestro sentir respecto a ella y a su labor en la vida. Me tocó la grata encomienda de elaborar, en nombre de tan numerosa familia, el mensaje alusivo a dicho evento, mismo que con gusto y gran emoción comparto:

A María Irma Irízar López

La hermana mayor, la líder y madre suplente:

Nada más difícil que ser justo, ni nada más complicado que tratar de describir con palabras un sentimiento que realmente defina y dimensione, el respeto, la admiración y el reconocimiento a toda una vida al servicio de los demás.

Para ayudarme en este intento, traigo a la memoria los tiempos difíciles de la familia Irízar, en los cuales la necesidad y el hambre agudizaban los sentidos y el ingenio, mismos que en el crisol de la unidad, permitieron construir las respuestas y definir las acciones que en todo momento fueron lideradas por Irma, la hermana mayor, y sacar de un atraso evidente a toda la familia.

A ella le tocó tomar grandes decisiones en esa época de serias vicisitudes familiares; esto, hay que decirlo con claridad, gratitud y respeto; pues lo hizo en virtud de la ausencia práctica de un padre que obedecía prioritariamente al llamado de las hormonas, mismo que peregrinaba por todo el Estado de Sinaloa para velar sus intereses afectivos, y de una madre siempre agobiada por las consecuencias propias de parir a 19 hijos y la ceguera que propicia por lo regular, la pobreza aunada a unos estudios limitados.

En este día, celebramos el triunfo de la voluntad, la disciplina y el trabajo; valores que con férreo empeño y a fuerza de ejemplos diarios Irma grabó en nosotros, consciente de que sólo ello, nos podría ayudar a salir de la lamentable situación por la que atravesamos durante nuestra infancia y juventud temprana.

Cierto es, que aplaudimos hoy también, su labor en la docencia, en donde contribuyó a forjar en las aulas, generaciones enteras de hombres y mujeres de bien; pero más cierto y justo es, el hecho de reconocer, que sin su guía, apoyo y respaldo, sólo Dios sabe cuál hubiera sido el destino final de los Irízar López como familia.

Atada fuertemente por lazos de sangre y cariño y pensando seriamente en el futuro, Irma hizo de la familia su motor de vida y su mayor ideal.

Con ello en mente, en los tiempos de vacas flacas y en los momentos familiares de mayor estrechez, tomó las decisiones correctas y marcó el rumbo que más nos convenía, ejerciendo responsablemente un gran liderazgo familiar, no sólo por lo numeroso de los miembros del clan, sino por la magnitud de las carencias, necesidades y aspiraciones.

Quiero destacar, sólo para efecto de dimensionar su labor, que tengo por cierto que todos los liderazgos llevan en sí mismos un componente emocional, que con frecuencia se traduce en un gran peso que se lleva sólo sobre la espalda de quien lo ejerce.

En ocasiones, esta responsabilidad despierta de manera natural y espontánea, cierta dosis de incomprensión, ingratitud y crítica. Pero en mi opinión, a los verdaderos líderes, ello no le limita su actuar, pues saben muy en su interior, que sólo tienen que medirse en función de sus resultados, y que los motiva y convence para actuar, únicamente la necesidad de cambio.

Irma, quiero decirte, que nosotros somos parte de esos resultados, y que somos además, el orgulloso producto de la unidad mas inquebrantable; de aquella que se forja en las carencias y en las inmensas ganas de comer tres veces al día, así como de salir avante en la vida, sin apartarse del camino de los valores para no ser rechazados socialmente, cual fue el deseo original de nuestros padres que interpretaste tú con gran fidelidad.

Tu liderazgo inicial, ayudó decididamente a construir hombres y mujeres de bien. Somos tus hermanos, el reflejo de tus esfuerzos y del empeño por aplicar lo aprendido de ti.

En otro orden de ideas, sabes muy bien que somos, por herencia materna, poco dados a las expresiones efusivas de cariño, y muy proclives a la ironía y a la broma; dicho de otra manera, somos más secos que un pinole, pero en este día, de manera excepcional, queremos contravenir nuestro temperamento y carácter, para que en un acto de real justicia, reconocer con sinceridad y en todo lo que vale tu gran esfuerzo; y dejarte muy en claro, que te queremos y admiramos, aunque no lo expresemos en tu presencia, con la frecuencia que mereces.

Por último, quiero traer a la memoria a nuestros padres Francisco y Amalia, también a mis entrañables hermanos Saúl, Jorge y Francisco, a quienes la muerte les impidió venir a festejarte con el mismo orgullo y compromiso de afecto de todos. Deseo decirte hoy, a ti y a todos los familiares aquí presentes, que tengo por cierto que a estas alturas de nuestras vidas, ya casi agotamos todas las etapas de las mismas; sé muy bien, que a la vuelta de la esquina, nos esperan agazapadas sólo las enfermedades terminales y la muerte; que los hermanos que quedamos, sólo nos tenemos los unos a los otros, para darnos cariño, consuelo y apoyo en lo que nos falta por recorrer; por ello, los exhorto de corazón, para que el último trecho lo caminemos como antaño: en la unidad, la fe, la esperanza, la gratitud y el optimismo, pues sólo así podremos honrar la memoria fresca de nuestra madre, y la distante en el tiempo de nuestro padre; dar buenos ejemplos a las generaciones que vienen, y construir mayores posibilidades de ser feliz.

Felicidades

*Doctor y escritor.

Related Post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.